A buenas horas mangas naranjas

LBNL

Dice ahora Rivera que si el PSOE vuelve a ganar las elecciones estará dispuesto a negociar con él. Y como no añade nada sobre el supuesto problema “Sánchez”, se entiende que estará dispuesto a negociar con el PSOE aunque “la banda” la siga dirigiendo Pedro Sánchez. ¡Bien por Rivera! Da igual que añada que por supuesto sigue prefiriendo al PP como socio. En democracia lo lógico es negociar con todos los representantes elegidos por los ciudadanos y conformar mayorías de gobierno que reflejen la voluntad mayoritaria de la ciudadanía. Está por tanto muy bien que Rivera vuelva a la lógica y sería feo señalar la incoherencia de su nuevo planteamiento con el anterior: Sánchez era un peligro para la democracia constitucional española y por ello debía ser aislado por los verdaderos demócratas. Sánchez no ha cambiado y el PSOE tampoco pero no sería elegante exigir a Rivera que explique por qué ha cambiado él. Además, ya deberíamos estar acostumbrados a los cambios de criterio de Albert campeón. Todo el mundo tiene derecho a cambiar de opinión y si es para volver a la lógica, no le miremos los dientes al caballo regalado. Otra cosa es que consideremos, pero solo en nuestro fuero interno para no pecar de mala educación, que la maniobra es desesperada e inútil, rayando en el ridículo.

Los cambios de opinión son perfectamente legítimos pero, una de dos, o se justifican en que las circunstancias han cambiado, que no es el caso, o se explican por un cambio en la percepción propia de las circunstancias. Lo que viene siendo, mismamente, como admitir que antes te equivocabas. Esto último suele resultar muy duro de asumir y, en política, generalmente se entiende que no es rentable electoralmente. Por eso Rivera se ha quedado a medias. En realidad no se ha comprometido a apoyar al PSOE si gana, sino solo a «convencer al PSOE de que rectifique, de que vuelva al constitucionalismo, al consenso y a los grandes pactos de Estado, de que vuelva a sentarse con nosotros”. Lo que deja traslucir que “la banda de Sánchez” no ha cambiado todavía, pero que ahora algo le hace pensar que, a diferencia de antes, valdría la pena sentarse con ellos para convencerles de volver a todas esas cosas que antes eran anatema para un PSOE cómplice del supuesto golpismo indepe catalán y amiguete de Bildu.

Es evidente que los pésimos resultados para Ciudadanos que anticipan las encuestas son la razón fundamental de semejante bandazo. De otra forma, el momento propicio para darlo habría sido a la vuelta del verano, justificando el cambio de posición en la necesidad de evitar la repetición de las elecciones. A última hora, cuando la oferta in extremis a Sánchez, Rivera pareció apuntar en esa dirección pero o bien se trataba de un movimiento meramente táctico o al bueno de Albert le faltaron arrestos.

Las negras perspectivas para Ciudadanos en caso de repetición electoral no son un elemento nuevo así que no tiene sentido tomarlas en consideración solo ahora cuando realmente convierten la nueva posición en completamente inútil para la gobernabilidad que supuestamente se pretende apuntalar. Es altamente improbable que Ciudadanos consiga los diputados suficientes como para convertirse en el actor clave post-electoral. Según las últimas encuestas, que pronostican una subida leve del PSOE, y descontando a Podemos, el PSOE tendría que conformar una mayoría parlamentaria con Más País y PNV además de Ciudadanos para llegar a la mayoría absoluta. Y aunque de Rivera quepa esperar cualquier cosa, es de suponer que PNV y Más País tengan alguna dificultad para entrar en el mismo saco que aquel que les demoniza.

Pero es que, además, es más que dudoso que un nuevo bandazo vaya a corregir la abrupta senda descendente. Los ex votantes de sensibilidad social-demócrata se quedarán en casa o votarán al PSOE porque ya saben que Rivera no tiene empacho en dejar la prometida regeneración en puro bluf aliándose con la casposidad de Vox y la corrupción del PP. Y es posible incluso que el bandazo le salga caro en términos de pérdida de votantes que llegaron por las banderolas y el himno de Marta Sánchez. Si siempre ha resultado más fiable el original que la copia, más aún si la copia empieza a dar señales de que puede pactar con “los enemigos de España-aña-aña”.

Así que ¡bien por Rivera!, se agradece el levantamiento del castigo y pasemos a la siguiente cuestión, que por mucho empaque que le quieran dar, el cambio de postura no es sino un reconocimiento implícito desesperado de que Rivera no ha perdido ninguna oportunidad de echar a perder todas las oportunidades de las que ha dispuesto hasta la fecha.

3 comentarios en “A buenas horas mangas naranjas

  1. Ayer les escribía yo a propósito de VOX y de Las Trece Rosas: “Por favor, voten. Esta gente es muy peligrosa”. Lo mismo dice Almudena Grandes en su columna “Istoria”, en El Pais. Les recomiendo vivamente su lectura. Salgamos a votar masivamente el 10 de Noviembre. No dejemos que la derecha rancia y peligrosa siga diciendo y haciendo barbaridades.

Deja un comentario