Dos cosas sobre el COVID que deberían ser obvias

LBNL

Un poco de claridad entre tanto ruido y confusión. Primera, la tan cacareada “quinta ola” no se parece en nada a las anteriores por lo que calificarla de quinta es engañoso. Desde que una gran parte de la población – el 50% en España – está completamente vacunada, a la que se unen los menores de 18 años – el 19% – el aumento de la incidencia acumulada – el número de contagiados – no tiene las consecuencias que tenía anteriormente, como revela la menor tasa de hospitalizaciones y, especialmente, de ocupación UCI y fallecidos.

Dicho de otra forma, como es lógico las vacunas están mitigando las peores consecuencias de la pandemia. Lo cual no quiere decir que el aumento de la incidencia no sea una mala noticia. Pero no tiene sentido alarmar comparando datos previos y posteriores a la vacuna como si fueran equiparables. Sigue leyendo

La falta de credibilidad del sistema judicial español

David Rodríguez

Mucho se ha escrito ya sobre las insuficiencias del sistema judicial español, pero durante estas últimas semanas hemos sufrido dos situaciones realmente esperpénticas que contribuyen a socavar aún más si cabe su escasa credibilidad. Si la división de poderes es uno de los sustentos de una supuesta democracia, en España estamos bastante lejos de que este principio se cumpla de manera adecuada.

La primera de estas decisiones judiciales viene del Tribunal Constitucional, que como ya sabemos no dispone de todos sus miembros, pues hay una vacante no sustituida, y además cuatro de sus magistrados dictan sentencias con el mandato caducado. Todo esto ocurre por el bloqueo del PP a facilitar su renovación. Obsérvese la paradoja de que ya no son el ejecutivo o el legislativo los poderes que impiden el buen funcionamiento del máximo tribunal, sino el principal partido de la oposición. Sigue leyendo

Clases de Democracia

Julio Embid

Vamos a empezar por el principio que es bien sencillo. En Cuba ni hay libertad de prensa, ni libertad de asociación, ni elecciones libres, ni el Gobierno va a convocar elecciones que pueda perder, y por tanto y en virtud de cualquier análisis de Ciencia Política, es una dictadura. ¿Era Cuba una dictadura antes de la revolución de Fidel Castro y el Che Guevara de 1959? Claro, con casinos, prostitución y la mafia estadounidense en el poder. ¿Justifica el estado anterior a 1959 lo que hay ahora en Cuba en 2021? Por supuesto que no, y desde el extranjero hay que apoyar una transición hacia la democracia, tanto en materia económica como en materia de derechos humanos. ¿Justifica la ausencia de libertades civiles el bloqueo económico por parte de EEUU, agravado durante el gobierno de D. Trump, que condena a la pobreza a gran parte de la población cubana? Pues tampoco.

Hasta aquí todo lo sencillo. Y desde luego Cuba no es un ejemplo de nada, digan lo que digan los socios minoritarios del Gobierno de España. La broma de lo de “qué buena es la sanidad cubana” está al nivel de la de que “Franco hizo muchos pantanos”. En Cuba además de falta de libertades, hay una situación económica terrible, una pobreza severa, gente huyendo del país a la menor ocasión y una represión policial donde cualquiera te puede delatar. Como en otros países y territorios capitalistas de América Latina y el Caribe como El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Haití o Puerto Rico, donde son decenas de miles los que cada año se tienen que marchar con lo puesto a buscar una vida mejor recogiendo patatas o limpiando casas en los Estados Unidos o en Europa. Sigue leyendo

Yo no te pido la Luna

Carlos Hidalgo

Mientras escribo esto, el hombre más rico del planeta, Jeff Bezos, ha despegado en un cohete de su propiedad en compañía de varias personas que han pagado un billete de varios millones de dólares. Ha llegado al límite de la atmósfera terrestre, ha estado unos minutos y ha vuelto. A eso, que le llaman “viaje espacial”, aunque no lo sea tanto, ha dedicado una nada despreciable cantidad de dinero, con nulos avances para la exploración espacial.

Ni el cohete reutilizable, ni el motor “menos contaminante” de hidrógeno y oxígeno, ni la cápsula no tripulada son cosas nuevas. Lo único que podemos considerar nuevo es que la cápsula es más amplia, tiene mejores ventanillas, más espacio y no vale para nada científico, ni aeroespacial. Es un ascensor-cohete caro que no te lleva a ninguna parte y para el que te piden 23 millones de dólares por billete. Sigue leyendo

A propósito del ruido

Juanjo Cáceres

 Estas podrían ser mis últimas palabras. Pero también podrían no serlo. De hecho, no lo son, pero si lo fueran, tampoco tendría nada de particular. Sería una auténtica obviedad, porque así ha sido siempre. Es la condición vital del ser humano: estar sujeto a la incertidumbre, si bien obramos y pensamos buscando certezas que atenúen el estrés que ese futuro siempre difícil de prever nos produce.

También nos estresa todo aquello que sí somos capaces de anticipar. Sabemos, por ejemplo, que en un momento determinado del futuro ya no existiremos. Sabemos que ese momento estará más o menos cerca en función de la edad, el estado de salud y los estilos de vida que llevemos. Y no solamente: también podemos caer siendo víctimas de la acción de otros. ¿Cómo no va a estresarnos toda esa incertidumbre? Sigue leyendo

¿Un partido palestino en coalición con partidos israelíes?

