Estado de alarma en septiembre por aclamación

LBNL

Dice mi mujer que Pedro Sánchez es un genio. Sostiene que cuando levantó el Estado de Alarma bajo presión de los lobbies económicos para iniciar la desescalada y las acusaciones de autoritarismo recentralizador e incluso abusos del Estado de Derecho (ver denuncia del PP ante la Comisión Europea), lo hizo a sabiendas de que las Comunidades Autónomas iban a ser incapaces de contener la segunda ola de la epidemia, como tampoco lo sería el Gobierno con mando único en un escenario de desescalada. Como había que desescalar para evitar la destrucción total de la economía, mejor que el caos se desate bajo gestión autonómica. Y así no habrá queja posible cuando el Gobierno retome el mando único, a poder ser pasado el verano para tratar de salvar la campaña. Yo estoy más o menos de acuerdo con ella. En lo único que discrepamos es en que ella cree que fue una jugada deliberada. Yo me temo que ni Pedro Sánchez ni su gurú son capaces de planificar con tanta sofisticación. Pero no les hace falta. Torra, Casado y Ayuso se pegan tiros en el pie constantemente y les facilitan la tarea. Sigue leyendo