La historia olvidada de Afganistán hasta 1996

David Rodríguez

Con el permiso de Mbappé, el tema más candente durante estos días en el debate público es el desastre que está teniendo lugar en Afganistán. La toma del poder por parte de los talibanes supone una amenaza terrible para los derechos de las mujeres y de otros colectivos. Mientras en España seguimos con la triste política de atizar al gobierno desde la oposición, y viceversa, me gustaría plantear una mirada un poco más amplia del conflicto afgano, que se remonta varias décadas atrás en el tiempo.

Este país se independizó de Gran Bretaña en una larga guerra finalizada en 1921. Desde entonces, se instauró un régimen monárquico cuyo máximo exponente fue Mohammed Zahir Shah, que reinó entre 1933 y 1973. Con un talante tímidamente reformador, impulsó por primera vez la escolarización de las mujeres, pero las crecientes divisiones internas y una fuerte crisis económica acabaron con Zahir en el exilio tras un golpe de estado al frente de la cual se situó Sardar Muhammad Daud, que fue a la vez primo y cuñado del rey derrocado. Entonces se proclamó la República de Afganistán, que duró solamente cinco años ante el creciente autoritarismo del nuevo presidente. Sigue leyendo

La falta de credibilidad del sistema judicial español

David Rodríguez

Mucho se ha escrito ya sobre las insuficiencias del sistema judicial español, pero durante estas últimas semanas hemos sufrido dos situaciones realmente esperpénticas que contribuyen a socavar aún más si cabe su escasa credibilidad. Si la división de poderes es uno de los sustentos de una supuesta democracia, en España estamos bastante lejos de que este principio se cumpla de manera adecuada.

La primera de estas decisiones judiciales viene del Tribunal Constitucional, que como ya sabemos no dispone de todos sus miembros, pues hay una vacante no sustituida, y además cuatro de sus magistrados dictan sentencias con el mandato caducado. Todo esto ocurre por el bloqueo del PP a facilitar su renovación. Obsérvese la paradoja de que ya no son el ejecutivo o el legislativo los poderes que impiden el buen funcionamiento del máximo tribunal, sino el principal partido de la oposición. Sigue leyendo

Pobre ciencia: la quinta ola y el chuletón imbatible

David Rodríguez

La evidencia científica debería ser la base sobre la cual realizar determinadas acciones políticas. Suena bien la sentencia pero en estos lares nos hemos especializado en hacer justamente lo contrario y de la manera más sistemática posible. Cuando hace unos dos meses la comunidad científica nos alertaba de una posible nueva ola derivada de la extensión de la variante delta, la reacción de la mayoría de los gobiernos europeos volvió a ser la de siempre, es decir, no hacer el más mínimo caso de la predicción, con el apoyo de los palanganeros de turno que tildaban a los expertos de catastrofistas y de asustaviejas. Pero ya podemos hablar de ‘La quinta ola’. Los amantes de la ciencia ficción sabrán que este es el título de una trilogía del escritor Rick Yancey que trata sobre una invasión alienígena sustentada en una sucesión de olas catastróficas que deberían acabar con el género humano. Para el que pensara que el autor se había excedido en el número de plagas, se encuentra de nuevo con aquello de que la realidad supera la ficción.

España tiene el mérito de que no se pierde ni una sola ola, y eso que las niega todas poco antes de que se produzcan. La variante delta, altamente contagiosa, recomendaba tener prudencia con la nueva desescalada tras el fin del estado de alarma, pero se ha conseguido realizar la repetición de la jugada del año pasado y, en nombre de la salvación del turismo patrio, ya estamos en la lista negra de diversos países. No aprendemos y no queremos darnos cuenta de que la extensión del virus aumenta la probabilidad de la aparición de nuevas variantes que podrían, en el peor de los casos, resistir a las vacunas actuales, pese al éxito de la campaña de inmunización emprendida. Sigue leyendo

¿Vacunar a nuestros adolescentes o donar dosis?

David Rodríguez

Recientemente, el presidente del gobierno Pedro Sánchez acaba de anunciar a bombo y platillo la vacunación de nuestros adolescentes antes del inicio del curso escolar. Es interesante recordar que hace exactamente un año nuestras autoridades sugerían que el alumnado no era foco de contagio, motivo que llevó a ahorrar millones de euros en inversiones para adaptar debidamente las escuelas ante la pandemia. Bueno es que se reconozca el error de apreciación cometido y se plantee ahora la inmunización de parte del alumnado, pero en este caso surge un nuevo debate que consiste en dilucidar si es prioritaria la vacunación de los menores en los países ricos o por contra se debe anteponer la llegada de dosis a naciones que de momento no las están recibiendo.

