Sanciones a Putin

LBNL

Esta semana cuatro socios de Putin serán deshonrados con ser los primeros en ser añadidos a la lista de violadores de derechos humanos de la Unión Europea por su papel en la detención, condena y prisión para el activista anti-corrupción Aleksei Navalny. La UE aprobó en diciembre un nuevo régimen para sancionar las violaciones graves de derechos humanos que, de momento, seguía virgen. Por lo que manifestaron los líderes europeos tras su reunión telemática de la semana pasada, en las próximas semanas se añadirán más nombres de violadores de derechos humanos de otros países. Candidatos no faltan teniendo en cuenta la situación en Libia, Siria, Myanmar (la antigua Birmania), Afganistán, Etiopía o incluso en China: el trato a la minoría uigur en Xinjian, que algunos denuncian incluye trabajos forzados, o la represión democrática en Hong-Kong.

Habrá que esperar a conocer los nombres de los cuatro rusos que inaugurarán la lista aunque circulan filtracionesen inglés– que dan una idea de lo que cabe esperar: altos cargos con relación directa con el caso de Navalny, no meros capos locales ni tampoco Ministros o similares. La medida es más simbólica que práctica porque solo implica la prohibición de entrar en la UE y la congelación de cualesquiera bienes detenten en entidades financieras europeas. Es de suponer que al menos los cuatro individuos citados en las filtraciones, habrán cerrado cualquier cuenta bancaria que tuvieran en la UE. Pero los cuatro que finalmente sean designados ya no podrán cenar en París con la amante, ver jugar al Bayern en Munich o fondear en la Costa Azul o del Sol. Ni tampoco comprar un pisito para sus escapadas. Sigue leyendo