Juzgar apresuradamente en una Cataluña enfrentada.

Senyor_G

Hay mucha gente en las redes sociales haciendo notar lo cívicos que somos por quedarnos en casa, nos vanagloriamos de hacer lo que debemos y de dar las palmas adecuadas. Tanto en Twitter, como Facebook e incluso en grupos y estados de WhatsApp. Hasta ahí todo correcto, salvo que estamos empezando a condenar en la hoguera digital, e incluso callejera, a personas con situaciones que desconocemos, porque su vida no es como la nuestra para empezar y para seguir por que una foto no basta para condenar a nadie. Sigue leyendo

Apuntes en curso sobre covid-19

Lluis Camprubí

Vaya por delante el respeto, agradecimiento y reconocimiento hacia los gestores sanitarios, en salud pública, epidemiólogos y responsables políticos situados en los distintos frentes tomando las decisiones. Tomar decisiones (por acción o por omisión) nunca es fácil, y más en un contexto de información incompleta, cambiante, de situación novedosa y sin referentes a mano (aunque se pueda aprender de los países afectados con semanas de antelación), sin modelos,… en definitiva de incertidumbre en aguas sociales y epidemiológicas no cartografiadas. Sigue leyendo

Normalicemos las discrepancias

David Rodríguez 

Durante las primeras semanas de gobierno de coalición en España han comenzado a surgir las primeras discrepancias en algunos temas. Como suele ser habitual, la oposición aprovecha para exagerar estas diferencias y proclamar la ingobernabilidad del país, mientras que desde el ejecutivo se les resta importancia. Desde mi punto de vista, es lógico que en un gobierno plural se debatan ciertos asuntos desde las distintas posiciones, incluso es bueno para que la población conozca los términos de la discusión, siempre y cuando no prevalezca el postureo y se llegue finalmente a una solución de síntesis que permita avanzar en políticas progresistas. Sigue leyendo

Imagina una futura República Catalana

Oscar L. González-Castán

Imagina que existe la República Catalana como país independiente. Dado que será un país democrático tendrá separación de poderes: el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial. Como en esa República habrá sectores sociales y políticos plurales y críticos, para muchos de ellos esta “separación” habrá que ponerla en ocasiones entre comillas. Nadie es perfecto. Dicha República contará con su Parlamento, su Senado, su Tribunal Constitucional, su Tribunal Supremo, su Tribunal de Cuentas, su Hacienda Pública, su Comisión Nacional del Mercado de Valores, su prensa libre, también con sus correspondientes comillas, su defensoría del pueblo, y así con muchas otras instituciones en cuyo necesario y complejo entramado consiste en gran parte la democracia de un país, también de la República Catalana. La elección de los cargos que ocuparán estas instituciones será también criticada y puesta en cuestión por unos y otros en esta sociedad plural. Habrá lucha de poder entre los distintos partidos por copar los altos cargos en estas instituciones decisivas. Esta lucha tendrá lugar dentro de los procedimientos establecidos que, como en todas partes, serán interpretados flexiblemente dentro de ciertos límites. Sigue leyendo

Jordi Pujol, juicios sentimentales pendientes.

Senyor_G

A estas alturas todavía no sé qué ha pasado con Jordi Pujol. Un mito político e histórico incluso para los que no le hubiésemos votado, tanto en Cataluña como en España e incluso más allá, que ha acabado claramente acusado de asuntos cuantos menos turbios, aunque eso sí que hay que reconocerle en su perfil conservador, en família. A veces las jubilaciones no son lo que se pensaba. Sigue leyendo

El bidón de Branco

Marc Alloza

Argentina acudió a la copa del mundo de 1990 para defender el título logado en México el año 1986. En la fase de grupos dio una pésima impresión al perder en su debut con Camerún, empatar contra Rumanía y sólo ganar a la Unión Soviética. Pasó de fase como uno de los mejores terceros, pero claro, en octavos le tocaba un campeón de grupo: Brasil. Sigue leyendo

Seguimos buscando estilo

Carlos Montbau

Hace unos años un músico granadino muy reconocido por el mundo de la crítica musical pero con cierta dificultad para acceder a los grandes altavoces mediáticos hablaba en una entrevista sobre su proceso creativo y transmitía la idea de que en el mundo de la canción, igual que en cualquier otro ámbito de la creación artística, todo estaba ya inventado desde hacía muchos lustros y, que al final, la temática quedaba reducida a tres/cuatro temas: amor, desamor, muerte y el paso del tiempo. Sigue leyendo