La incógnita andaluza

Carlos Hidalgo

Con las próximas elecciones en Andalucía se lanzan todas las teorías posibles para que, cuando se sepa el resultado de las urnas, todo el mundo pueda afirmar que ya lo predijo. Tenemos por un lado al PP que, sin gobernar en su versión más contundente, ofrece una imagen de centrismo moderado y hasta de cierta continuidad. A unos Ciudadanos que, gobernando con el PP, no van a librarse de acabar como extraparlamentarios. A Vox, que hace campaña con pública ostentación de lo poco que les importa Andalucía, pero queriendo acaparar el voto protesta. A un PSOE todavía agotado, que se presenta sin muchas esperanzas y a una izquierda verdadera que es tan pura que, cuanto más presume de sumar, en más facciones se divide.

El presidente actual, el “popular” Moreno Bonilla, apuesta decididamente por el centrismo, por evitar las extravagancias y desea en secreto poder gobernar a solas. Vox, por supuesto, aspira a ser necesario para el PP y continuar apretando al partido a nivel nacional, con la voluntad de asfixiar y engullir al centroderecha español, como las boas con sus víctimas. Sigue leyendo