Demócratas de pacotilla

LBNL

Pedía Pablo Casado a Pedro Sánchez ayer a voz en grito en un mitín que aclarara si aceptará la sentencia del Supremo sobre el procés… ¿Cabe pregunta más idiota? El Gobierno aceptará la sentencia, sea cual sea, porque no le queda otra. Porque en democracia la ley es la base. Por lo mismo, si Torra y sus adláteres se sublevan, el Gobierno volverá a instar la suspensión de la autonomía catalana, a sabiendas de que tan excepcional medida sería un paso atrás en la senda de la normalización de Cataluña. Tan negativo como imprescindible si la Generalitat atenta contra la ley que la legitima. La misma ley que facultará al Gobierno, si llega a estimar en su momento que se dan las circunstancias oportunas, para indultar a los condenados del procés – si lo son – atendiendo a las limitaciones legales. Cabrá en su momento criticar tal medida, pero no acusar de traición a quien la defienda, como tampoco a quien siga empeñado en alentar el diálogo político dentro del marco legal, como hace la derecha cada vez que el PSOE insiste en atenerse a la Constitución y rechazar, por ejemplo, un artículo 155 preventivo o indefinido, opciones defendidas por la derecha hasta que el Tribunal Constitucional las ha declarado ilegales. Lamentablemente los demócratas de pacotilla no son un patriomonio exclusivo patrio como demuestran los ejemplos de Boris Johnson, suspendiendo ilegalmente el parlamento, Donald Trump, suspendiendo la ayuda a Ucrania para presionar a su Presidente a perseguir a Joe Biden, o Bibi Netanyahu, que ha secuestrado la democracia israelí durante meses para tratar de librarse de los procesamientos por corrupción que le esperan en los próximos días.

Sigue leyendo