Ansiedad adolescente, la otra pandemia

Alfonso Salmerón

La semana pasada, el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona daba a conocer en su informe Faros que los pacientes adolescentes atendidos en sus consultas de Urgencias se habían incrementado un 47 % en el último año. Este dato está en línea con informes similares que se han publicado estos meses en otros lugares del país y que han recogido y denunciado los colegios de psicólogos y asociaciones de terapeutas de todas las comunidades autónomas.

Este hecho tiene una derivada nada desdeñable que no es otra que el colapso de nuestro sistema público de salud mental español, como dijo recientemente en el Congreso el diputado Íñigo Errejón. Mientras sigue creciendo el número de las demandas, especialmente entre los jóvenes y adolescentes, pero también entre la población adulta, y se dispara el índice de suicidios, la respuesta de las administraciones públicas en lo que a movilización de recursos se refiere sigue siendo inexistente. España está a la cola de Europa en atención pública de Salud mental y es uno de los primeros países del mundo en consumo de ansiolíticos y antidepresivos. Sigue leyendo

Hashtag feliz

Aída dos Santos

Nací en 1992 y llevo toda la vida considerándome joven. He sido la cuota joven, la cara joven, la nueva y la pequeña tanto tiempo que se me olvida que pronto cumpliré mis últimos veinte. Una de las escenas con las que más mayor me siento es cada vez que abro Telegram. Yo abro Telegram y el reflejo de la pantalla del móvil me devuelve la imagen de una señora con el pelo cardado, los labios pintados de rosa, la raya del ojo de color azul y fumando Ducados.

No entiendo nada de esos chats, no acabo de pillarle la gracia a los mensajes editados ni entiendo porque hay que borrar mensajes enviados. El infierno tiene un lugar especial reservado para la gente que tarda en contestar por tocar los cojones. Del mismo modo, hay una ración de oreja perfectamente cocinada a la plancha en el cielo aguardando a esos seres de luz que te responden a los ja, ja, ja, acaban las frases con un interrogante o se despiden antes de dar la conversación por finalizada. Sigue leyendo

Juana y Dolores

Alfonso Salmerón

Son algo más de las nueve de la noche. Juana y Dolores se disponen a cenar. Sobre la pequeña mesa de fórmica de la cocina, el papel abierto de la charcutería muestra media libra de mortadela que las dos comensales van cogiendo con las manos y poniendo sobre pedacitos de pan del que van dando cuenta muy despacio. Hay un completo silencio, apenas roto por el tintinear de los vasos cuando se acercan a la botella de agua del grifo para ser llenados.

Hace una noche fría de invierno en la cocina amarillo fluorescente de Dolores. Una cocina llena de vida antaño a estas horas. Esa alacena vivió durante más de tres décadas un trajín de abrir y cerrar de puertas ahora inimaginable, tres servicios al día para seis personas. En su interior, todavía resiste la vajilla verde de duralex, el pequeño bol de cristal que la abuela llenaba cada día con las aceitunas negras que tanto gustaban a la sobrina pequeña, y el recipiente de latón donde siempre hay café recién molido. Pero de eso hace ya demasiados años, cuando en la casa vivían los padres de Dolores, su hermano José y su marido Ángel, y los fines de semana se llenaba de sobrinos que venían de visita. Tardes de sábado de risas y televisión, cola-cao para los pequeños y el cubata de Larios para los mayores. Ahora apenas hay visitas, salvo su hermano Manuel, que se quedó a vivir en el mismo bloque tres pisos más arriba cuando se casó con la hija pequeña de la familia del segundo cuarta, su tutor, como a ella le gusta llamarle, el mismo que se encarga de los bancos, las compras, la compleja agenda de los médicos y la paga semanal de las cuidadoras. Sigue leyendo

El bueno, el feo y el malo

Meritxell Nebot Pedrol

Llego tarde. La suerte ya está echada y yo con estos pelos. Y es que la vida a veces no da para más y aunque querríamos evitar errores a nuestros seres queridos, darles nuestra opinión o aconsejarles pausadamente, el tiempo se nos escapa calle abajo y por más que corramos no nos dan las piernas para pararlo con dignidad. Así que aquí estoy, con el manual definitivo para elegir escuela bajo el brazo y las pre inscripciones ya cerradas. Así que de poco va a servir mi propuesta a los concursantes de este año, lo siento amigos.

