Los carca-cacerolos de Núñez de Balboa

LBNL

Vaya por delante mi total acuerdo con Jordi García-Soler: que todo aquel que quiera protestar contra quien quiera lo haga pero dentro de la legalidad. Las caceroladas espoleadas por la derecha no parecen hacerlo dadas las restricciones imperantes al derecho de reunión y manifestación. ¿Tanto cuesta darle a la cacerola exhibiendo la bandera de todos como si fuera suya desde el balcón? El efecto podría ser incluso mayor porque podría ser que se sumara más gente descontenta pero respetuosa de la legalidad o temerosa de contagiarse. Pero no les sirve porque la cosa va de rebelión. La motivación principal no es enmendar la plana al Gobierno por su mejorable gestión de la pandemia porque los carca-cacerolos protestan al tiempo contra la tardanza en tomar medidas severas para evitar el contagio como contra la tardanza en levantarlas. Y contra la falta de eficacia para procurar a los sanitarios, y a la población en general, de material protectivo y tests, dejando de lado la responsabilidad, al menos compartida, de las Comunidades Autónomas, que tienen transferida la competencia de Sanidad, incluída la Comunidad Autónoma de Madrid presidida por la ínclita Díaz-Ayuso, que tiene la desvergüenza de jalear las protestas como si ella no tuviera nada que ver con la masacre que ha sufrido Madrid, especialmente las residencias de ancianos privadas, cuya supervisión era y es responsabilidad exclusiva suya. Estamos todos muy quemados – por el confinamiento, por la crisis económica que ya empezamos a padecer, por la confusión general imperante sobre la enfermedad… – pero los líderes democráticos tienen el deber de liderar responsablemente. Vox es lo que es y está en la oposición así que no es cuestión de pedirle peras al olmo. Pero Díaz-Ayuso, Casado y Cayetana tienen la obligación de comportarse como Almeida o Feijoó, dignos representantes del Estado y la legalidad democrática. Y no como Torra. O peor porque la Generalitat ha aceptado que el núcleo urbano de Barcelona permanezca en la fase cero hasta que los datos permitan que pase a la siguiente. Sigue leyendo

¡Alerta máxima contra la relajación!

LBNL

Que hoy empiece el proceso de desescalada es obviamente una muy buena noticia, tanto por lo que refleja de remisión de la pandemia en términos de muertos, ingresados e infectados, como por los millones de españoles que sufrirán menos restricciones y también, obviamente, para la economía, que necesita volver a la normalidad cuanto antes, en beneficio de todos. Ahora bien, que la desescalada funcione y cada vez más provincias puedan sumarse y podamos ir todos superando fases, depende principalmente del comportamiento cívico de todos y cada uno de nosotros. Porque seguimos sin tener vacuna y sin conocer a ciencia cierta apenas nada de la enfermedad. Así que lo mejor y la única garantía real de no acabar intubado o muerto, es evitar ser contagiado. No es solo lo mejor para cada uno de nosotros sino también lo mejor para el conjunto de la sociedad, porque si llegara a reactivarse la ratio de contagio sería inevitable volver atrás. Hay motivos para la esperanza pero también para la preocupación. Si nos relajamos, será un desastre. Sigue leyendo

¿West Wing o House of Cards?

LBNL

Permitanme separar, desde el principio, dos vertientes de la misma cuestión: la gestión “técnica” de la pandemia y su gestión política. En cuanto a la primera, son muchos los que piensan, y están en su perfecto derecho de pensarlo, que el Gobierno ha gestionado fatal la pandemia: imprevisión inicial, medidas exageradas después, pésima comunicación pública… Y aducen las más de 25 mil víctimas frente a cifras muy inferiores en la mayoría de países del mundo, como prueba irrefutable. Yo discrepo. Creo que el Gobierno podía y debía haber reaccionado antes pero que reaccionó con valentía cuando apenas nadie se lo reclamaba. Que la imposición de uno de los regímenes más duros de confinamiento es absolutamente proporcionada a la mayor magnitud de la pandemia en España frente a otros lares. Y que la comunicación podía haber sido más clara pero no cabe queja por la falta de transparencia: al contrario, yo me quejo de demasiadas ruedas de prensa. Pero este artículo va de la otra gestión: la política. Y ahí creo que Gobierno y oposición pecan, gravemente, de lo mismo. A mí me encantaría poder argumentar que la oposición es desleal, rechaza los ofrecimientos de diálogo y no colabora porque está instalada en el cuanto peor mejor para nosotros. Y lo hago porque lo percibo así. Pero también entiendo a quiénes se quejan de que el Gobierno ha ninguneado a la oposición. No me refiero a los Presidentes Autonómicos, que no son oposición aunque sean del PP. Me refiero a los líderes de PP y Ciudadanos. No puedo con ellos y no me fío tampoco un pelo. Pero el Gobierno tiene la responsabilidad de hacerles partícipes de sus decisiones en una situación tan grave como la que atravesamos. Y una de dos, o lo hace a la chita callando y la oposición miente como bellaca, o no lo ha hecho, en cuyo caso Moncloa también peca de jugar con fuego. Que Ciudadanos decidiera anoche apoyar la prórroga del estado de alarma después de que el Presidente llamara a Arrimadas (¡tras 18 días sin hablar!) y se comprometiera a informarla regularmente de la evolución, apunta a la segunda opción. Sigue leyendo

