El precio del periodismo

Aitor Riveiro

Si ustedes, lectores del blog, se preguntaron alguna vez cuánto cuesta el buen periodismo, la Agencia EFE acaba de ponerle precio. Según el servicio de noticias público español, una exclusiva de ámbito nacional “vale” 16 euros; si la exclusiva es regional, se pagará a 11 euros; una rueda de prensa, 7 euros… Etcétera.

Así, un colaborador de EFE que asista a tres ruedas de prensa de ámbito nacional al día y, de paso, logre una exclusiva cada semana, se embolsará un total de… ¡480 euros! Hay periódicos que no logran cuatro exclusivas al mes con una plantilla de decenas de redactores (si obviamos a los que se las inventan, claro).

Por ese precio, EFE quiere “personas con capacidad de realizar coberturas informativas en formatos multisoporte en diferentes lugares de España”. La agencia también pide que los candidatos tengan experiencia demostrable, carné y coche propio, conocimiento de formatos multimedia, nivel alto de lenguas cooficiales, disponer de agenda propia de eventos y contactos, así como amplia disponibilidad.

Sumemos: coche, cámara de fotos y de vídeo, ordenador portátil (con sus programas de edición originales, que eso de descargarse contenidos de Internet es pecado capital y digno de ir a la cárcel. Un dato: el programa de retoque Photoshop cuesta la friolera de 1.000 euros), grabadora de voz, …

Sigue leyendo

¿Quién le pone el cascabel al gato?

Aitor Riveiro

El diario El País publicó ayer un artículo de Barack Obama en el que el presidente de Estados Unidos desgrana su estrategia para acabar con la crisis económica mundial: qué se ha hecho, qué se va a hacer y cómo habría que organizar, en su opinión, el sistema financiero mundial para evitar que una situación como la actual se vuelva a repetir.

Obama hace en el artículo una defensa no muy contundente de las medidas que su administración y otros gobiernos del mundo han tomado hasta ahora. Pese a asegurar que van en el camino correcto y que no había otra cosa que se pudiera hacer en un primer momento, el presidente de EE UU deja claro que queda todavía un largo camino por recorrer no sólo para salir de la recesión mundial en la que estamos inmersos, sino para, como decía, evitar que se repita.

El artículo de Obama es el preludio a la cumbre del G20 que en los próximos días reunirá a los líderes mundiales para decidir los pasos a seguir en esa nueva refundación del capitalismo en la que, según parece, estamos inmersos. Pese a asegurar a lo largo del texto que su país está preparado para “tomar la iniciativa”, Obama asegura que “el éxito de la economía estadounidense está inextricablemente unido a la economía mundial”. Todo el artículo es, en resumen, un canto al multilateralismo y un aviso a navegantes: morir solos, sobrevivir juntos.

Sigue leyendo

El olimpo de las víctimas

Aitor Riveiro

Supongo que recordarán al profesor Neira. Es difícil olvidarse de una persona que se ha convertido, de la noche a la mañana, en todo un referente, un héroe a ojos de muchos y, sobre todo, de muchas, que vieron en su acto valiente el ejemplo de cómo debería ser la sociedad.

La actuación de Neira en aquella tarde de agosto de 2008 fue intachable. Cuando el profesor iba con su hijo a tomarse una CocaCola presenció como un hombre propinaba una brutal paliza a una mujer. Sin pensarlo, este docente de Teoría del Estado en la Universidad Complutense de Madrid recriminó al salvaje su actitud. Neira dio la espalda y de defensor pasó a agredido.

El resto de la historia está ahí: hospitales, diagnósticos fallidos y un coma de más de dos meses que, sorpresivamente, concluyeron con la recuperación total de Neira. El destino parecía ponerse, por una vez, del lado de los buenos…

Sigue leyendo

Vergüenza

Aitor Riveiro

Si ustedes consultan los periódicos de los últimos días podrán comprobar que en la Asamblea de Madrid se ha celebrado una comisión de investigación para tratar de depurar las responsabilidades políticas derivadas de los espionajes que miembros del Gobierno regional ordenaron sobre compañeros de partido, tanto en esta como en otras administraciones. Sin embargo, dicha comisión no ha sido más que un paripé, una gran mentira.

El Partido Popular de Madrid ha utilizado su mayoría absoluta desde el primer momento para marcar el devenir de la comisión. No es ilegal, claro; tampoco es ilegítimo. Pero sí inmoral. La comisión la ha presidido un diputado del PP, algo que tiene pocos precedentes a lo largo y ancho del país. Para más inri, quien la presidía era uno de los presuntos implicados en la ‘operación Gürtel’ que tantos disgustos está creando en Génova 13.

