Tecnocracia o muerte

Julio Embid

FreeTech fue la primera colonia marciana en proclamar su independencia. De esto hace más de veintitrés años marcianos, que podemos convertirlos en 55 años estándar terrestres. Los nietos biológicos de los padres de la independencia son aquellos que hoy gobiernan la Tecnocracia de FreeTech, el gobierno de los científicos. El ejecutivo de FreeTech se conoce como el Pentavirato, ya que lo conforman los cinco Catedráticos que dirigen los cinco departamentos de la Tecnocracia: Observación, Planteamiento, Formulación, Experimentación y Análisis.

El método de elección de los Catedráticos es sencillo, cuando un Catedrático muere o renuncia, su plaza entra en una competición intelectual entre todos aquellos ciudadanos de FreeTech que quieran participar para demostrar quien de ellos es el más inteligente. Aquel que gana es elegido Catedrático. Cada cinco años marcianos los catedráticos cambian de departamento porque para que la ciencia se desarrolle, es importante no ejercer siempre la misma labor. Estos traslados se realizan por sorteo puro y por tanto los Catedráticos tienen un 20% de posibilidades de seguir en el mismo puesto. Para evitar la corrupción y el anquilosamiento, un Catedrático puede ser revocado de su puesto por sus cuatro pares y en ese caso vuelve a realizarse otra vez una competición donde el Catedrático cesado puede volver a presentarse. Sigue leyendo

Niños caprichosos

Carlos Hidalgo

Mientras escribo estas líneas aún se comenta la inauguración del llamado “Hospital de Pandemias”, un hospital inaugurado en tiempo récord, que ha costado el doble de lo prometido y no tiene sanitarios, quirófanos y parece que tampoco paredes. Pablo Casado, que tiene la costumbre de pasearse por la Comunidad de Madrid inaugurando cosas y pasando revista, como si fuera una especie de autoproclamado presidente suplente, ha preguntado con toda su inocencia lo de los quirófanos, para recibir la tímida respuesta del director de Salud de la Comunidad: “Bueno… tenemos salas donde se hacen curas”.

Nada de esto parecen ser críticas válidas para los simpatizantes de Ayuso y su gobierno en las redes, que obvian la falta de personal, que no se van a contratar médicos y que se van a hacer traslados forzosos de personal de otros hospitales y señalan, indignados, que la oposición de la Comunidad de Madrid hace de “correa de transmisión de los sindicatos”. Como si eso fuera malo de por sí. Sigue leyendo

Desescalando hacia la tercera ola

David Rodriguez

En septiembre del presente año, publicaba un artículo bajo el título ‘tropezando siempre con la misma piedra’. Evitaba explícitamente referirme a las ‘dos’ veces que nos indica la sabiduría popular, porque temía que íbamos a superar esta cifra y, efectivamente, nos disponemos a lograrlo. La reacción ante la primera ola fue tardía, la desescalada del 21 de junio para ‘salvar el verano’ fue prematura, las medidas para contener la segunda ola también han sido insuficientes, y en este momento iniciamos la operación ‘salvar las fiestas navideñas’, como preludio inevitable a la tercera ola que probablemente nos espera a partir de enero.

Hablaré fundamentalmente de Catalunya, pero creo que muchas de las reflexiones que voy a expresar son extensibles a la mayor parte de España e incluso a bastantes países occidentales. Cuando en octubre se estudiaba cómo detener la segunda ola, expertos como Álex Arenas u Oriol Mitjà ponían sobre la mesa tres propuestas básicas: aumentar el teletrabajo del 8% actual al 30% alcanzado durante la primera ola, realizar educación online desde la secundaria y extender los tests de antígenos. Las dos primeras medidas pretendían reducir la movilidad en un millón y medio de personas y se sustentaban en la evidencia científica de contagio a través de aerosoles. La tercera de ellas pretende identificar a buena parte de la población positiva, como han realizado países como Eslovaquia. Sigue leyendo