Desde fuera no entienden cómo somos tan mastuerzos

LBNL

Por ser uno de los países más visitados del mundo – siempre entre los tres primeros desde hace años – España se ha visto más afectada y antes que otros por la pandemia y sufrirá más que otros el impacto masivo sobre el turismo. Pero por serlo, nos conocen en el mundo mucho más que a otros países. Y generalmente nos admiran. Los muchos cientos de miles de extranjeros que deciden jubilarse en España no lo hacen solo por nuestro benevolente clima. Cuenta, y mucho, nuestro carácter vital, nuestra espontaneidad, nuestra gastronomía, nuestra manera de disfrutar de la vida en suma. Y también nuestras infraestructuras, nuestra sanidad, la seguridad que impera en las calles pese al bullicio y la ausencia de policía… En fin, siempre estamos quejándonos de lo mal que va todo pero los que nos visitan se van generalmente con una imagen muy positiva. Lo cual no invalida nuestras quejas. Simplemente las contextualiza porque en todas partes cuecen habas. Y en no pocos sitios, no ya del mundo sino también de Europa, cuecen muchas más que en España. Por eso mismo, nuestros visitantes no entienden en absoluto el clima guerra-civilista que impera en nuestra política. En sus países sus representantes democráticos confrontan sus postulados también a cara de perro pero luego asumen las consecuencias de la votación y conforman gobiernos de coalición, incluso con adversarios ideológicamente acérrimos . No les resulta fácil pero es factible. Así que no entienden cómo nosotros, tan abiertos, tan simpáticos y tan amantes del buen vivir, somos tan garrulos en este menester. Yo tengo varias explicaciones “políticas” – las guerras civiles, el caudillismo heredado del franquismo, la ausencia de cultura democrática tras cuarenta años de dictadura – pero creo que hay una más sencilla. Sigue leyendo

Depre confusa

LBNL

Supongo que es normal sentirse aturdido pero es un gran fastidio. Comparado con los 900 muertos de hace muy poco, los casi menos de 300 de estos días son una gran noticia pero siguen siendo muchísimos. Comparado con uno de los regímenes de confinamiento más severos del mundo, el anuncio de que vamos a empezar a desescalar es una gran noticia. Pero no hay ninguna garantía de que no vayamos a tener que dar marcha atrás. Las noticias desde Bruselas son muy positivas – ayudas multimillonarias para financiar el seguro de desempleo, la liquidez de las empresas, al turismo… – pero solo van a paliar parcialmente la magnitud del desastre económico que la pandemia ha ocasionado. Y va y se muere el bueno de Michael Robinson, que para muchos era casi como de la familia. Ya podía haber escogido otro momento el pobre para evitar darnos la puntilla cuando apenas estamos superando la muerte de Calleja. Saldremos de esta, seguro, pero magullados seriamente. Es evidente. Aunque quizás no tanto, quién lo sabe… Este es uno de los aspectos más complejos de la situación: nadie tiene ni pajolera idea de cómo será el futuro, ni siquiera a corto plazo. Lo cual, al menos para mí, es una fuente importante de ansiedad. Prefiero tener al menos una idea fiable de a lo que me voy a tener que enfrentar. Y leo, veo, hablo y chateo sin cesar y me recojo todavía más confuso que antes. Sigue leyendo

Por fin domingo de niños

Senyor_g

Pues antes de ayer, domingo, fue el día de en el que pudieron salir una hora a pasear los niños como el mío. Mulligan dirá que no, pero en casa tenemos claro que la entrevista al Senyoret_U aquí en Debate Callejero fue la espita que movió la bola que dio a la rueda que lanzó al gobierno a buscar alguna mejora en la situación de los niños en este confinamiento agravado para ellos, que ni siquiera podían hacer algún pequeño recado, o acompañarnos para comprar el pan o tirar la basura. Por medio, una semana con dudas en la decisión final y la propuesta llevada a cabo. Primero el gobierno y el presidente con una primera aproximación ilusionante, luego la portavoz Montero parece que aportando tu reinterpretación para finalmente un acuerdo de una hora de paseo de un máximo de 3 niños con un adulto en un radio de un kilómetro. Ya dije que a mí lo que proponía Montero de salir a hacer recados ya me daba aire, la verdad, pero mucho mejor la propuesta final. Sigue leyendo

