La marea que se quedó en charco

Carlos Hidalgo

La esperada “marea roja” en las elecciones de mitad de mandato de Estados Unidos no fue lo que esperaban, ni el Partido Republicano, ni la prensa, ni los sorprendidos Demócratas.

Como dijo alguien relacionado con el digital trumpista “Breitbart News”, “la marea se quedó en charco”. La parte más trumpista del Partido Republicano, que aspiraba a afianzar su dominio de la Cámara de Representantes y el Senado, se ha quedado corta. Y sus intentos de dominar el sistema electoral desde dentro, optando a cargos de supervisión de las elecciones, han fracasado estrepitosamente, logrando colocar sólo a uno de los 21 candidatos a Secretarios de Estado de los Estados, que son algo así como los consejeros de Interior de las CC.AA. españolas y supervisan las elecciones en sus respectivos territorios. Sigue leyendo