Ojalá todo sean faroles

Carlos Hidalgo

Lo que hoy parece ocupar a propios y extraños es la reacción de la coalición del Gobierno al bloqueo que el PP mantiene desde 2018 a la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Este consejo, que todavía hoy refleja las elecciones de la mayoría absoluta de Rajoy en 2013, está en funciones desde hace dos años, sin que ello le impida nombrar y cesar jueces en cargos de responsabilidad y actuar como si su presidente, Carlos Lesmes, tuviera un apoyo parlamentario que hoy no posee.

Al PP obviamente le conviene que se mantengan las mayorías actuales. Con un montón de flecos de sus casos de corrupción llegando al Supremo, como Gürtel o Púnica, creen que la actual composición del Gobierno de los jueces será más benévola a la hora de tratar estos asuntos. Esta anomalía ya nos ha servido para que nos llegue un tirón de orejas desde Bruselas, donde se nos ha señalado diplomáticamente que esto es una “anomalía” que no puede perdurar más en el tiempo. Sigue leyendo