Usted lo que es es un…

Carlos Hidalgo

¿Qué pensáis del presidente del Gobierno? ¿Y del líder de la oposición? Imagino que lo primero que os habrá salido es vuestra opinión personal de cómo son las personas que desempeñan ambos cargos. Algo muy humano. Uno tiene que tomar un poco de distancia antes de pararse a pensar en sus políticas, en sus estrategias y en sus mensajes, porque cuesta un poco más que soltar un juicio sobre sus personas a las bravas. Es más fácil pensar que Pablo Iglesias es un imbécil o un santo que camina entre que nosotros, que pararse a hacer balance de su paso por el gobierno. Por eso se habla más de su chalé que de sus políticas.

Es más fácil decir que Pedro Sánchez es un felón o un vanidoso antes que tomarse la molestia de pensar en su gestión de la crisis económica, en sus resultados negociando con Bruselas o en cómo maneja la crisis aun abierta con Marruecos. Sigue leyendo

¿Y si yo no soy catalán y Cataluña no es España?

Senyor G

Cuando digo si yo no fuese catalán, me refiero a esas cosas de nación, pueblo, cultura… tan difíciles de definir o asir. Y que por cierto quedan diferentes si digo etnia o tribu. No solo pasa con “ser catalán” sino que también es muy difícil definir el “ser español” y me imagino que todos los “seres” nacionales que pululan por el mundo. No es fácil ser cualquier cosa si te toca pensarlo bien y dicen que las palabras tienen dueños.

Soy catalán respecto a mi ciudadanía. A lo que son mis derechos políticos, empezando por el voto, para esto soy claramente un ciudadano catalán. Y se puede decir que eso ni me lo discuto ni me lo discuten y a fin de cuentas es lo que importa: derechos y deberes. Y esto me simplificaría muchas cosas hasta cierto punto, pero aún así las leyes son interpretables e incluso mucho más su aplicación, que es la ley de verdad. Sigue leyendo

La recuperación ya está aquí

LBNL

Como cuando la Gran recesión, durante la pandemia nos hemos cansado de leer y fabular sobre cuán diferente sería el mundo después. Y la realidad seguramente será que todo volverá a ser muy parecido, para bien y para mal, a como era antes. Y seguramente mucho más rápidamente de lo que fuimos capaces de anticipar cuando estábamos confinados y moría gente a mansalva sin que asomara siquiera una pequeña lucecilla que animara a la esperanza.

La realidad es ya hoy bastante diferente. Sigo viajando bastante – aunque mucho menos que antes – y el pulso de los aeropuertos es bastante indicativo. Hace algunos meses apenas salían y llegaban vuelos y la práctica totalidad de los comercios de los restaurantes estaban cerrados. Ahora al menos la mitad funcionan con normalidad y vuelve a ser difícil procurarse algo de comer en cualquier terminal, ya sea en Madrid, en Lisboa o en Bogotá. Por supuesto, todo el mundo circula con mascarilla, como también la llevan dentro del avión, también mucho más llenos que hace algunos meses. Y todo funciona bastante bien quitando las complicaciones administrativas que supone hacerse tests y rellenar formularios de entrada a cada país. Lo mismo sucede en las calles de nuestro país y en las de los demás que visito. Afortunadamente. Sigue leyendo

Hungría ¡vete ya!

LBNL

Eso es, más o menos, lo que vinieron a decirle anoche al siniestro Primer Ministro húngaro, Victor Orban, gran parte de los demás líderes europeos. La gota que ha colmado el vaso ha sido la ley húngara que prohíbe toda mención a la homosexualidad en la educación sexual a alumnos de hasta 18 años. El gobierno húngaro se defiende diciendo que es una ley que pretende proteger a los jóvenes de la pedofilia, sin darse cuenta de que cava más profundo el hoyo en el que se ha metido al aparejar homosexualidad con pedofilia. Porque no es aceptable que le preocupen más los pedófilos homos que los heteros que persiguen “lolitas”. Ojalá fuera este el único contencioso pero no, el conflicto viene de lejos y se empozoña cada vez más porque, hasta la fecha, Orban no ha dejado de dar motivos para una creciente y cada vez más extendida animadversión. Es posible que anoche le haya visto las orejas al lobo y recule pero es dudoso porque lleva años haciendo carrera en casa de su oposición a “Bruselas”. Lo que está claro es que la UE ha cruzado el Rubicón: o das marcha atrás o lo vas a pasar tan mal en este club que mejor te piras. Tu mismo. Y no solo tienen motivos sino también medios para materializar la amenaza. Sigue leyendo

