Mazazo judicial

Juanjo Cáceres

Que la política vive un momento de fragilidad, a causa de los procesos de judicialización en los que se ve envuelta, es algo que ha quedado meridianamente claro después de que ayer la Justicia Europea enmendase la plana al Tribunal Supremo y aclarase que Oriol Junqueras tenía todo el derecho a la inmunidad parlamentaria. Y por si fuera poco, nuestros tribunales decretaban ayer la inhabilitación de Torra por un gesto político. Dos eventos acontecidos en paralelo que resumen perfectamente el estado de confusión en que nos encontramos entre el ámbito político y el judicial y que evidencía las graves consecuencias de seguir confundiendo los dos planos. Sigue leyendo