Adiós, Rivera, hola de nuevo, Pablo

Carlos Hidalgo

Hace tiempo que pronostiqué que Ciudadanos, si no enderezaba su rumbo, se ahogaría en su propio vinagre, como le pasó a UPyD. Los arrogantes bandazos dados por Albert Rivera, su no menos arrogante gestión de la discrepancia interna, sus abrazos con la extrema derecha, le han hecho perder 47 diputados. Ahí es nada. Sigue leyendo