Magallanes

Después de 12 años de Netanyahu sucesivas elecciones no conseguían ni que la coalición de partidos de derechas liderada por Netanyahu pudiera gobernar ni que la coalición liderada por Yair Lapid – socialdemócrata – consiguiese arrebatarle el poder. Pero finalmente, en junio, la coalición de Yair Lapid consiguió derrotarle. La noticia de cómo fue esto posible fue sorprendente. Yair Lapid consiguió que un partido de extrema derecha liderado por Bennet se coaligase con él y, mas increíble, que el partido palestino Raam también se coaligara con él, ya que nunca esto había ocurrido desde que los partidos palestinos entraron en el parlamento israelí. Aquí analizaremos cómo fue posible esto último.

En el pasado, cualquier intento de que un partido israelí intentase acceder a que un partido palestino se coaligara con él chocaba, por un lado, con la derecha que lo acusaba de querer introducir terroristas en la vida pública de Israel y, por otro lado, con la negativa de palestinos a mezclarse con los partidos judíos. Curiosamente, el primer político israelí que rompió con la acusación de querer formar coalición con terroristas, fue Netanyahu. En efecto, al no conseguir durante los dos últimos años de elecciones gobernar con sus socios, se le ocurrió invitar al partido palestino Raam a entrar en su coalición, rompiendo el tabú. Pero Yair Lapid, ya sin temer acusaciones de aliarse con terroristas, fue más convincente en su oferta al jefe del partido palestino para entrar en su coalición. Sigue leyendo

El misterio de Florentino

Carlos Hidalgo

Andan estos días los periodistas deportivos revueltos porque se han filtrado unos audios del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, en los que se despacha a gusto sobre sus jugadores, sobre los entrenadores, sobre periodistas y hasta sobre sus predecesores y competidores en el liderato del club.

Independientemente del morbo de lo relatado por Pérez, que tiene mucha miga, está el morbo mayor de saber quién sale ganando con lo publicado. Y unos y otros están lazando acusaciones sin pruebas, atribuyendo la filtración. Desde el omnipresente Villarejo al periodista José Antonio Abellán, al que se acusa incluso de haber querido chantajear al club madridista pidiendo 10 millones de euros por los audios. Sigue leyendo

Memoria de tratantes y herreros

Senyor G

Llevo pensado en este articulo años, y eso no quiere decir que vaya a quedar mejor, simplemente me demuestra cómo me falla la memoria. Creí escuchar en una entrevista en dos partes a Ricardo Pachón, el productor de Camarón y mucho más en su vinculación con el mundo y la cultura flamenca, hablar sobre tres cualidades o dones que definían a la cultura gitana en España y me parecía que con ellas me iba topando al vivir en Sants, donde en uno de sus barrios, el de Hostafrancs, hay una importante comunidad gitana catalanoparlante de muchas generaciones, de hecho desde cuando ni Hostafrancs ni Sants eran barrios de Barcelona sino entidades municipales separadas de la capital de Cataluña.

En la web de RTVE no he sido capaz de encontrar la entrevista en el programa de Radio 3 Duendeando, pero por fortuna la he encontrado en un disco duro que como toda memoria no será eterna salvo lo que nos quede aquí y ahora en nosotros. No eran dos las cualidades o dones, sino que hablaba de las dos profesiones o castas percibidas como más importantes para los gitanos, y una equivalía a un don y la otra la posesión de un secreto. Sigue leyendo

Llegó el tío Pedro con las rebajas

Carlos Hidalgo

Esperábamos crisis de Gobierno, pero no tan crisis como la que hemos vivido, con una escabechina de ministros y personas de confianza considerable. Y sus correspondientes reajustes, que aún enviarán ondas como cuando tiras una piedra a un estanque.

Por ejemplo: que Pilar Llop se vaya a Justicia, no sólo parece un mal pago a Juan Carlos Campo por los disgustos que se ha llevado con los indultos. También supone la salida de Llop de la presidencia del Senado y su adjudicación automática a Ander Gil. El mismo día en el que Susana Díaz “consiente” en ser senadora. Ahora senadora rasa, ni ministra, ni presidenta. Sigue leyendo

Pobre ciencia: la quinta ola y el chuletón imbatible

David Rodríguez

La evidencia científica debería ser la base sobre la cual realizar determinadas acciones políticas. Suena bien la sentencia pero en estos lares nos hemos especializado en hacer justamente lo contrario y de la manera más sistemática posible. Cuando hace unos dos meses la comunidad científica nos alertaba de una posible nueva ola derivada de la extensión de la variante delta, la reacción de la mayoría de los gobiernos europeos volvió a ser la de siempre, es decir, no hacer el más mínimo caso de la predicción, con el apoyo de los palanganeros de turno que tildaban a los expertos de catastrofistas y de asustaviejas. Pero ya podemos hablar de ‘La quinta ola’. Los amantes de la ciencia ficción sabrán que este es el título de una trilogía del escritor Rick Yancey que trata sobre una invasión alienígena sustentada en una sucesión de olas catastróficas que deberían acabar con el género humano. Para el que pensara que el autor se había excedido en el número de plagas, se encuentra de nuevo con aquello de que la realidad supera la ficción.

España tiene el mérito de que no se pierde ni una sola ola, y eso que las niega todas poco antes de que se produzcan. La variante delta, altamente contagiosa, recomendaba tener prudencia con la nueva desescalada tras el fin del estado de alarma, pero se ha conseguido realizar la repetición de la jugada del año pasado y, en nombre de la salvación del turismo patrio, ya estamos en la lista negra de diversos países. No aprendemos y no queremos darnos cuenta de que la extensión del virus aumenta la probabilidad de la aparición de nuevas variantes que podrían, en el peor de los casos, resistir a las vacunas actuales, pese al éxito de la campaña de inmunización emprendida. Sigue leyendo