Un segundo mandato para Macron

Arthur Mulligan

Al frente de un movimiento inédito en la V República, un joven Emmanuel Macron sorprendió a toda la clase política con su victoria en 2017 tras una campaña en la que insistió en describir que los problemas de Francia serían inabordables utilizando los mismos instrumentos que garantizaban una alternancia imperfecta perpetuadora de una insatisfacción permanente mediante la disonancia de la «cohabitation».

Desde un centro liberal – ya existía el Modem de Bayrou y otros – aprovechó la crisis judicial de Fillon (LR), el descrédito del PSF de Hollande fraccionado en liderazgos personalistas y los extremismos a izquierda y derecha, para incorporar en un movimiento de notables la competencia reconocida en el ámbito económico y financiero, tanto público como privado, en un intento de romper las inercias en el seno de la tradición de la V República. Sigue leyendo