El PP de Madrid trató, ya digo, de boicotear la comisión desde un principio. Vetó multitud de comparecencias, incluso las de aquellos miembros del propio partido que fueron espiados por personal adscrito al Gobierno que dirige Esperanza Aguirre, que debe de tener una gran confianza en su gente y en sus compañeros para impedir al vicealcalde de Madrid o al ex consejero de Justicia de su propio Ejecutivo, y hombre de confianza del presidente del PP, explicarse ante los representantes de los ciudadanos.

Sigue leyendo

El día más feliz de Mariano Rajoy

Aitor Riveiro

El absoluto ganador de la jornada electoral que vivimos el pasado domingo en España es Mariano Rajoy y, por extensión, el PP. Más concretamente, la parte del PP que aspira a gobernar, no a mandar.

Lo de Galicia no admite discusión, pese a que el PP ha ganado por demérito de los demás, tal y como revelan los resultados. El partido liderado por Feijoo apenas ha sumado un par de miles de votos con relación a 2005, lo que indica que su base social es la misma. Han sido los votantes progresistas y nacionalistas los que han decidido quedarse en casa y amargar tanto a PSOE como a BNG una fiesta para la que habían vendido todas las entradas con demasiada antelación.

[Nota: los votos perdidos que el otro día no encontraba uno de nuestros comentaristas predilectos están en el extranjero. Ya llegarán y los porcentajes de participación se igualarán]

Cuando el Partido Popular perdió la mayoría absoluta en 2005 se abrió una opción de cambio en Galicia. El resultado de entonces invitaba al optimismo pero, a la vez, invitaba a los protagonistas del nuevo Gobierno a la mesura y al perfil bajo. En vez de dedicarse al buen gobierno, a depurar el clientelismo que se había instalado en la sociedad gallega, a propiciar que una sociedad puramente rural diera un salto cualitativo hacia el siglo XXI, se dedicaron al amiguismo, el derroche y la imposición.

Sigue leyendo

Ni bueno ni malo; todo lo contrario

Aitor Riveiro

La democracia es lo que tiene: en ocasiones, el pueblo soberano toma decisiones que no son plato de buen gusto para todo el mundo. La cosa se enturbia cuando una votación acontece en un territorio sobre el que no tenemos ni voz ni voto, por mucho que nos gustara que no fuera así.

Por ejemplo, nunca entendí cómo el pueblo estadounidense votó a George W. Bush para la presidencia de su país. En realidad, lo que no entiendo es cómo la ciudadanía aceptó el pucherazo de Florida que dio lugar a los ocho años de mandato republicano que nos trajeron lo que ya todos sabemos y que han terminado como ya todos sabemos.

Sin embargo, no he escuchado ni leído a nadie en Europa decir que Estados Unidos no sea una democracia o aventurar que el sistema electoral estadounidense es propio de una república bananera. En ese nadie estoy incluyendo a políticos importantes (ministros, presidentes de gobierno o de estado, autoridades más o menos importantes), grandes medios de comunicación, ‘think thanks tanks’ de esos que tan de moda están ahora, etcétera.

Sigue leyendo

La culpa es del Tuenti

Aitor Riveiro

Hace poco más de 16 años, un suceso conmocionó a España. El asesinato de tres niñas de entre 14 y 15 años ocurrido en Alcàsser mantuvo en vilo a la población durante meses. Incluso tras la aparición de los cuerpos de Miriam, Toñi y Desiré. Incluso tras el entierro. Incluso tras la detención de los asesinos, su juicio y su condena.

El crimen de las niñas de Alcàsser perduró durante años porque los medios de comunicación se encargaron de ello. De aquella época tengo muy presentes tres momentos: el programa ‘¿Quién sabe dónde?’, un ‘reality show’ disfrazado de servicio público; el especial informativo que Nieves Herrero montó en pleno pueblo la noche en la que encontraron los cuerpos sin vida de las tres niñas, programa que debería estudiarse en todos las universidades de comunicación como claro ejemplo de sensacionalismo deleznable; ‘Esta noche cruzamos el Mississippi’, el primer ‘late night’ que se emitió en España y que dedicó decenas de programas, con el padre de una de las niñas como protagonista principal, a una suerte de trama conspirativa que en nada desdeñaba a otras actuales y en la que estaban, supuestamente implicados, empresarios, guardias civiles y políticos.

Los protagonistas de aquéllos programas hoy no son nada en el panorama mediático-informativo español. Lobatón, Navarro y Herrero, sin embargo, crearon escuela y, desde aquél fatídico 1992, no sólo no hemos mejorado en el tratamiento informativo que se da a los sucesos, sino que, seguramente, hemos empeorado.

