Del ágora al callejón

Carlos Hidalo

Ayer supimos que dos informes independientes, encargados por el Comité de Inteligencia del Senado de los Estados Unidos, muestran que las empresas tecnológicas se quedaron cortas deliberadamente al testificar en la Cámara Alta estadounidense.

Los informes, hechos por una empresa de ciberseguridad y por la Universidad de Oxford, muestran que las operaciones de desinformación rusas eran más amplias de lo previsto y que estaban muy bien dirigidas. En concreto, además de difundir bulos acerca de Hillary Clinton y de Obama en los círculos más a la derecha de las redes sociales, también se encargaron de fomentar la abstención en los caladeros de votos de los demócratas; concretamente entre la población negra.

Los rusos saben muy bien que las personas desfavorecidas tienden a abstenerse en mayor proporción que las clases medias y altas, por lo que se dedicaron a crear páginas y usuarios dedicados a proclamar que el racismo en los EEUU mantenía a las personas negras fuera del sistema y que, por lo tanto, no merecía la pena acudir a las urnas, dado que tanto daba que ganase Hillary Clinton como Donald Trump.

También supieron leer la tendencia de la izquierda a las ansias de pureza y perfección que hacen que algunos de sus votantes se queden en casa, dado que no hay candidato que está a la altura de sus exigentes requisitos. Así que se encargaron de pagar anuncios dirigidos a los simpatizantes de Bernie Sanders para que se abstuvieran antes que votar a Clinton, o bien para que votasen a la candidata del Partido Verde, heredera del izquierdismo sin opciones de Ralph Nader.

Los datos no permiten conocer hasta qué punto las actividades de la Agencia de Investigación de Internet, el conglomerado ruso dedicado a la desinformación situado en San Petersburgo, influyeron de manera efectiva en el resultado electoral. Y es un dato muy difícil de conocer, incluso realizando encuestas a gran escala que nadie parece estar dispuesto a costear. Pero sí que permiten probar cómo ciertas dos cosas: la primera es que los rusos sí interfirieron en el proceso electoral usando las redes sociales, que con relativamente poco dinero lograron crear y mantener comunidades de millones de personas, alimentadas varias veces al día con desinformación y noticias falsas (como que Clinton hubiera recibido donaciones del Ku Klux Klan) y que se dedicaron a desmovilizar a las bases demócratas con más esfuerzo que a movilizar a la llamada derecha nacionalista blanca.

También sabemos que las empresas tecnológicas, especialmente Facebook, Twitter y Google trataron de negar el problema primero, de minimizarlo después y que en realidad no han puesto los medios para que hechos así no se repitan, ni han proporcionado datos suficientes para poder medirlo con precisión.

Internet, que creíamos que era un foro más de la democracia, una plaza pública donde la ciudadanía podría intercambiar opiniones con todos los datos del mundo a su alcance, ha demostrado ser un callejón plagado de estafadores; donde sus habitantes se dirigen a intoxicadores malencarados para que les den razón, en lugar de buscar el conocimiento. Cuando, desde el punto de vista los usuarios, un sitio web dedicado a intoxicar con burdas mentiras, está al mismo nivel que los viejos periódicos de papel (ahora boqueando a duras penas en las redes), tenemos un serio problema para que las informaciones veraces lleguen al gran público.

La prensa, conocida antes como el cuarto poder del Estado, ha visto como su parte del equilibrio de poderes se rompía ante los esfuerzos de desaprensivos, conspiranoicos y gobiernos sin escrúpulos.

Sólo el tiempo dirá si el periodismo de calidad volverá a abrirse paso en el nuevo ecosistema o si pasará a marchitarse lentamente, entre tantas cosas que dábamos por hechas, como la libre expresión, el sindicalismo o el Estado de Bienestar.