Los “GAFA” en alerta máxima

LBNL

Para quien no lo sepa, “los GAFA” son Google, Apple, Facebook y Amazon, es decir, las principales plataformas online. Y están en alerta, como revelaba la entrevista con el presidente de Google Europa ayer en El País, porque durante el próximo mes de diciembre la Comisión Europea tiene previsto adoptar tres iniciativas importantes relacionadas con “lo digital”. La más importante será, sin duda, la nueva ley europea de servicios digitales (9 de diciembre), seguida por la Comunicación sobre ciberseguridad (15 de diciembre). Pero el Plan de acción para proteger la democracia europea de las interferencias y la manipulación (este miércoles 2 de diciembre) también impondrá obligaciones a las plataformas que irán más allá del Código de conducta acordado voluntariamente con algunas de ellas (Google, Twitter y Mozilla desde 2018, Microsoft desde 2019, TikTok desde 2020 y, como se dice en la entrevista supra, Google aplica parte de sus recomendaciones). Como sabrán, la Comisión Europea solo propone, siendo luego los Estados Miembros (a través del Consejo) y el Parlamento Europeo los que disponen. Es decir, que llevará algo de tiempo antes de que las propuestas que hará la Comisión Europea en las próximas semanas se tornen en ley directamente aplicable en todo el territorio europeo. Pero la maquinaria europea es prácticamente imparable una vez que se pone en marcha, de ahí que “los GAFA” lleven tiempo haciendo lobbying “a saco” para mitigar el impacto sobre su modelo actual de negocio. ¿Quién les puede culpar? Es legítimo que los que gozan de impunidad prácticamente total pretendan mantenerla. Pero todavía más legítimo que nuestros representantes democráticos hagan lo necesario para que las grandes plataformas online empiecen a comportarse como el resto de operadores económicos. Este diciembre marcará un antes y un después. Sigue leyendo

Gracias Diego

LNBL

Diego Armando Maradona tenía muy claro lo bueno que había sido dentro de la cancha y también sabía lo mucho que se había perdido por caer en la cocaína (lo expresa claramente en el tercer video).

Ha habido otros, muchos otros muy buenos pero Maradó tenía algo especial. Era el Mohamed Ali del fútbol, el Gardel de la cancha, el Lady Di de la pelota. Y marcó el gol del siglo (quinto y sexto videos) para ganar limpiamente después de marcar el de la mano de Dios (séptimo video).

Millones alrededor del mundo – por supuesto en Argentina, Nápoles y España, donde jugó pero también en los arrabales de Mali, India o Malasia – hemos sentido su muerte con gran tristeza, como también seguimos su triste devenir durante los últimos lustros en los que, eso si, siempre le hizo frente al poder establecido pese a lo mucho más fácil que le habría resultado acomodarse. Sigue leyendo

Culebrones presupuestarios

Carlos Hidalgo

Este año he hecho el esfuerzo consciente de no escarbar en busca de las medidas más reseñables de los futuros Presupuestos Generales del Estado y ver qué me llegaba a través de los medios y de las redes.

Y no me ha llegado nada. Como audiencia debo ser bastante malo.

Lo que me ha llegado es el constante runrún de si el PSOE se echa en brazos de Bildu o no. Y si Ciudadanos consigue dar relevancia a sus diez diputados o no. En mitad de la crisis provocada por la pandemia, gobernados aún por los presupuestos de Montoro, lo único que me llega es ruido y el culebrón de a quién quiere más cada líder político. Sigue leyendo

Octavi Pellissa

Senyor G

Estaba dando vueltas a qué escribir en esta entrega y estaba decantándome por volver a las elecciones de Estados Unidos, para criticarlos y decir algo así como que les vuelve el Karma, y si no volver a los asuntos de los últimos tiempos: proceso, pandemia…, pero creo que todos necesitamos un descanso, y se lo voy a dar.

De tanto en tanto pienso en hablarles de Octavi Pellissa, militante del PSUC y de otras tantas causas. Es un personaje sobre el que no hay mucho escrito, de hecho hoy les recupero un artículo que escribí sobre un acto de presentación (20/11/2008) de sus diarios “Apunts sobre la Clandestinitat. Diari 1975-1992” cuando en internet (y fuera) no se encontraban muchas cosas, salvo los artículos y las entrevistas a Josep Torrell. Sigue leyendo