Sant Jordi en confinamiento: nos quedó leer y escribir

Juanjo Cáceres

Ayer fue un 23 de abril atípico. Las calles no se llenaron de paradas de libros, de gente diversa que te ofrecía rosas en cada esquina. Y lo afirmo con pesar, así como con la esperanza de que el próximo 23 de abril, el de 2021, se celebre con total normalidad. Dentro de esa anormalidad, pudimos hacer cosas atípicas (intentar obtener algún libro a través de comercio electrónico, disfrutar de Sant Jordi a través de las redes sociales, asistir a la lectura en video de toda clase de obras…) o típicamente individuales, como leer y escribir. Escribir sin ánimo de trascendencia, ya que la solemnidad de la realidad y su tamiz trágico, nos aflige. Sigue leyendo

Pinchan en hueso

LBNL

Ni que decir tiene que el Gobierno podía haber reaccionado antes y mejor a la epidemia. Lo de haber reaccionado antes es discutible porque la OMS no fue suficientemente clara hasta demasiado tarde pero por lo menos debía haber advertido a la población de los posibles riesgos – antes que minimizarlos – y acelerado los preparativos, tanto directamente como instando a las Comunidades Autónomas a proveerse de suficiente material médico. Y lo haber reaccionado mejor es relativo teniendo en cuenta que la perfección no existe y la magnitud sin precedentes de la pandemia que ha provocado fallos de gestión por el mundo entero pero convendremos al menos en que la gestión ha quedado oscurecida por múltiples fallos de comunicación, incluida la ausencia de cualquier auto crítica. En todo caso, criticar la gestión del Gobienro no es solo legítimo sino conveniente aunque por supuesto, cuanto más constructiva sea la crítica, mejor, tanto por lealtad como por eficacia. Pero no es esa la motivación de la campaña de desinformación organizada alentada que estamos padeciendo. Los que se hacen eco de la escandalera diaria lo hacen indignados por las altas cifras de fallecidos, la falta de resultados, el miedo a la enfermedad, por los daños económicos y por el hartazgo ante uno de los regímenes de confinamiento más duros en términos internacionales relativos. Pero los que la promueven y alientan tienen un objetivo muy claro: romper la coalición de gobierno. Lo cual convierte el esfuerzo en estéril a la par que anti-democrático: porque no lo van a conseguir. Sigue leyendo

¿Acelerar el contagio para conseguir inmunidad colectiva?

LBNL

El dramático impacto económico-social del confinamiento generalizado provoca que surjan voces denunciando que es peor el remedio que la enfermedad, nunca mejor dicho. La tesis es sencilla: el confinamiento acabará por matarnos a todos de hambre mientras que, teniendo en cuenta la baja letalidad del virus, sería mucho mejor dejar que la mayoría se contagiara y seguir adelante con nuestras vidas. La tesis no es nueva y es probable que gane adeptos en las próximas semanas. Pero es errónea porque parte de varias premisas que no son ciertas. Me explico. Sigue leyendo

¿Ser tolerante y español es imposible?

LBNL

Lo de ser latino está muy bien y lo de tener opinión y ganas de defenderla, también. Lo que ya no está tan bien es lo de no ser capaz de separar a la persona de su opinión discrepante. Y en eso, los españoles, somos lamentablemente campeones. En estos días, unos piensan que el Gobierno lo ha hecho razonablemente bien teniendo en cuenta las circunstancias y otros que debía haberlo hecho mucho mejor pese a las circunstancias. Siendo géminis y habiendo estudiado derecho no me resulta imposible defender cualquiera de los dos puntos de vista con mayor o menor acierto. El vaso se puede ver medio vacío o medio lleno pero los españolitos tendemos a verlo muy lleno o prácticamente vacío. Y, sobre todo, a irritarnos con quien lo ve al contrario. En esto y posiblemente solo en esto, los de izquierdas y los de derechas somos casi iguales. Es posible que alguno, ante la afrenta que le suponga la comparación, deje inmediatamente de leer sin caer en que estaría confirmando la tesis. Como soy de izquierdas mejor será empezar analizando los pecados propios… Sigue leyendo