10 comentarios en “Del ágora al callejón

  1. El tema que propone Carlos en el post hoy es de mucho calado. La gente que ya tenemos unos añitos hemos presenciado un cambio capital en como se conforma la esfera publica: desde medios de comunicación escasos pero regulables a agentes multiples sin identidad facilmente reconocible. Suena ingenuo, pero también podria decirse que hay un cambio en la estructura del negocio donde la calidad pierde contra la cantidad, lo gratuito, lo frecuente, lo que se consume. Las multiplicidad de fuentes que llegan hasta el ultimo de nosotros, con contenidos a los que se supone la presuncion de veracidad ha hecho que puedan propagarse como epidemias contenido malintencionado. Obviamente internet ha traido muchas cosas buenas tb, como no. Lo que a mi me parece relevante en este caso y que deberia ser una lección a aprender es que las utopias tecnologicas no existen. Con ese toque de esperanza y una cierta ingenuidad nos negamos no ya a aceptar los posibles riesgos, sino incluso a reconocer la existencia de los efectos negativos cuando los tenemos delante. La insatisfacción, logica, con los medios de comunicacion de masas, no siempre todo lo veraces que nos gustaria idealmente que fueran, nos llevó a pensar que más tenia por fuerza que ser mejor, que lo nuevo, por nuevo y por distinto vendria a acabar con todo lo que no nos satisfacia de lo presente. Y mira, no. Pensamos que la tecnoligia nos permitiria per se , por su extension, superar determiandos costes inherentes a la faceta social de lo humano: que hay poderes intentando llevar el agua a su molino, que solos no tenemos la capacidad o los medios para discernir, y para actuar sobre un entorno complejo, que todo debate y toda opción precisa de una elaboracion profunda que no siempre podemos alcanzar todos y cada uno. Pensamo que podemos llegar a una utopia simplemente porque si: sin periodicos, sin medios, pero tambien sin partidos, sin politicos, sin instituciones, simplemente que la coctelera de la tecnologia y que al conectividad infinita produciria el mejor resultado, o el mas deseable. Y no.
    Naturalmente la solucion no pasa -ni podría ya hacerlo- por un retorno a un mundo previo. Internet, lo digital, la infinita conectividad ya es parte del ser humano actual. Sería como quitarnos la electricidad, la televisión, los libros. Lo que es necesario es dejar de ser unos pazguatos y crear las necesarias instituciones que equilibren los efectos indeseados de estas cosas. Y si es posible, la proxima vez que alguien venga a vendernos la sigueinte edición de esto -vease «futuro del trabajo», por ejemplo- contraponer el ejemplo de hoy. Necesitamos y siempre necesitaremos instituciones que representen poderes colectivos, bien especializadas, fiscalizables capacitadas (echenle la cadena de atributos que se desee) para no caer en manos de lo peor de nosotros mismos.

  2. Ya puede disculpar el articulista pero algunos o muchos tenemos la nariz pegada a lo que sucede en Barcelona y a los contorsionismos de este gobierno al respecto.

  3. Hoy Peter Sánchez regresa a La Moncloa satisfecho con el deber cumplido.

    Otros sólo patalean como crios malcriados….
    Los CDR desconvocan ….
    ..los trileros gritan..agua ..agua…..
    …JA JAJA…que nervios

  4. Por cierto,poco se ha hablado de la carta que le mandaron Arthur More & More y PouigDevil,a los presos huelguistas de hambre para que dejaran la huelga.
    No he leído nada sobre las verdaderas intenciones de esos dos exes.
    Diran que soy un mal pensado o que Mr Mulligan me esta influenciando con su «raca-raca»…jeje…pero:
    No deja de ser evidente que lo han hecho para que sus fotos esta noche buena bebiendo champán belga y un buen banquete de mejillones con patatas ,no fuera motivo de agravio comparativo….dicho finamente…jeje.

  5. Otro por cierto
    ,La manifestacion en contra del Consejo de ministros de España en Barcelona,capital de Catalunya se ha convertido esta tarde en una manifestación en contra de la Generalitat.
    Les exigen la implementación de la Republica y la dimisión del consellera de interior por la profesionalidad de los mossos.
    Si se fijan en las imágenes de las manifestaciones más agresivas podrán ver que no hay ningún español atacando al cordón policial de los mossos.

    Distopias….JA JAJA….que nervios.

  6. Ni cumbre ni nada .Solo pose, consumiendo grandes recursos.
    Para mi , lo peor es la paleta obsesión de agradar la memoria histórica, sea esto lo que fuere.

  7. Cansancio. Se cansan los CD-R , se cansan los de Podemos , los artistas coreanos de grandes desfiles , los republicanos de la nada , los burgueses levantiscos , los periodistas enervantes. De vuelta a casa , a la realidad molesta , al final de los milagros.
    El cansancio como política. No hay independencia ni presupuestos , no hay estabilidad ni inestabilidad . Hay gobierno de la nada , porque a la nada nos dirigimos.

Deja un comentario