Ucrania y los nazis

LBNL

El que más y el que menos se habrá extrañado – cuando no escandalizado – por las repetidas diatribas de Putin sobre que Ucrania es un país dominado por los nazis, lo cual es todavía más increíble teniendo en cuenta que el Presidente Zelensky es judío. Pero tiene su lógica, aunque más difícil de entender desde la España ajena a la segunda guerra mundial. Porque lo cierto es que, simplificando, el ejército rojo soviético hubo de luchar en media Europa contra los nazis apoyados por las milicias locales fascistas. El apoyo de los locales “buenos”, los partisanos, también en Ucrania, no cuenta en el imaginario ruso porque eran principalmente comunistas y por tanto dispuestos a la integración en el imperio del hombre nuevo dirigido desde Moscú. Ergo, los nacionalistas locales que hoy se oponen al destino común con Rusia son herederos ideológicos de los nazis, con independencia de que no sean antisemitas y se rijan por principios democráticos.

Un amigo letón me comentó hace un par de años que durante muchos años odiaron la ocupación alemana pero que bastó un año de “liberación” rusa, soviética, para que se echaran en brazos de los alemanes para combatirla. Ergo, nazis. Y los que hoy se resisten a la dominación rusa, tres cuartos de lo mismo. Es una lógica falaz pero muy simple, y que cala en la población rusa, la que más bajas sufrió a manos de los nazis – ¿27 millones? Incluyendo claro está a los partisanos locales que luchaban junto a ellos – y que venera la efeméride del 9 de mayo – la liberación de Berlín – todavía hoy con entusiasmo. Sigue leyendo

Cordones sanitarios

Carlos Hidalgo

En el día en el que todos los candidatos a la presidencia de Francia que no han pasado a la segunda vuelta han pedido que no se vote a Le Pen (excepto Zemmour, que pretendía adelantarla por la ultraderecha), en ese mismo día, Mañueco, que pretendía gobernar sin ciudadanos, va a gobernar con Vox.

En Francia, donde todavía hay quien se arrepiente del régimen de Vichy y el colaboracionismo nazi, se mantiene el cordón sanitario a una ultraderecha que está más cerca que nunca de hacerse con el poder. En España la derecha demócrata, que no reniega del todo del franquismo, cree que puede domar a la ultraderecha y, eventualmente, absorberla dentro de los límites de la constitución del 78. Sigue leyendo

El dolor, Ucrania y la Semana Santa

Juanjo Cáceres

Se aproxima la Semana Santa, una época para proyectar el dolor y para reinterpretarlo. Para representar de nuevo, ni más ni menos, que el calvario y la crucifixión del hijo de Dios y, de paso, poner a prueba nuestras dotes empáticas, instaladas muy confortablemente en una sociedad que ha hecho del bienestar y la ausencia de todo daño uno de sus principales horizontes. Todo lo contrario de lo sucedido en los primeros siglos de la Cristiandad, cuando el dolor relatado en los Evangelios haría del sufrimiento, incluso del de mayor intensidad, un componente indispensable de los relatos sobre santas y santos, y haría de hecho del martirio una condición necesaria de la santidad.

Ahora todo es distinto. ¿Cómo empatizar, entonces, con el dolor persistente, si uno no lo sufre y tampoco es visible, sino que se encuentra muy lejos, a miles de kilómetros? Porque no es lo mismo llegar a asimilar las escenas de muerte en Ucrania difundidas estos días por todo el mundo, que empatizar realmente con aquellos que han visto cómo su vida se ha venido abajo de un día para otro. Desde luego no lo están haciendo los responsables de iniciar esta guerra, ni aquellos que siguen ejecutando operaciones militares y agrediendo a la población civil de múltiples formas, pero seguramente la mayoría de nosotros tampoco lo conseguimos del todo. Sigue leyendo

Recursos limitados

Julio Embid

Uno de los juegos de mesa más conocidos del mundo es el Colonos de Catán (o Catán a secas, o también lo llaman Los Conquistadores). Diseñado en 1995 lleva millones de copias vendidas. Si no son muy aficionados quizá no les suene pero les aseguro que en cualquier tienda, no especializada, que venda juguetes tipo Carrefour, El Corte Inglés o FNAC, lo tienen. Les diré en qué consiste. Básicamente es una isla con casillas hexagonales numeradas donde hay bosques, cerros, pastos, llanuras y montañas que producen madera, arcilla, lana, cereal y piedra respectivamente. Los jugadores crean ciudades y carreteras junto a esas casillas y al inicio de cada turno se tiran dos dados de 6 y al azar se producen los recursos de las casillas que lleven el número obtenido. Obviamente las mejores casillas son las que están bajo un 6 o un 8 porque en una tirada de dos dados salen más veces que un 2 (doble 1) o un 12 (doble 6). Si sale 7 es el ladrón y te limpia los recursos por su comisión millonaria en mascarillas y guantes. Como no siempre tienes los recursos necesarios para crecer, se hace imprescindible comerciar y mediante el trueque (ya que no hay monedas y esto es bien interesante) los jugadores que compiten entre sí, adquieren los recursos para desarrollarse y construir más pueblos, más castillos y más carreteras en su reino. Sigue leyendo

Cáritas vs Forbes

Marc Alloza

Creo que sería difícil encontrar a alguien que prefiera ser objeto de un informe de Caritas a salir en la lista Forbes, pero lo cierto es que como consecuencia del Covid 19 la exclusión social se ha ampliado sustancialmente y cada vez es más fácil no aparecer en la estadística de exclusión de Caritas y más difícil hacerlo en la de Forbes.