Elegir centro educativo no es tarea fácil, lo sé. Las que tenemos hij@s lo sabemos. Todas queremos lo mejor para nuestros retoños y cuando digo lo mejor digo lo último, lo más, lo que no nos deje atrás ni a nosotras ni a nuestra prole. Queremos que aprendan, se formen, crezcan como personas, sean críticos, tengan un buen futuro y sean felices. Y con esa lista de la compra salimos a buscar escuela. Empieza la peregrinación de jornadas de puertas abiertas, visitas a centros, reuniones on line… Un via crucis que tiene lugar a eso de las 18h cuando termina nuestra jornada laboral y nuestro cerebro empieza a fallar. Porque no sé el vuestro, pero el mío a partir de media tarde, flaquea. Y así, con poca agilidad atencional y algo de nervios nos lanzamos a la reunión de turno. La que la providencia elija para esa tarde, porque claro, queremos ver ocho coles en tres días y echando cuentas así al tun-tun nos sale a más de una reunión por jornada. Y ahí empieza lo difícil, señoras y señores. Porque asistir a dos reuniones a la vez no es lo realmente difícil. Eso ya casi lo tenemos dominado con el ritmo de vida que llevamos… No, lo que supondrá la mayor dificultad es separar el grano de la paja, pescar lo relevante, no dejarnos embaucar por promesas milagrosas escogiendo entre los ocho colegios candidatos. Tanto que al final de la semana ya no sabremos ni siquiera emparejar la cara del director o directora con el centro bueno, el feo y el malo. Sigue leyendo

Culer democracy (y 2)

Senyor Barba

No hubo sorpresa, y se cumplieron los pronósticos. Joan Laporta ganó las elecciones a la presidencia del Barça con más de 30.000 votos y un 54% sobre el voto emitido. Tras él, un Víctor Font que irrumpió con fuerza en el escenario electoral blaugrana con casi un 30% de votos, y cerró Toni Freixa con algo más de un 8,5% de votos, consiguiendo, esta vez sí, más votos que avales, algo que no ocurrió en 2015, cuando Freixa presentó 3.289 firmas de aval para poder presentarse y a la hora de la verdad obtuvo solo 1.750 votos. Esto es algo que él atribuye, aún a día de hoy, a la aglutinación de voto útil anti-Laporta en la figura de Josep Maria Bartomeu. Quien sabe.

Tras una larga precampaña debido a los aplazamientos a causa de la pandemia, llegó la campaña y fue, como era de prever, flojísima, a imagen y semejanza de las campañas de todo pelaje a las que nos tienen acostumbrados en este país, y con el agravante de que se trata de un club deportivo, y con un cuerpo electoral de poco más de cien mil personas. Sigue leyendo

Un año después estamos así

Juanjo Cáceres

El pasado 16 de marzo el CIS dio a conocer el Barómetro de marzo de 2021. El 94% de los encuestados se declaraban muy o bastante preocupados por la crisis del coronavirus. El 23,6% declaraba que le preocupaban más sus efectos sobre la economía y el empleo, mientras que un 35,6% señalaba que los efectos sobre la salud y la economía le preocupaban por igual. Asimismo, un 48,9% consideraba que había que tomar medidas más exigentes de control y aislamiento, por un 29,6% que preferiría seguir como estamos.