Si algo no lo explicas bien…

Carlos Hidalgo

A menudo en la comunicación surgen malentendidos. Cuando tú quieres decir una cosa y la gente entiende otra. Normalmente suelen ser cosas leves, que aclaras tras un momento de perplejidad y puede que hasta con unas pocas risas. Otras veces la gente entiende una burrada y tratamos de dar explicaciones y, muchas veces, tratando de adelantar en indignación a tus interlocutores, con expresiones como “¿cómo le entra a nadie en la cabeza que yo…?” o una que odio particularmente, “pido disculpas si alguien se hubiera podido sentir ofendido”. Si nadie se hubiera sentido ofendido, no haría falta pedir disculpas.

Cuando ocurren tales cosas tenemos que pararnos a pensar honradamente varias cosas: en primer lugar, si no habremos dicho efectivamente una burrada. En segundo lugar, si lo que ocurre es que unos pocos nos han entendido mal o nos han tergiversado. Y, en tercer lugar, si no resultará que nos hemos explicado tan mal que la gente, efectivamente, ha entendido lo contrario de lo que queríamos decir. Y si es culpa nuestra, lo mejor es abrazar sin complejos nuestra propia imperfección, reconocer que lo que hemos dicho no es que haya sido mal entendido, sino mal dicho, pedir disculpas sin matices y a otra cosa. Sigue leyendo

¿Vacunar a nuestros adolescentes o donar dosis?

David Rodríguez

Recientemente, el presidente del gobierno Pedro Sánchez acaba de anunciar a bombo y platillo la vacunación de nuestros adolescentes antes del inicio del curso escolar. Es interesante recordar que hace exactamente un año nuestras autoridades sugerían que el alumnado no era foco de contagio, motivo que llevó a ahorrar millones de euros en inversiones para adaptar debidamente las escuelas ante la pandemia. Bueno es que se reconozca el error de apreciación cometido y se plantee ahora la inmunización de parte del alumnado, pero en este caso surge un nuevo debate que consiste en dilucidar si es prioritaria la vacunación de los menores en los países ricos o por contra se debe anteponer la llegada de dosis a naciones que de momento no las están recibiendo.

Los expertos vuelven a tenerlo bastante claro, y como viene siendo tradición en estos tiempos, plantean lo contrario que nuestros gobernantes. El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha declarado:  «Entiendo que algunos quieran vacunar a sus niños y adolescentes, pero ahora mismo los insto a que lo reconsideren y donen vacunas a COVAX, ya que en los países de ingresos bajos el suministro de vacunas no ha sido suficiente ni siquiera para inmunizar a los profesionales sanitarios». Evidentemente, su recomendación no ha sido escuchada. Sigue leyendo

La nueva era prodigiosa

Juanjo Cáceres

Al igual que en 2008, muchos han sido los que han dibujado el futuro postpandémico como un futuro de transformación, en que habrá que asimilar muchas cosas que hasta ahora estaba costando asumir: los riesgos pandémicos son ya una realidad constatada, los pros y contras del teletrabajo han podido experimentarse en toda su dimensión, nuestra capacidad de adaptación a la reducción de libertades que habitualmente disfrutamos también ha sido puesta a prueba… Las consecuencias de la COVID19 son múltiples y diversas, nos saca los colores respecto a todo lo que no estábamos comprendiendo ni interiorizando, pero, sobre todo, uno de sus grandes legados es el replanteamiento del futuro social y económico de nuestros países.

