Imagina una futura República Catalana

Oscar L. González-Castán

Imagina que existe la República Catalana como país independiente. Dado que será un país democrático tendrá separación de poderes: el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial. Como en esa República habrá sectores sociales y políticos plurales y críticos, para muchos de ellos esta “separación” habrá que ponerla en ocasiones entre comillas. Nadie es perfecto. Dicha República contará con su Parlamento, su Senado, su Tribunal Constitucional, su Tribunal Supremo, su Tribunal de Cuentas, su Hacienda Pública, su Comisión Nacional del Mercado de Valores, su prensa libre, también con sus correspondientes comillas, su defensoría del pueblo, y así con muchas otras instituciones en cuyo necesario y complejo entramado consiste en gran parte la democracia de un país, también de la República Catalana. La elección de los cargos que ocuparán estas instituciones será también criticada y puesta en cuestión por unos y otros en esta sociedad plural. Habrá lucha de poder entre los distintos partidos por copar los altos cargos en estas instituciones decisivas. Esta lucha tendrá lugar dentro de los procedimientos establecidos que, como en todas partes, serán interpretados flexiblemente dentro de ciertos límites. Sigue leyendo