El escándalo de los presos políticos

David Rodríguez

Dentro de unas semanas comenzará el juicio contra los presos políticos catalanes. Va a ser difícil, por no decir imposible, que sea un proceso justo, como pone de manifiesto la decisión arbitraria de encarcelarlos de manera preventiva o las peticiones desproporcionadas de condenas de la Fiscalía. A esto hay que sumar el absoluto descrédito del Tribunal Supremo, ya sea por la sentencia a favor del sistema financiero, ya sea por los inoportunos whatsapps del señor Cosidó. Las acusaciones de sedición o rebelión no se sostienen desde una perspectiva jurídica. En realidad, esta lamentable representación tiene un carácter plenamente político, con una falta absoluta de independencia judicial Sigue leyendo