Mucho por hacer

Carlos Hidalgo

El sábado pasado se celebraron las primarias del Partido Socialista de Madrid, el PSOE-M. Tras la pésima campaña y la humillante derrota sufrida el pasado 4 de mayo, la gestión del anterior secretario general, José Manuel Franco, se hizo insostenible y, tras media reunión telemática de la Ejecutiva Regional, que se cortó vía botón, Franco dimitió por sorpresa (tras insistir el día anterior en que no era lo conveniente) y el candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, dimitió antes de recoger su acta de diputado regional.

Una gestora tomó entonces el relevo y gestionó el partido hasta que pasara el Congreso Federal, que fue como la seda y dejó a Pedro Sánchez como el protagonista de un congreso de unidad, donde el PSOE remendaba las heridas del pasado. Mientras queda por remendar el PSOE-M. Sigue leyendo