Sanos y cuerdos

Carlos Hidalgo

Cuando empezó la pandemia y nos tocó recluirnos en nuestras casas, con todo un panorama desconocido por delante, una persona muy especial para mí me dijo: vamos a intentar salir de esta sanos y cuerdos.

Sanos y cuerdos. Dos cosas que cada día se hacen más cuesta arriba. Sanos, porque tras un buen resultado del primer confinamiento, la llamada “desescalada” se hizo sin ton ni son, atendiendo a orgullos regionales y tratando de remontar una temporada turística que ya estaba perdida sin remedio. Tras nuestra estricta reclusión, los no tan estrictos criterios económicos han hecho que la enfermedad no se termine de ir. Especialmente en la comunidad autónoma donde todo se disparó y que ahora vuelve a encabezar los contagios. En España y en Europa. Madrid. Sigue leyendo