Los españoles y españolas parecen estar todavía muy concienciados de que sufrimos una pandemia, de su impacto social y de la importancia de aplicar medidas restrictivas, pese a la cierta fractura que puede existir en este sentido respecto a la intensidad que estas deben tener. Ello sucede sin que se pongan en cuestión el conjunto de decisiones tomadas, pese a que la mayoría no han vivido la pandemia en sus propias carnes: más del 73% indican que no han contactado con los servicios sanitarios por tener síntomas relacionados con el coronavirus y más del 77% que tampoco lo han hecho sus convivientes. Además, el 82,5% dicen estar dispuestos a vacunarse, por solo un 5,4% que no, y un 5,1% dice haberse vacunado ya. Sigue leyendo

Otra historia de Queens y del Bronx

Marc Alloza

El pasado viernes Cathy y John fueron a buscar a sus hijos al colegio en su ranchera. Habitualmente van andando a buscarlos, pero los días de entreno lo hacen en su armatoste para poder llegar con tiempo suficiente para que se cambien e inicien la sesión sin estrés. Como todos los días, los niños salieron puntuales por la puerta dónde Cathy los esperaba merienda en mano y a las 16:50, hora local, ya enfilaban hacia el puente que les llevaría al centro deportivo al otro lado del río.

A escasos 150 metros de la entrada de colegio, la ranchera de los Smith-Wesson se cruzó con un equipo de recogida de jeringuillas de la American Red Cross (Cruz Roja Americana). John los distinguió por los polares rojos, las pinzas extensibles y el contenedor de jeringuillas amarillo. Sigue leyendo

Más rápido que te quiero más rápido

Senyor_G

Esto no es sociología ni antropología, es básicamente algo personal, porque últimamente se pasa de la anécdota al todo con una velocidad pasmosa. Esa velocidad que nos consume y que nos impide disfrutar de las cosas que decimos que nos gustan. Ya hace tiempo que me di cuenta que lo que más le decía a mí hijo era rápido, rápido. En varias acepciones y formas, más sutiles y más veloces. Llegué a la conclusión de que le decía más rápido que te quiero, casi convencido. Y por algún sondeo que hice, sigue sin ser todavía sociología, no era el único. Sigue leyendo

Tres lecturas interesantes para ahora: Coscubiela, Sands y Slobodian

Lluís Camprubí

Permítanme en esta ocasión no hacer una larga tribuna. Quisiera recomendarles los tres libros que tengo ahora entre manos, en fases diferentes de lectura. Creo que les pueden resultar de interés.

Acabo de acabar el último libro de Joan Coscubiela, “La pandemia del capitalismo: Una lectura interesada de la crisis del coronavirus”. El libro es un análisis a fondo de las múltiples crisis que nos atraviesan y a la vez plantea tanto propuestas operativas como ideas de fondo para superarlas. El manuscrito tiene tanto análisis como recetas muy sugerentes, y como ya sabrán que es marca de la casa del autor, permite conectar y entrelazar perfectamente el ámbito económico y el campo político y transita con comodidad del ámbito catalán al europeo. Ayuda a pensar en y desde la complejidad.

Ando inmerso por la mitad de “The Ratline: Love, lies and justice on the trail of a nazi fugitive”, de Philippe Sands. Una maravilla. Si les gustó Calle Este Oeste (East West Street) lo disfrutarán mucho, y si no, también. Es un placer. El viaje por la Historia (también por la historia de las personas concretas). La perspectiva desde el Mal. El desarrollo y las intrigas. El decapado de los misterios. Y todo ello con la contextualización y los apuntes de un excelente profesor de Derecho Internacional que ha profundizado (en la teoría y en su práctica profesional) en los crímenes contra la humanidad y los genocidios. Un lujo toda la cobertura en Derecho y su esencia que aporta. Novela, historia e Historia que atrapan. Sigue leyendo

Gil de Biedma y el nuevo orden moral

Arthur Mulligan

El Instituto Cervantes presidido por su director Luis García Montero homenajeó al poeta Jaime Gil de Biedma y en el curso del mismo el responsable de la institución habló de la necesidad de “analizar la obra del poeta con rigor filológico y no en esos puestos de segunda mano que depara el Rastro del cotilleo, la falta de estudios universitarios y la murmuración calumniosa”.

Por calumnias, el director del Cervantes aludía -explica Trapiello en su blog Hemeroflexia– a las declaraciones de quienes la víspera habían «opinado libre y respetuosamente sobre la pertinencia de ese acto y sobre la conducta del propio GdeB.», es decir, sobre sus relaciones sexuales con niños de unos doce o trece años de las que el propio Gil de Biedma ha dado cuenta en sus textos. Sigue leyendo