El lío de los presupuestos de la UE

LBNL

Habrán leído que el Consejo Europeo extraordinario de la semana pasada fracasó. Cierto, pero no hay motivo para preocuparse realmente. Es la misma historia cada 7 años, cuando toca negociar un nuevo marco presupuestario plurianual. Ahora se negocia el que regirá la Unión de 2021 a 2027. La Comisión propuso que los 27 Estados Miembros pusieran a disposición de la UE una cifra que rondaba el 1,15% del PIB total de la Unión. Como es tradicional, el Parlamento Europeo reclamó una mayor ambición y pidió que la cifra ascendiera al 1,3%.Y como es tradicional también, los países adalides de la austeridad, se plantaron en el 1%, lo que llevó a los que reciben más de lo que contribuyen, España incluida, a plantarse en el 1,3%. Y por tanto la Cumbre fracasó. Como todos los entendidos preveían. Habrá que esperar a que Alemania asuma la Presidencia rotatoria de la Unión en julio para cerrar un acuerdo. La espera no saldrá gratis porque retrasa la ejecución del presupuesto a partir del 1 de enero del año que viene. Y es esteril porque al final, como viene siendo habitual, se cerrará un acuerdo en torno al 1,1% del PIB europeo. Pero sería demasiado racional saltarse los pasos intermedios. Nuestros líderes necesitan ser percibidos por sus opiniones públicas como luchadores por sus intereses antes de poder plantearles la necesidad de aceptar concesiones. A lo peor no es su culpa y somos nosotros los que necesitamos ver que se fajan antes de aceptar la única opción realista.

Sigue leyendo