Sobre Charlie Hebdo y la pureza de algunos

Ariamsita

Puede que llegue un poco tarde con este artículo, ya que no pocos han hablado del tema en la última semana, y puede que la mayoría de opiniones estén vertidas ya. Sin embargo, creo que el tema invita a reflexionar más allá de la inmediatez del momento. Han sido días raros en París. Días de miedo, de indecisión, de seguir los eventos con el corazón en un puño. Días de no saber muy bien a qué atenerse, qué esperar, qué sería lo siguiente. Días de horror ante las muertes, ante la barbarie, ante la impotencia de no saber qué iba a pasar después. Días de emoción, también, al ver la unión de un país, la unión del mundo occidental (y no sólo) por algo tan etéreo y a la vez tan imprescindible como la libertad.

Sigue leyendo

El progresismo ya tal

Ariamsita

En una época de crisis como la que vivimos en la actualidad, es lógico que el día a día y el punto de mira se centren, sobre todo, en el debate económico como sucede hoy en España. Así, las diferentes opciones políticas focalizan su mensaje en las soluciones que darían a la situación actual y el eje izquierda-derecha parece definirse cada vez más por elementos como el nivel de intervencionismo o por el enfoque respecto a la financiación de los servicios sociales que provee el Estado del Bienestar.

Sigue leyendo

Una Gran Coalición en España, ¿por qué sí?

 Ariamsita

 ‘‘¿En caso de tener que decidir con quién hacer un pacto de gobierno, se inclinaría usted hacia el PP o hacia Podemos?’’ es, probablemente, una de las preguntas que más veces ha debido contestar Pedro Sánchez desde su llegada a la Secretaría General del PSOE. Su respuesta, la más sensata desde un punto de vista electoral: echar balones fuera, hablar de pactos puntuales, no atarse ni con unos ni con otros. Parece claro, sin embargo, que en un contexto en que las tres principales fuerzas del país (asumiendo como ciertos, al menos parcialmente, los datos proporcionados por las últimas encuestas) sacarían resultados igualados en unas elecciones, será el partido socialista quien deba decidir hacia qué lado se inclinará el próximo gobierno. ¿Un Frente Popular formado por las principales fuerzas de izquierdas, o una Gran Coalición a la alemana?

Sigue leyendo

Mientras tanto, en Francia…

 Ariamsita

Hace algo más de mes y medio, os hablaba por aquí del nuevo gobierno de Francia presidido por Manuel Valls, de sus objetivos, proyectos y de los principales nombres que componían el mismo. Aprovecharé hoy este espacio para hacer un análisis rápido sobre el inicio de curso de este nuevo gobierno, y de hacia dónde caminan las reformas prometidas. Esta semana se comienzan a debatir en la Asamblea Nacional los Presupuestos Generales de 2015, con la izquierda aún agitada por la entrevista ofrecida este domingo por Emmanuel Macron, ministro de economía en la que habló de una posible reforma del sistema de prestaciones por desempleo.

Sigue leyendo

Liberalismo e izquierda: medios y fines

Ariamsita 

En un momento como este, en que tanto  triunfa el discurso de “no ser de izquierdas ni de derechas”, y el tradicional eje ideológico horizontal se ve sustituido en la dialéctica dominante por “los de arriba contra los de abajo” (cabría preguntarse cuánto hay de izquierdas en ese arriba, o si los de abajo acogen a la tradicional derecha entre sus filas), parece que los conceptos ideológicos que estamos acostumbrados a manejar pierden, de algún modo, el peso que hasta ahora habían tenido en nuestra realidad política.

Sigue leyendo

Manuel Valls: ahora o nunca

Ariamsita

“Tengo una sola misión, más allá de cálculos políticos y de mi propio destino: (…) hacer que la economía francesa vuelva a ser una economía fuerte”. Desde su llegada a Matignon, residencia oficial del primer ministro francés, el 31 de marzo de 2014 Valls lo ha tenido claro: Francia no puede permitirse seguir parada, sumida en el estancamiento económico y con una cifra de paro que no deja de subir. No es momento de debates ideológicos, no hay tiempo para ello. Es el momento de la acción, de llevar a cabo las reformas que otros países como Alemania ya han hecho y que Francia ha tratado de posponer. Valls es consciente de que dichas reformas necesitan tiempo para dar resultados, y de que es precisamente el tiempo lo que corre en contra del Partido Socialista de cara a las elecciones presidenciales de 2017. Sin embargo, repite una y otra vez que son la única manera de que el país galo salga adelante  y recupere su puesto de potencia en la economía mundial.

Sigue leyendo