Mi opinión sobre cómo deben enfrentar los medios de comunicación los asuntos escabrosos es bien conocida en Debate Callejero y en varias ocasiones he mostrado mi frontal oposición a los despliegues que, sobre todo los medios audiovisuales, realizan para cubrir los sucesos.

Sigue leyendo

¿Cui prodest?

Aitor Riveiro

De unas semanas para acá uno tiene la sensación de que no merece la pena leerse el periódico. Entiéndanme, no estoy haciendo un llamamiento al absentismo mediático, pero uno compra su diario favorito y, cuando lo termina, se da cuenta de que la información que contiene se ha quedado, cuando menos, anticuada.

Es tal la sucesión de noticias que versan sobre las mil y una tramas de corrupción y espionaje que asolan al partido con más afiliados de España, que mientras estamos aprendiéndonos los nombres de los últimos implicados, nuevos protagonistas y ‘contra tramas’ vienen a visitarnos gracias a este maravilloso invento que es Internet.

Resulta descorazonador ver cómo los líderes del PP acuden prestos a los medios de comunicación a desmentir la ponzoña que les toca mientras con la otra mano entregan dossieres e informaciones nuevas que arrojar contra sus rivales. Rivales que, por supuesto, viajan en su mismo barco.

De todo este embrollo, que nos va a dar grandes momentos para el recuerdo, me quedo con tres palabras: “ya lo sabía”. Según parece, los únicos que aparentan sorprenderse con la cascada de dimisiones, corruptelas y comisionistas son los periodistas y los ciudadanos. Y ni siquiera.

Sigue leyendo

Credibilidad

Aitor Riveiro

La trama (o tramas) de espionaje destapada(s) por el diario El País en los últimos día presenta dos vertientes muy interesantes. Por un lado, la netamente política, el fondo de la cuestión y las consecuencias que tiene y tendrá el hecho de que en el partido con más afiliados de España ciertos militantes se estén espiando los unos a los otros.

En la otra cara de la moneda se puede analizar el tratamiento informativo que de la noticia están dando los diferentes medios y que revela, a las claras, quién es quién en el panorama periodístico español.

Primero, veamos los hechos. El País reveló el pasado lunes la existencia de una trama de espionaje que tiene sus raíces en lo más profundo del Gobierno regional de Madrid y del partido que lo sustenta. El PP vive desde marzo del pasado año una guerra interna por la sucesión de un líder, Mariano Rajoy, al que todos dan ya por amortizado y que, hasta ahora, sólo se ha salvado por la impaciencia de los llamados a sucederle.

Según lo publicado por Francisco Mercado en el diario líder de España, al menos dos grupos de ex miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se han dedicado en los últimos meses (¿años?) a espiar a los miembros del Gobierno regional presidido por Esperanza Aguirre.

Sigue leyendo

El precio del poder

Aitor Riveiro

La semana pasada, Federico Jiménez Losantos argumentaba en su programa matutino el porqué de su apoyo a Rosa Díez y UPyD, frente a la campaña que mantiene desde hace ya muchos meses contra el PP de Mariano Rajoy. Todo venía a cuento de un artículo de un periodista de El Confidencial, Federico Quevedo, en el que acusaba a Losantos y a la Cope de no defender el ideario que se le supone a una radio católica, apostólica y romana.

En concreto, Quevedo acusaba a Losantos de apoyar a un partido, UPyD, que defiende la asignatura de Educación para la Ciudadanía, el aborto, el derecho a una muerte digna, el divorcio… En fin, todo lo que un católico no debería defender si sigue los mandatos de su Iglesia. (Aquí y aquí)

El periodista de la Cope, por su parte, contestó, como no podía ser de otra manera, al de El Confidencial. En su programa matutino se despachó a gusto contra el “chico de los recados de Soraya”, como le describió, para asegurar que el ideario del PP en cuanto a eutanasia, aborto y demás no difería tanto del de UPyD pero que éstos, al contrario que aquéllos, presentan el mismo discurso de defensa de la unidad de la nación española en todo el país lo que, en su opinión, era lo más importante.

Esta pequeña pelea de parvulario entre periodistas no tiene más trascendencia, pero sí me ha hecho recordar algo sobre lo que siempre he reflexionado y que nunca he llegado a tener muy claro. Resumo en una pregunta: ¿un partido político debe amoldarse a la sociedad -o a lo que supuestamente quiere la sociedad- o debe intentar convencer de su ideología a los votantes?

Sigue leyendo