Seria fractura interna

LBNL

No me refiero tanto a las recientes disfuncionalidades de la coalición de gobierno – una enmienda unilateral presupuestaria por aquí, un tuit criticando a la vice-presidenta primera por allá – dado que todo indica que su “solución” se postergará a la aprobación de los presupuestos y, una vez aprobados, pues ya veremos porque lo mismo Podemos entra en vereda que “es invitado” a salir del gobierno, que ahí fuera hace mucho frío. El título se refiere más bien al veto sobre el acuerdo presupuestario plurianual de la Unión Europea por parte de Hungría y Polonia, apoyados por el trumpista Presidente de Eslovenia, que también se distinguió por apoyar las acusaciones de fraude electoral de Trump. Cabe recordar que aquellos, los presupuestos nacionales, están basados en los 70 mil millones de euros en subvenciones que en julio “le tocaron” a España en el gran pacto plurianual presupuestario europeo, además de otros 70 mil millones en préstamos “blandos”.

Hungría y Polonia no tienen ningún problema con el pacto presupuestario en sí, ahora incrementado levemente por el Parlamento Europeo – pero si con que sus disfuncionalidades democráticas internas – a juicio de las instituciones de la Unión y la inmensa mayoría de los 25 Estados Miembros restantes – puedan servir para suspender parte de los fondos que deberían recibir. En realidad el criterio de calidad democrática se aplicará a todos y hay otros Estados Miembros con peligro de verse afectados – Rumanía y Bulgaria, por ejemplo, o también Malta, por citar los tres ejemplos más probables – pero no tanto por las decisiones de sus gobiernos en contra de la independencia judicial, la libertad de expresión o las libertades civiles sino por su ineficacia o falta de voluntad para combatir la corrupción o el crimen organizado. Solo Hungría y Polonia se erigen en paladines de la denominada “democracia iliberal” que, para entendernos, es algo así como una democracia con un gobierno fuerte, ley a medida, prensa oficialista y, desde luego, orden sin “mariconadas” como ONGs o reivindicaciones feministas y mucho menos de libertad sexual. Sigue leyendo

La vida en el filo

Alfonso Salmerón

He estado viendo estos días el documental “La vida en el filo”. Dirigido por Charlie Arnaiz y Alberto Ortega y bajo la producción de Dadá films & entertainment, narra la historia del cantante y polifacético artista José Ramón Martínez, Ramoncín. Creo que merece la pena. El repaso de la carrera del cantante es también un repaso a nuestra historia más reciente desde finales de los 70 hasta nuestros días. A mí me ha removido cosas. Canciones y recuerdos de una época, finales de los ochenta en plena efervescencia vital. Me ha llevado a mi barrio, La Florida, en L’Hospitalet, donde los chavales escuchábamos a Ramoncín, Rosendo o a Los Burning porque Legazpi, Carabanchel o Vallecas siempre nos quedaban mucho más cerca que la Diagonal de Barcelona, aunque ésta estuviera a tan sólo dos kilómetros de casa.

Ramoncín hablaba de nosotros cuando nadie lo hacía. Chavales de barrio a los que “nadie les iba a regalar nunca nada”. Es así. El rock que se hacía por entonces mayoritariamente en Madrid, era nuestra cultura. La chupa y la litrona (aquí le llamábamos xibeca tomando el nombre de la marca) los discos que mirábamos una y otra vez todas las semanas en la tienda Discomanía del barrio pero que sólo podíamos comprar muy de vez en cuando si nos llegaban los ahorros o con motivo de algún cumpleaños. Recuerdos de aquellos vinilos que escuchábamos en mi pequeña habitación de un piso de cincuenta metros cuadrados donde vivíamos seis personas, con las paredes forradas de pósters: Led Zeppelin, Iron Maiden, Barón Rojo, Leño, El Último de la Fila… Tocar la portada, la liturgia de abrirlo, ponerlo en el tocadiscos y sentarte a escuchar mientras leías las letras de las canciones sin enterarte de nada. También crecimos con la revista Popular1 y escuchábamos el programa Tarda Tardà en Catalunya Radio, del tristemente desaparecido Jordi Tardà, gran amigo de Ramoncín, además de uno de los privilegiados a los que los Jagger, Richards y compañía le descolgaban el teléfono para hablar de su última gira. Todo eso era nuestra cultura, nos dio un sentido de pertenencia, una identidad, “es tu cultura, es tu identidad” que cantara unos años antes el gigante Miguel Ríos en su Rocanrol bumerang. Sigue leyendo