Lentejas

Julio Embid

Ayer la presidenta de la Comunidad de Madrid Isabel Díaz Ayuso anunció que se creaba la «Oficina del Español» y ponía al frente de la misma al actor y ex militante de Vecinos por Torrelodones, Unión Progreso y Democracia (UPyD) y Ciudadanos Antonio Cantó García del Moral, más conocido como Toni Cantó. En la nota de prensa distribuida tras el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid, se afirmaba que la lengua española es un activo cultural, social y económico de 600 millones de habitantes y el objetivo de este nuevo organismo es convertir a Madrid en la capital del español en Europa. No sabíamos que Madrid competía por este título con Londres, Berlín o Roma.

Más allá de la denominación del idioma español o del castellano, donde cada vez veo más diferencias entre los partidos nacionalistas españoles en insistir en lo primero, lo cierto es que la Real Academia Española de la Lengua, dedicada a la regulación lingüística y al fomento de la unidad idiomática del español, tiene su sede en Madrid. No desde ayer, sino desde 1713. Además, en la calle Alcalá 49, dependiente del Gobierno de España, en la sede del antiguo Banco Central, se encuentra el Instituto Cervantes, cuya función es la promoción y enseñanza de la lengua española y la difusión de la cultura de España e Hispanoamérica. Por tanto no parece que en la ciudad de Madrid el idioma español se encuentre en peligro. O que no tenga instituciones propias para defender y difundir el mismo. Sigue leyendo