Los expertos vuelven a tenerlo bastante claro, y como viene siendo tradición en estos tiempos, plantean lo contrario que nuestros gobernantes. El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha declarado:  «Entiendo que algunos quieran vacunar a sus niños y adolescentes, pero ahora mismo los insto a que lo reconsideren y donen vacunas a COVAX, ya que en los países de ingresos bajos el suministro de vacunas no ha sido suficiente ni siquiera para inmunizar a los profesionales sanitarios». Evidentemente, su recomendación no ha sido escuchada. Sigue leyendo

Catalunya y el peligro del desgobierno

David Rodríguez

Finalmente, Pere Aragonès ha sido investido President de la Generalitat Catalunya gracias al apoyo de Junts y de las CUP. Tenemos por lo tanto un gobierno íntegramente independentista, pero con visiones de país totalmente diferentes, cuando no contradictorias. Si alguien pensaba, por ejemplo, que Junts per Catalunya había virado hacia la izquierda, el desmentido ha sido rápido cuando han propuesto a Jaume Giró como Conseller d’Economia. Será digno de ver cómo se implementa una política económica y unos presupuestos con un banquero a la cabeza y los votos imprescindibles de una formación anticapitalista como las CUP.

Si alguien ha mirado el programa social del nuevo gobierno, podrá ver como se propone un notable aumento de la inversión en partidas tan importantes como la salud, la investigación o la educación. Pero cuando buscamos las fuentes de los ingresos, no existe ni una sola mención a los tributos de competencia autonómica, dejándolo todo en una emisión de bonos no cuantificada (y autorizada excepcionalmente por el gobierno de España) y en los fondos que han de llegar de la UE (que previamente han de pasar por Madrid y con unas condiciones que probablemente no sean muy compatibles con el desarrollo del gasto social). Por consiguiente, cambian mucho las cosas o el desgobierno en el eje social puede ser considerable. Sigue leyendo

Los intereses económicos tras las vacunas

David Rodríguez

Estos días estamos viviendo una situación surrealista en toda Europa sobre el tema de la seguridad en la inoculación de las dosis de ciertas vacunas. Algunos dirigentes políticos y ciertos medios de comunicación han puesto en su punto de mira a AstraZeneca alegando que puede ocasionar trombos en determinados pacientes y consiguiendo la paralización en la pauta de vacunación con este compuesto, aunque con informes contradictorios por parte de autoridades sanitarias y científicas. Pero antes de profundizar en el asunto de las vacunas contra la Covid me gustaría repasar algunos detalles de la historia más reciente de las grandes empresas farmacéuticas mundiales sobre la materia de las patentes en algunos medicamentos, para tener así una visión más clara de cuáles son los precedentes en los que nos movemos.

Uno de los caballos de batalla más importantes durante las últimas décadas ha sido el tratamiento contra el SIDA. En el año 2000, la combinación de antirretrovirales estaba suponiendo un coste de 10.000 dólares por paciente y año. Dos años más tarde, gracias a los genéricos, el coste descendió a 130 dólares1. Pero Novartis, el gigante farmacéutico suizo, junto con otras 38 compañías, demandó al gobierno de Sudáfrica para impedir que importase esos tratamientos más baratos. Finalmente, la presión de la sociedad civil obligó a retirar el recurso pero el problema ha persistido en el tiempo. En el año 2010, de los 14,2 millones de personas que precisaban tratamiento, sólo lo recibían 6,6 millones. Según la ONG ‘Unitaid’, 1,8 millones murieron de SIDA ese año, entre ellos 250.000 menores2. Sigue leyendo

Evolución de las economías y estrategias contra la pandemia

David Rodríguez

Mucho se está debatiendo sobre el efecto del coronavirus sobre la economía de las naciones, pero algo menos se discute acerca de cómo afecta la estrategia anti-covid adoptada por los distintos países sobre el crecimiento de los mismos. Todavía es pronto para llegar a conclusiones definitivas, pero tenemos algunos datos que nos proporcionan algunas pistas de gran relevancia.

