Algunas impresiones

Arthur Mulligan

Es radicalmente falso que España sea un estado federal, ni federalizante, ni cuasi federal, ni cojocogobernante, ni cojocogorzio, ni nada de nada. Basta ya de embustes y medias verdades que se intuyen bajo ese fino velo normativo a donde acuden insatisfechos los sedientos de valores que la Constitución no puede ni debe saciar de ninguna manera. No es lecho de Procusto ni esfinge interpretable; es obra humana y como tal puede ser reformada o destruida pero nunca reinventada.

En Euskadi, una vez más, nuestro ágil gobierno liliputiense ha fracasado desde esa soberbia fundacional (aquí hacemos las cosas mejor y por eso exigimos más y más competencias), ha rehusado los rastreadores ofrecidos por el ejército, permitido botellones y relajado las medidas necesarias y previsibles para una segunda ola, sin la necesidad, después de las elecciones -que ganaron – de tener que caer bien a todo el mundo, en toda época y todo el tiempo. Sigue leyendo