Por un 15 de febrero sin extrema derecha, ¡votemos!

Juanjo Cáceres

Finalmente celebraremos elecciones el próximo 14 de febrero. Las vicisitudes relacionadas con su convocatoria las comentamos en un texto anterior. Hoy ya podemos hacer todo tipo de predicciones sobre cómo será Catalunya el día 15 o poner en marcha una labor evangelizadora que permita atraer el voto a nuestra fuerza política preferida, si es que la avalancha de deserciones de las mesas electorales no impide, por causa de fuerza mayor, el desarrollo de los comicios.

Pero personalmente me obsesiona más la llegada al Parlament de la extrema derecha. Ya está presente en otros hemiciclos, en particular en el Congreso de los Diputados. Estamos desde hace tiempo en un ciclo en que la extrema derecha es una realidad electoral con capacidad de obtener representación, pero ese ciclo aún no lo había atravesado Catalunya. Ahora, presumiblemente, sí que lo hará y aquí no valen simplificaciones que aludan a la presencia ya en el Parlament de otros partidos de derechas, porque lo cierto es que Vox juega en otra liga. Vox pretende destruir los consensos básicos sobre los que se asienta la democracia y el Estado de derecho. Es una fuerza que apuesta por dar marcha atrás al reloj de la historia y a los avances en derechos individuales. Que no tiene reparo alguno en mentir descaradamente siempre que lo considera conveniente y en promover el miedo y el odio. Ha habido en el Parlament políticos que han hecho discursos de extrema derecha, pero nunca antes una estructura política de extrema derecha, que es ni más ni menos que la tercera fuerza en el Congreso, había estado a punto de irrumpir en la cámara catalana. Sigue leyendo