En enero de 2021 el FMI publicó una actualización de las perspectivas de la economía mundial, a partir de datos estimados para 2020 y proyecciones para 2021. En la tabla adjunta se incluyen algunos de los datos más significativos, teniendo en cuenta que no se proporcionan estadísticas de todos los países del mundo. Sigue leyendo

Pandemia y concentración de la riqueza

David Rodriguez

Ya disponemos de los datos sobre la evolución de las grandes fortunas mundiales durante el año 2020. Tal como suele suceder en época de crisis, no debería extrañarnos demasiado que la riqueza de las 20 personas que encabezan el ránking haya aumentado un 24% respecto al 2019, sumando un patrimonio conjunto de 1.44 billones de euros. A quiénes se les escape del entendimiento una cifra semejante, diré nada más que el PIB español de 2020 se ha quedado en 1.12 millones de euros. En el primer puesto de los grandes multimillonarios se encuentra Jeff Bezos, el dueño de Amazon, empresa que no se distingue precisamente por su amabilidad con los trabajadores, pero que se ha enriquecido a lo grande durante la pandemia. El patrimonio de este señor alcanza la cifra récord de 157.6 millones de euros.

En España, continúa a la cabeza Amancio Ortega, que sin embargo ve mermado su patrimonio, debido a que Inditex sí se ha visto perjudicada por la acumulación de confinamientos en todo el mundo. Así, su fortuna personal desciende un 10% y se ha de conformar con 55.500 millones de dólares, cuantía que equivale al 5% del PIB de toda España. Cuando veo la loable campaña de Atresmedia para aumentar la inversión en ciencia del 1.24% al 2% del PIB, no puedo evitar pensar que este incremento equivale a menos de la sexta parte del patrimonio de la persona más acaudalada del Reino. Sigue leyendo

¿Por qué no nos confinan?

David Rodríguez

Tal como preveían la mayoría de los expertos, durante el mes de enero la pandemia ha causado estragos en toda España. La operación ‘salvemos las Navidades’ ha acabado casi con 10.000 víctimas mortales, muchas de ellas evitables, y una tasa de incidencia acumulada a 14 días que ha llegado a más de 900 casos por 100.000 habitantes, cuando el riesgo extremo se establece a partir de 250. Mientras otros países europeos han aplicado (y aplican) confinamientos domiciliarios y cierre de fronteras, España se ha quedado mirando hacia otro lado, normalizando cifras de hasta 700 muertes diarias. Mientras la estrategia de erradicación en gran parte de Asia y Oceanía ha demostrado que salva vidas y mejora la economía a largo plazo, el gobierno español ha actuado con una negligencia que meses atrás me hubiera parecido imposible. Mientras gran parte de la comunidad médica y científica imploran medidas más drásticas, el gobierno central y la práctica totalidad de los autonómicos se encuentran sumidos en una realidad paralela. Todo ello lleva a preguntarnos cuáles son las razones últimas de que en España no se aplique el confinamiento estricto que consiguió reducir significativamente las cifras de la pandemia durante la primera ola. Me gustaría explorar aquí algunas de las razones que pueden explicar este sinsentido. Sigue leyendo

Los retos de 2021

David Rodríguez

Por primera vez en mucho tiempo, no voy a escribir un artículo monográfico sobre la pandemia. Por desgracia, el motivo no es que hayamos vencido al virus, que sigue bien enraizado en nuestras sociedades. La razón es doble: por un lado, en el mundo político y económico tenemos novedades y propuestas que vale la pena comentar; por el otro, mi anterior artículo, bajo el título ‘desescalando hacia la tercera ola’, ya incluye las predicciones de la mayoría de los expertos sobre lo que iba a pasar (y está ya pasando) como consecuencia del levantamiento de restricciones para salvar las felices fiestas navideñas. El 2021 bien podría llamarse ‘segundo año de la covid’, pero ya digo que voy a dejar de momento el asunto aquí.

El día 14 de febrero tenemos previstas las elecciones al Parlament de Catalunya, y digo previstas porque dudo mucho que puedan llegar a celebrarse antes de la primavera, aunque los partidos han engrasado sus maquinarias como si la tercera ola no existiera. La principal novedad de la última semana es la presentación de Salvador Illa como candidato del PSC, aprovechando su tirón mediático como ministro de Sanidad. Ya he dicho en más de una ocasión que su gestión durante la primera ola fue más que aceptable, empeorando notablemente después del 21 de junio, aunque aquí siempre se puede recurrir a culpabilizar de su inacción a las Comunidades Autónomas. Su principal rival, según las encuestas, será Pere Aragonés, cuya gestión de la pandemia está resultando más que lamentable, pero en ningún caso criticada por Illa, aunque en campaña electoral ya sabemos que puede pasar de todo. ERC es la eterna favorita para hacerse con la presidencia de la Generalitat, pero también la recurrente perdedora en el sprint final, en el que nunca puede descartarse la enésima operación de maquillaje del mundo de Junts per Catalunya. Sigue leyendo