Gobierno, división

Carlos Hidalgo

Crecen los gestos de desacuerdo en el primer Gobierno de coalición de nuestra historia. Y con ellos, crecen los rumores de que es posible que -de nuevo- se anticipen elecciones. Dicen, quienes apuestan por esa postura que la debilidad de Podemos en las encuestas, combinada con la del PP, ofrecería un resultado favorable para Pedro Sánchez, que podría dejarse querer -dicen- por Podemos y PP, dependiendo de quién le venga mejor. Un rumor que parece salido de las filas de Podemos, que querrían justificar sus escasos éxitos y su poca capacidad de gestión con los malvados planes de Pedro para forzar una gran coalición a la alemana. Un espantajo que se lleva agitando desde 2011 sin que en España lo hayamos visto por ninguna parte.

Y la verdad es que, viendo las encuestas, uno tiende a pensar que la apuesta por anticipar las elecciones es demasiado arriesgada. Para todos. Para el PSOE porque, aún siendo el más votado, puede que no le salgan las cuentas para gobernar. Para el PP, porque corre el riesgo de ser fagocitado por Vox antes de poder fagocitar a Ciudadanos. Y para Podemos, porque terminaría de cumplir las predicciones que le condenan a ser Izquierda Unida II. Sigue leyendo