El veneno de las redes

Carlos Hidalgo

Estos días aumenta la relación de amor-odio con nuestros teléfonos y ordenadores. Son la ventana para comunicarnos con el mundo fuera de nuestras casas. Nuestros familiares, seres queridos, amigos y conocidos están ahí, al otro lado de las pantallas. El aluvión de llamadas, videollamadas, mensajes instantáneos y publicaciones en muros diversos, se nos hacen necesarios y nos dan hartazgo a la vez. Pero también se nos está saturando con alarmismo, mentiras y odio. En un momento en el que dependemos muchísimo de recibir información del exterior, uno no sabe bien qué es lo que llega y a qué atenerse. Y esto con la información de fuentes fiables para empezar. Sigue leyendo

¿Todo va a cambiar?

Carlos Hidalgo

En este confinamiento que llevamos unos días mejor y otros peor, hay varios mantras que se repiten. Algunos necesarios y otros que aumentan más la inquietud que tendremos cuando salgamos parpadeando de nuestras casas, inquietos por el mundo que nos vayamos a encontrar ahí fuera. ¿Seguirá todo donde lo dejamos o sentiremos que el universo ha seguido avanzando estas semanas sin pedirnos permiso? “Todo va a cambiar” se nos repite. Pero ¿qué va a cambiar? ¿Cambiará para mejor o para peor? ¿Haremos como si nada y seguiremos más o menos como antes? ¿Cambiará la economía? ¿Habrá más inversión en ciencia y en sanidad o aumentará la ola de antiintelectualismo que sufrimos los últimos años? ¿Cambiará el Estado de las Autonomías? ¿Seguirán los independentistas poniendo a la bandera por delante de las personas? ¿Tendremos una UE dedicada a la solidaridad y a la reconstrucción o estaremos otros diez años bajo la lupa de nórdicos y centroeuropeos que creen que los países del sur no merecemos ayuda ni piedad? ¿Habrá más o menos UE? ¿Se anticiparán elecciones? Sigue leyendo

Toda España viendo los toros desde la barrera

Carlos Hidalgo

Si alguien me dice el 31 de diciembre de 2019 que toda España se iba a recluir en sus casas durante dos semanas, por lo menos, le busco atención psiquiátrica. Pero resulta que toda España va a necesitar atención psiquiátrica porque, efectivamente, nos estamos recluyendo en nuestras casas durante al menos dos semanas. Sigue leyendo

Plagas, pestes y apestados

Carlos Hidalgo

Un día más, un día en el que no estamos seguros aún de qué hace el coronavirus, excepto expandirse. Mientras cada gobierno lidia como puede con la pandemia, unos y otros nos dan consejos contradictorios acerca de cómo protegernos de ella. Con mascarilla, sin mascarilla, lavándonos las manos, evitando multitudes, haciendo vida normal, yendo al fútbol o suspendiendo las clases en los colegios. Celebrando las Fallas pero cancelando la Semana Santa. Sigue leyendo

La oportunidad de perder una oportunidad

Carlos Hidalgo

Decía un veterano negociador israelí que los palestinos “nunca pierden la oportunidad de perder una oportunidad”. Hoy puede decirse lo mismo de la reunión entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y el líder de la oposición, Pablo Casado. No perderé el tiempo en reiterar la cantidad de asuntos en los que Gobierno y oposición pueden ponerse de acuerdo. Obviamente no ha sido así. Ni en casos tan sangrantes como la renovación del Consejo General del Poder Judicial; un asunto en el que todo el mundo reclama capacidad de acuerdo, pero donde todos disparan a la mínima su veto. Especialmente el PP, que aún tiene asuntos judiciales pendientes. Por no hablar del Tribunal de Cuentas, la presidencia de RTVE o el Defensor del Pueblo. Sigue leyendo

La identidad y el futuro

Carlos Hidalgo

Cuando quiero parecer sesudo me meto con la juventud posmoderna. De esa manera compenso el hecho de envejecer con el de parecer más sabio, cuando la verdad es que tengo más dudas que en mi juventud. Una de mis coletillas de sabio de cartón piedra es decir que mientras la izquierda clásica defiende derechos universales y que lleguen a todos y a todas por igual, la izquierda posmoderna defiende identidades, queriendo dividir a la reserva en una especie de puzzle de reservas naturales, donde colectivos en peligro tienen su propio kit de derechos y han de vivir aparte de los demás, pues las identidades ajenas, si pertenecen a colectivos que en algún momento les hicieron daño, les siguen dañando. Sólo por existir, al parecer. Sigue leyendo