Si en 2008 Sarkozy proponía refundar el capitalismo desde una bases éticas –que, por cierto, hemos visto que en su caso no eran muy sólidas-, hoy son muchos los que ponen sobre la mesa retos de calibre parecido. La nueva normalidad es un escenario para el aterrizaje de viejos debates sobre cómo afrontar el desarrollo económico y la gestión de los riesgos climáticos durante las próximas décadas. Y valga el concepto de “aterrizar”, porque justamente estos días ha irrumpido el proyecto de AENA de ampliación de la tercera pista del Aeropuerto del Prat. Un proyecto que supone la afectación de 45 hectáreas de un espacio protegido, la laguna de la Ricarda, situada en una zona fuertemente impactada por el aeropuerto: el Delta del Llobregat. Sigue leyendo

Bruselas capital del mundo

LBNL

Vaya semanita tan movidita han tenido en Bruselas. El lunes primera cumbre de la OTAN con el Emperador Biden, que reafirmó de forma inequívoca el compromiso de Estados Unidos con la Alianza Atlántica, que su antecesor había puesto en entredicho. Por la tarde, cumbre UE-Canada con el seductor Trudeau, que cubrió de sonrisas sus quejas por supuestos incumplimientos comerciales de la Unión, la mayoría de los cuales infundados. Y al día siguiente, primera cumbre UE-USA con Biden al frente, trufada de logros – conocidos como “deliverables” en la jerga diplomática – bastante tangibles como la liquidación de la herencia del populismo trumpista en forma de suspensión mutua de aranceles sobre productos de todo tipo – incluidos algunos agrícolas españoles.

Pero no solo la actividad ha sido frenética en Bruselas. Durante el pasado fin de semana tuvo lugar la cumbre del G-7 en Reino Unido, donde Biden y los europeos – Francia, Alemania, Italia y la UE – exhortaron firmemente a Boris Johnson a cumplir con los acuerdos del Brexit para salvaguardar el acuerdo de paz en Irlanda del Norte – o atenerse a las consecuencias. Y el miércoles Ginebra albergó el primer encuentro entre Biden y Putin, que no fue mal, pese a todo. Y para rematar, el domingo la Knesset israelí consiguió finalmente destronar a Bibi Netanyahu, tras cuatro elecciones indecisas en dos años, tras más de 12 años de reinado, tan incombustible que parecía imposible que pudiera terminar algún día. No es moco de pavo. Sigue leyendo

¿Quién le lleva al señor Josep Oliu las cosas del banco?

Senyor G

Cada vez tengo más quejas de mi padre por el tema de necesitar móvil e internet para un montón de gestiones. Mis padres tienen un móvil, el mismo los 2, pero sin internet. Ni en el móvil ni en ningún otro dispositivo. Es una cosa que hemos ido hablando de hacer con mi hermano e incluso con ellos, pero no nos es fácil decidir ni lo que implicaría luego. No lo vemos fácil. Mi madre, hasta que mi padre se jubiló, era la que llevaba todo este tipo de gestiones y como quien dice estaba todo a su nombre, pero ahora se van los dos juntos a hacer estas cosas, y cómo siempre se lo van hablando. Y no se aburren, en esto y en general, la verdad sea dicha.

Ya llevan algunos años preocupados porque para hacer muchas gestiones, especialmente con los bancos, se necesitan ciertos recursos y bagaje tecnológico. Y ellos no lo tienen. Mi hermano y yo vamos haciendo este tipo de gestiones que necesitan internet e incluso le preguntan a la nuera que trabajó en un banco, y cuando mi padre se enfada por estas cosas, por la gente mayor para los que en gran medida todo esto es otro planeta. Y yo le digo que no se preocupe que nosotros le explicamos, ayudamos y hacemos; a él no le baja el enfado y esa indignación tan suya. Sigue leyendo

Te lo dijeron Susana

Carlos Hidalgo

Pasó lo que tenía que pasar. Susana Díaz fue a las primarias sobreestimando sus fuerzas y perdió. No hablo de 2017, hablo del domingo pasado, cuando la todavía secretaria general de los socialistas andaluces se presentó para renovar su candidatura a la presidencia de la Junta de Andalucía y perdió frente al alcalde de Sevilla, Juan Espadas.

No será porque no se lo hubieran advertido. Después de querer colocar a Pedro Sánchez como líder interino para frenar a Eduardo Madina, después de forzar la dimisión de Sánchez con una maniobra de aparato que partió en dos al PSOE y lo sumió en su crisis más grande desde la democracia, después de hacer una mala campaña para ser la secretaria general y perder humillantemente frente a Sánchez, después de una campaña aún peor para la Junta de Andalucía, donde perdió frente a un anodino Moreno Bonilla, Susana Díaz aún estaba convencida de su infalibilidad y de la de los miembros más obtusos e incompetentes de su equipo. Sigue leyendo