Derechos que sí existen

Julio Embid

Entre otras cosas, estoy escribiendo una novela de ciencia ficción que empecé hace un par de años y espero terminar este verano. Como aspiro a que sea utópica y el mundo del mañana sea mejor que el de hoy, me estoy leyendo los tratados y constituciones vigentes para conocer los derechos del ser humano y ver cómo continúa mi historia. De la presente Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 aprobada en París tras la Segunda Guerra Mundial se establecen una serie de premisas que querría compartir a continuación.

Primero, más allá del carácter grandilocuente de universal, cuando desconocemos lo que hay más allá de nuestro sistema solar. Segundo, el documento no logró ser formalizado como un tratado internacional, obligatorio para los Estados firmantes, y se limitó a una declaración, que fuera tomada como un ideal orientativo para la humanidad. Es decir, sería mejor que se cumpliese, si puede ser. Sigue leyendo