¿Por qué los hombres seguimos matando a las mujeres?

Andrés Gastey

Este año que concluye se cerrará en España con unas 70 muertes adscribibles a lo que hemos venido en llamar “violencia de género”. Traducido al román paladino que usábamos antes de que el prurito de la corrección política abotargase nuestro idioma, lo que quiere decir la frase anterior es que a lo largo de 2008 unas setenta mujeres habrán sido asesinadas a manos de sus maridos o novios. Compartir con esos asesinos mi condición de hombre es algo que me avergüenza profundamente.

Sigue leyendo

Otra verdad incómoda

Andrés Gastey

 

Algunos le han reprochado al ex Vicepresidente verdescente de los Estados Unidos, Al Gore, la supuesta falta de consonancia de su prédica ecologista con sus comportamientos cotidianos; otros le achacan que haya transmutado la relativa pasividad de sus mandatos en activismo vacuo cuando ya no tiene más poder que el de su palabra persuasiva; no falta, por último, quien le acuse de haber manipulado los datos de la realidad para forzar las interpretaciones que están en la base de su oscarizado documental “Una verdad incómoda”. Por mi parte, yo le tengo simpatía a Gore; me basta con imaginarme lo diferente que hubiera podido ser el mundo de hoy si se hubiera resuelto de manera distinta el contubernio de Florida en las presidenciales estadounidenses del año 2000.

Sigue leyendo

Camelos de hogaño (y III)

Andrés Gastey

 

Con esta tercera entrega me propongo concluir la serie dedicada a los camelos contemporáneos. No es que se haya agotado el muestrario, créanme. Al contrario, esta es una época de bonanza para los camelos, que florecen en un biotopo caracterizado por la general ofuscación y la carencia de certidumbres a las que aferrarnos. Proliferan los mercachifles, trapisondistas y estraperlistas de ideas y de bienes.

 

Caen algunas caretas, sí. Resulta que los genios de las altas finanzas internacionales se han revelado como toscos y conspicuos practicantes de nuestro entrañable timo del nazareno. Quien no lo supiera ya, aprende estos días en sus propias carnes y cuentas que los hombres trajeados que se dedican a actividades subversivas como el tráfico de BMWs, la tenencia de rólex, el trasiego de alijos de palos de golf o el trapicheo de tirantes son gentes de poco fiar.

Sigue leyendo

Camelos de hogaño (II)

Andrés Gastey

Continuando con la crestomatía de camelos contemporáneos, me adentro hoy en aguas procelosas para hablarles a ustedes de la diversidad.

 

La vida es diversa. Nos gusta la diversidad, que cae tan cerca, ortográfica y conceptualmente, de la diversión. Asociamos la variedad, o las varietés, al entretenimiento, y decimos con convicción que en la variedad está el gusto.

Sigue leyendo

Camelos de Hogaño (I)

Andrés Gastey

 

Cada época tiene sus camelos.

 

Quienes elaboran y utilizan el lenguaje público van introduciendo subrepticiamente en él algunas frasecillas biensonantes. Como consecuencia de su uso repetido e irreflexivo, generan lugares comunes que conviene diseccionar. A menudo, este análisis lleva a la conclusión de que se nos coloca impunemente mercancía discursiva averiada.

 

Por poner un ejemplo histórico reciente, aludiré a un camelo que se vendió con mucho éxito durante nuestra Santa Transición: «no hay que confundir libertad con libertinaje». Esto solían proferir ciertos personajes encorbatados que aparecían en pantallas en blanco y negro, con bigotito fino, gafas oscuras y un pañuelo blanco que asomaba por el bolsillo de la pechera de su chaqueta. En realidad, lo que nos querían decir era lo siguiente: para ellos la libertad y el libertinaje sí eran lo mismo, y mucho ojo con exigir la primera, porque caeríamos nefandamente en lo segundo.

Sigue leyendo

Siete proposiciones banales sobre Europa

Andrés Gastey 

 

1. Vamos mal. 

Cualquier reflexión en torno a la Unión Europea suele arrancar con un rapto lírico, y cuarto y mitad de mitología adquirida en un “todo a cien”. Es habitual una referencia a la antigüedad clásica y que, a continuación, se recuerden los horrores de los que nació la Unión, así como  el logro que ha supuesto la instauración en esta parte de nuestro continente de la paz perpetua entre quienes fueron durante siglos enemigos irreconciliables. Se glosan, acto seguido, los éxitos que han jalonado el crecimiento del proyecto europeo: la prosperidad, las ampliaciones, el mercado único, el Parlamento, el euro, Schengen…

  Sigue leyendo

Caridad, solidaridad, justicia

Andrés Gastey

 

Entre los integrantes de mi generación, los de mayor fortuna capilar peinan canas desde hace muchos años. Ello significa que nacimos y crecimos en tiempos aciagos para el país. Aquellos fueron, sin embargo, nuestros tiempos, y es preciso reconocer que, en esa España pobre e inhóspita estragada por la dictadura, la mediocridad y la emigración, algunos fuimos entonces niños y jóvenes felices. No hay felicidad sin ciertas dosis de ignorancia e inconsciencia: de ambas andábamos sobrados.

 

Las reglas y los principios que regían la existencia eran claros. Nos habían fabricado una realidad estrecha, ordenada y simple, de dualidades perfectas: Dios y el Caudillo premiaban a los buenos y castigaban a los malos, así de simple. El régimen desbarataba las incertidumbres a bastonazos, desde los púlpitos se nos indicaba dónde residía el bien y desde dónde acechaba el mal, y a nosotros sólo nos quedaba la opción entre obedecer para llevar una vida tranquila o transgredir y afrontar las consecuencias del pecado o la infracción.

Sigue leyendo