El misterio de Florentino

Carlos Hidalgo

Andan estos días los periodistas deportivos revueltos porque se han filtrado unos audios del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, en los que se despacha a gusto sobre sus jugadores, sobre los entrenadores, sobre periodistas y hasta sobre sus predecesores y competidores en el liderato del club.

Independientemente del morbo de lo relatado por Pérez, que tiene mucha miga, está el morbo mayor de saber quién sale ganando con lo publicado. Y unos y otros están lazando acusaciones sin pruebas, atribuyendo la filtración. Desde el omnipresente Villarejo al periodista José Antonio Abellán, al que se acusa incluso de haber querido chantajear al club madridista pidiendo 10 millones de euros por los audios. Sigue leyendo

Llegó el tío Pedro con las rebajas

Carlos Hidalgo

Esperábamos crisis de Gobierno, pero no tan crisis como la que hemos vivido, con una escabechina de ministros y personas de confianza considerable. Y sus correspondientes reajustes, que aún enviarán ondas como cuando tiras una piedra a un estanque.

Por ejemplo: que Pilar Llop se vaya a Justicia, no sólo parece un mal pago a Juan Carlos Campo por los disgustos que se ha llevado con los indultos. También supone la salida de Llop de la presidencia del Senado y su adjudicación automática a Ander Gil. El mismo día en el que Susana Díaz “consiente” en ser senadora. Ahora senadora rasa, ni ministra, ni presidenta. Sigue leyendo

España e Italia

Carlos Hidalgo

Escribo estas líneas antes de que España e Italia se enfrenten en la Eurocopa, por lo que no sé aún el resultado mientras que quienes me leéis ya lo tenéis más que sabido. Hay una cosa que ambas naciones sí que han perdido, que es a Raffaella Carrá. Por mucho que hagamos bromas acerca de su acento y de lo exótico de sus canciones y vestuario, la sensación que yo tengo es la de que se me haya ido un pariente. Raffaella era como esa tía que vive en el extranjero, que viene siempre cargada de regalos, que te escucha tus cosas infantiles, te da la razón cuando dices cosas progres en comidas familiares y te saca a bailar en las bodas, pese a no ser el niño más guay.

Pero también escribo con el enfado de ver cómo Vox ha señalado con nombres, apellidos y dirección del trabajo al presidente de ediciones RBA, por hacerle responsable de las cosas que publica la revista “El Jueves”. Uno puede estar de acuerdo o no con el humor de la revista, te puede gustar o no, pero lo que es indiscutible es el derecho que tienen a publicar lo que les venga en gana. Esa cosa llamada libertad de expresión. Parece que a los aguerridos hombretones de la ultraderecha, tan contrarios, según dicen, a la llamada “cultura de la cancelación”, les da por querer cancelar mediante señalamiento y amenazas a quienes les perturben en sus fantasías imperiales. Vergüenza para ellos y espero que la cosa no quede así. Sigue leyendo

Catedrático de Estudios Indefinidos

Carlos Hidalgo

Si no habéis leído a Terry Pratchett, hacedlo ya. Pratchett es (era, pues ya falleció) un autor británico que usaba las novelas de fantasía para hacer tronchantes parodias del mundo real. Afiladas, despiadadas y a la vez hilarantes. Una de ellas era para el mundo académico, con una universidad para magos llamada la “Universidad Invisible”, donde no se sabe muy bien quién da clases, quién estudia, ni a qué se dedican los fondos, más allá de copiosos banquetes para el claustro. Y, por supuesto, está la dirección de la Universidad, liderada por el Archicanciller, cuyas aficiones son la caza y otras energéticas actividades viriles, el Decano, capaz de sentarse en dos sillas a la vez, el Bibliotecario, que es un simio y, entre otros, mi cargo favorito: el Catedrático de Estudios Indefinidos.

No hay nombre mejor para un alto cargo. Y siempre me viene a la cabeza cuando salen a la luz determinados cargos de nueva creación. Como… el nuevo cargo de Antonio Cantó García del Moral, también conocido como Toni Cantó, ese actor que pasó a ser político en Vecinos Por Torrelodones, luego en UPyD, después en Ciudadanos y, finalmente, en el Partido Popular. Tras el chasco que se llevó el actor en excedencia al no poder estar en las listas del PP de Madrid por no haberse empadronado a tiempo, había que buscarle un acomodo en el Gobierno de Ayuso; pero nada demasiado importante porque se ve que la presidenta madrileña no era fan de “7 Vidas”. Así que tras lo que supongo que fue una surrealista tormenta de ideas, Cantó pasa ser el director de la recién creada “Oficina del Español”. Se supone que para defender el idioma pero me da que en realidad el nombre es más literal y que el español al que se refieren… es él. Y la oficina es suya, para que no se quede en el limbo, ni trate de hacer el penoso camino al oficio propio antes de entrar en política (que es, fuera de bromas, terrible para la mayor parte de los expolíticos). Por su cargo particular de Estudios Indefinidos cobrará 75.000 euros anuales, que son muy superiores a los 18.469 euros del sueldo más habitual en España. Pero que también es una cantidad sensiblemente menor a la que cobraba Santiago Abascal por no hacer nada para Esperanza Aguirre, aunque también mayor que los 50.000 euros que cobró Daniel Lacalle para fracasar en traer empresas de la City a Madrid. Sigue leyendo

Usted lo que es es un…

Carlos Hidalgo

¿Qué pensáis del presidente del Gobierno? ¿Y del líder de la oposición? Imagino que lo primero que os habrá salido es vuestra opinión personal de cómo son las personas que desempeñan ambos cargos. Algo muy humano. Uno tiene que tomar un poco de distancia antes de pararse a pensar en sus políticas, en sus estrategias y en sus mensajes, porque cuesta un poco más que soltar un juicio sobre sus personas a las bravas. Es más fácil pensar que Pablo Iglesias es un imbécil o un santo que camina entre que nosotros, que pararse a hacer balance de su paso por el gobierno. Por eso se habla más de su chalé que de sus políticas.