Recientemente Caritas, a través de la Fundación FOESSA (Fomento de Estudios Sociales y Sociología Aplicada), ha publicado el informe Evolución de la cohesión social y consecuencias de la Covid-19 en España. En él se recogen entre otras muchas cosas que el porcentaje de población en exclusión severa ha pasado de un 8,6% en 2018 al 12,7% de 2020. Esto significa que en dos años la exclusión severa ha crecido en España alrededor de 2 millones de personas y ya se situaría en unos 6 millones. Sigue leyendo

Con China, respetarnos sin entendernos demasiado. (2008)

Senyor G

Me reconozco en lo que escribía ayer Carlos Hidalgo aquí, a mí también se me hace bola tanto horror y me veo abrumado por la actualidad.

Así que les traigo las notas del acto de Alfredo Pastor, profesor del economía sobre China de 13-11-2008, pero que me siguen pareciendo interesantes aunque en el 2008 estábamos en crisis, pero otra crisis, y cómo entonces miramos a China en busca de soluciones. Y de hecho nos da para el debate ver qué predicciones se han cumplido y cómo ha evolucionado.

Como otras veces, lo que haya de interés Alfredo Pastor, los defectos y errores del Senyor G. Sigue leyendo

Hablemos del Congreso del PP, por hablar de algo

Carlos Hidalgo

No quiero hablar de lo de Bucha porque ya lo han hecho antes y mejor que yo. Y también porque tanto horror se me ha hecho bola, definitivamente. Entiendo que la gente se desconecte de la actualidad, abrumada por ella. Pero como ya hablé de eso, hablaré del Congreso del PP, que ya empecé a hacerlo hace unos pocos días o hace mil años y el tema merece continuación.

Pues el caso es que, como sabréis, este fin de semana se ha celebrado un congreso del PP en Sevilla. El congreso en el que extraer por fin los puñales de la espalda de Casado y proclamar a Feijóo como líder de consenso, con una unanimidad al gusto del nuevo líder. Sigue leyendo

Quid después del horror de Bucha

LBNL

El horror de Bucha en las inmediaciones de Kiev, con cientos de civiles asesinados a sangre fría por las tropas rusas en retirada, ilustra brutalmente la destrucción provocada por la invasión que Putin decidió, por sus santos cojones, el pasado 24 de febrero. Y acelera su defenestración, para la que ya no había vuelta atrás. A finales de la semana pasada, la Unión Europea, principal exportador a Rusia y su principal cliente energético, no se planteaba adoptar sanciones adicionales más allá de cerrar flecos. Pero ahora el embargo de las importaciones de petróleo ruso, y hasta del gas, vuelven a estar sobre la mesa (cfr. las reacciones de los ministros de Exteriores y Defensa alemanes de ayer).

Si el Kremlin tuviera un ápice de bondad – o sensatez – habría reaccionado a las imágenes de ayer ofreciendo su colaboración a una investigación independiente, mostrando también su disposición a castigar a cualquiera de sus soldados que pueda haber participado en crímenes de guerra. Al contrario, se apresuró a denunciar una supuesta campaña de desprestigio protagonizada por actores… Cuando la cagas, sostenella y no enmedalla te acaba saliendo todavía más caro. Especialmente si tu ejército, además de genocida, es un desastre. Y lo es. Y mata civiles, cientos de ellos, porque no es capaz de conseguir derrotar al ejército ucraniano. Sigue leyendo

Legalidad y legitimidad (y III)

Arthur Mulligan

Los motivos por los cuales se atribuye legitimidad a un ordenamiento son muy diversos, el más antiguo y general, y también más eficaz modo de legitimación de un cierto orden es el que tiene lugar por la tradición. En este sentido se habla por los teóricos del Estado con bastante razón de la “fuerza normativa de lo fáctico”. Dentro de varias representaciones de ordenamientos, presenta, sin duda, siempre singular relieve aquel que puede pretender la santidad de lo que siempre ha sido así; como su santidad se halla, para la mayoría, fuera de toda discusión, la legitimidad que se basa en la tradición no aparece, por lo regular, ni afirmada ni negada por la conciencia. La validez legitimada por la tradición aparece, casi siempre unida a una validez basada en la creencia de raíz sentimental de que el fundador de tal o cual ordenamiento era un elegido y poseía una gracia especial o singulares capacidades. A medida que progresa la cultura racional se apela, para legitimar los resultados a principios morales, siendo un ejemplo clásico de esto el que ofrece, ya desde los estoicos, el derecho natural.

La legitimidad de un orden social institucionalizado tiene carácter decisivo para las pretensiones de validez y de poder de aquella autoridad político social que lo instala y actúa. Un orden social constituido por reglas cuya observancia es exigida, es la forma de manifestación necesaria de toda dominación permanente. Lo que desde arriba aparece como dominación, visto desde abajo se presenta siempre como ordenación normativa. Ninguna organización autoritaria puede asegurar su poder y sus normas exclusivamente con su aparato coactivo. Precisa siempre buscar una legitimación, es decir, esforzarse por integrar a los súbditos en una comunidad de voluntad y valores que ennoblezca sus pretensiones de poderío; lo que significa que debe intentar justificar sus pretensiones de dominación mediante contenidos ideales y hacer que los súbditos las acepten interiormente como una obligación normativa. Sigue leyendo