Territorio desconocido

LBNL

No me refiero tanto a la situación epidemiológica sobre la que sobran análisis, sino a la situación constitucional en las que nos sitúa el Estado de alarma, de momento por 15 días, sin embargo prorrogables por el Congreso de los Diputados si es necesario. En tal caso el Congreso define el alcance y condiciones vigentes durante la prórroga, que no tiene una duración máxima fijada en la Constitución. Dado que es prácticamente que en 15 días hayamos conseguido domeñar la pandemia, cabe anticipar la prórroga. Tanto ERC como el PNV podrían supeditar su apoyo a una menor intervención de sus respectivas administraciones autonómicas pero es previsible que el apoyo de Ciudadanos, del PP y hasta de Vox, permitan al Gobierno mantener el nuevo esquema decisional definido el pasado sábado. De tal forma que, a salvo que el Tribunal Constitucional diga lo contrario, Pedro Sánchez concentrará en sus manos más poder que ningún Presidente del Gobierno antes durante un plazo de momento imprevisible, con todos los demás poderes del Estado, excepto el Rey, supeditados a sus instrucciones en aras de la salud pública. No se busque un ápice de crítica en mis palabras porque no la hay. Me limito a constatar un hecho sin precedentes y a apuntar que su destino político quedará indeleblemente fijado a cómo gestione esta crisis extraordinaria. Algo así como le sucedió al hoy denostado Juan Carlos I tras su reacción ante el 23-F.

Sigue leyendo