Es más fácil decir que Pedro Sánchez es un felón o un vanidoso antes que tomarse la molestia de pensar en su gestión de la crisis económica, en sus resultados negociando con Bruselas o en cómo maneja la crisis aun abierta con Marruecos. Sigue leyendo

Si algo no lo explicas bien…

Carlos Hidalgo

A menudo en la comunicación surgen malentendidos. Cuando tú quieres decir una cosa y la gente entiende otra. Normalmente suelen ser cosas leves, que aclaras tras un momento de perplejidad y puede que hasta con unas pocas risas. Otras veces la gente entiende una burrada y tratamos de dar explicaciones y, muchas veces, tratando de adelantar en indignación a tus interlocutores, con expresiones como “¿cómo le entra a nadie en la cabeza que yo…?” o una que odio particularmente, “pido disculpas si alguien se hubiera podido sentir ofendido”. Si nadie se hubiera sentido ofendido, no haría falta pedir disculpas.

Cuando ocurren tales cosas tenemos que pararnos a pensar honradamente varias cosas: en primer lugar, si no habremos dicho efectivamente una burrada. En segundo lugar, si lo que ocurre es que unos pocos nos han entendido mal o nos han tergiversado. Y, en tercer lugar, si no resultará que nos hemos explicado tan mal que la gente, efectivamente, ha entendido lo contrario de lo que queríamos decir. Y si es culpa nuestra, lo mejor es abrazar sin complejos nuestra propia imperfección, reconocer que lo que hemos dicho no es que haya sido mal entendido, sino mal dicho, pedir disculpas sin matices y a otra cosa. Sigue leyendo

Te lo dijeron Susana

Carlos Hidalgo

Pasó lo que tenía que pasar. Susana Díaz fue a las primarias sobreestimando sus fuerzas y perdió. No hablo de 2017, hablo del domingo pasado, cuando la todavía secretaria general de los socialistas andaluces se presentó para renovar su candidatura a la presidencia de la Junta de Andalucía y perdió frente al alcalde de Sevilla, Juan Espadas.

No será porque no se lo hubieran advertido. Después de querer colocar a Pedro Sánchez como líder interino para frenar a Eduardo Madina, después de forzar la dimisión de Sánchez con una maniobra de aparato que partió en dos al PSOE y lo sumió en su crisis más grande desde la democracia, después de hacer una mala campaña para ser la secretaria general y perder humillantemente frente a Sánchez, después de una campaña aún peor para la Junta de Andalucía, donde perdió frente a un anodino Moreno Bonilla, Susana Díaz aún estaba convencida de su infalibilidad y de la de los miembros más obtusos e incompetentes de su equipo. Sigue leyendo

El paro y el orgullo del Gobernador

Carlos Hidalgo

El Banco de España no nos sorprendió ayer con un informe en el que dicen que la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) pudo provocar que se creasen entre 0,6% y 1,1% menos empleos. Este informe es más por orgullo del Gobernador, Pablo Hernández de Cos, que por responder a una inquietud del mercado. Hernández de Cos ya previó, de manera muy ortodoxa en una conferencia, que si subían los salarios se crearía menos empleo. Los datos iniciales le desmintieron y se ve que el Gobernador ha ido acumulando más datos para que la no creación de entre 0,6% y 1,1% puestos de trabajo ayudasen a restañar su orgullo.

Pero el caso es que ojalá el orgullo del Gobernador le hiciera mirar en otras direcciones. En sus informes anuales sobre las horas extra impagadas, el sindicato Comisiones Obreras estimaba que se dejaba de emplear a 156.000 personas por esas horas de trabajo que, ni se pagan, ni cotizan, ni terminan siendo especialmente productivas. Sigue leyendo

Indultos o factura de la luz

Carlos Hidalgo

Me preguntaba estos días una persona próxima al presidente del Gobierno qué me parecen los indultos. Y el caso es que respondí sin dudarlo mucho. Mi respuesta fue una cosa estándar, del estilo de lo que ha dicho Iñaki Gabilondo: que el Gobierno podría hacerlo pero que el independentismo parecía poco dispuesto a dar nada a cambio y seguiría siendo poco de fiar en las votaciones en el Congreso y en su gobierno de la Generalitat.

Luego me quedé pensando un buen rato y llamé a esta persona de nuevo. Con una matización. Y es que en las conversaciones a mi alrededor hoy no se hablaba de los indultos, se hablaba de la confusa reforma de la factura eléctrica y del temor a no poder pagar los recibos. Sigue leyendo

Tocar fondo

Carlos Hidalgo

España parece tener al alcance de la mano la salida de la pandemia. La vacunación avanza a buen ritmo y si no nos pasa como a los estadounidenses, que ahora tienen problemas para convencer a un tercio de la población para que se vacune, es posible que para otoño estemos en cifras de inmunidad de grupo.

Los fondos europeos para la reconstrucción están casi listos para ser usados y la economía está esperando las circunstancias adecuadas para pegar un bote hacia arriba. Todo está listo para que salgamos del hoyo. Sin embargo, nuestros políticos se están preocupando ahora por el posible indulto a los presos del “procés”, por la situación de Ceuta y por un Gobierno catalán que ha nacido ya regañando. Sigue leyendo