Tecnocracia o muerte

Julio Embid

FreeTech fue la primera colonia marciana en proclamar su independencia. De esto hace más de veintitrés años marcianos, que podemos convertirlos en 55 años estándar terrestres. Los nietos biológicos de los padres de la independencia son aquellos que hoy gobiernan la Tecnocracia de FreeTech, el gobierno de los científicos. El ejecutivo de FreeTech se conoce como el Pentavirato, ya que lo conforman los cinco Catedráticos que dirigen los cinco departamentos de la Tecnocracia: Observación, Planteamiento, Formulación, Experimentación y Análisis.

El método de elección de los Catedráticos es sencillo, cuando un Catedrático muere o renuncia, su plaza entra en una competición intelectual entre todos aquellos ciudadanos de FreeTech que quieran participar para demostrar quien de ellos es el más inteligente. Aquel que gana es elegido Catedrático. Cada cinco años marcianos los catedráticos cambian de departamento porque para que la ciencia se desarrolle, es importante no ejercer siempre la misma labor. Estos traslados se realizan por sorteo puro y por tanto los Catedráticos tienen un 20% de posibilidades de seguir en el mismo puesto. Para evitar la corrupción y el anquilosamiento, un Catedrático puede ser revocado de su puesto por sus cuatro pares y en ese caso vuelve a realizarse otra vez una competición donde el Catedrático cesado puede volver a presentarse. Sigue leyendo

Gracias Diego

LNBL

Diego Armando Maradona tenía muy claro lo bueno que había sido dentro de la cancha y también sabía lo mucho que se había perdido por caer en la cocaína (lo expresa claramente en el tercer video).

Ha habido otros, muchos otros muy buenos pero Maradó tenía algo especial. Era el Mohamed Ali del fútbol, el Gardel de la cancha, el Lady Di de la pelota. Y marcó el gol del siglo (quinto y sexto videos) para ganar limpiamente después de marcar el de la mano de Dios (séptimo video).

Millones alrededor del mundo – por supuesto en Argentina, Nápoles y España, donde jugó pero también en los arrabales de Mali, India o Malasia – hemos sentido su muerte con gran tristeza, como también seguimos su triste devenir durante los últimos lustros en los que, eso si, siempre le hizo frente al poder establecido pese a lo mucho más fácil que le habría resultado acomodarse. Sigue leyendo

Octavi Pellissa

Senyor G

Estaba dando vueltas a qué escribir en esta entrega y estaba decantándome por volver a las elecciones de Estados Unidos, para criticarlos y decir algo así como que les vuelve el Karma, y si no volver a los asuntos de los últimos tiempos: proceso, pandemia…, pero creo que todos necesitamos un descanso, y se lo voy a dar.

De tanto en tanto pienso en hablarles de Octavi Pellissa, militante del PSUC y de otras tantas causas. Es un personaje sobre el que no hay mucho escrito, de hecho hoy les recupero un artículo que escribí sobre un acto de presentación (20/11/2008) de sus diarios “Apunts sobre la Clandestinitat. Diari 1975-1992” cuando en internet (y fuera) no se encontraban muchas cosas, salvo los artículos y las entrevistas a Josep Torrell. Sigue leyendo

La vida en el filo

Alfonso Salmerón

He estado viendo estos días el documental “La vida en el filo”. Dirigido por Charlie Arnaiz y Alberto Ortega y bajo la producción de Dadá films & entertainment, narra la historia del cantante y polifacético artista José Ramón Martínez, Ramoncín. Creo que merece la pena. El repaso de la carrera del cantante es también un repaso a nuestra historia más reciente desde finales de los 70 hasta nuestros días. A mí me ha removido cosas. Canciones y recuerdos de una época, finales de los ochenta en plena efervescencia vital. Me ha llevado a mi barrio, La Florida, en L’Hospitalet, donde los chavales escuchábamos a Ramoncín, Rosendo o a Los Burning porque Legazpi, Carabanchel o Vallecas siempre nos quedaban mucho más cerca que la Diagonal de Barcelona, aunque ésta estuviera a tan sólo dos kilómetros de casa.

Ramoncín hablaba de nosotros cuando nadie lo hacía. Chavales de barrio a los que “nadie les iba a regalar nunca nada”. Es así. El rock que se hacía por entonces mayoritariamente en Madrid, era nuestra cultura. La chupa y la litrona (aquí le llamábamos xibeca tomando el nombre de la marca) los discos que mirábamos una y otra vez todas las semanas en la tienda Discomanía del barrio pero que sólo podíamos comprar muy de vez en cuando si nos llegaban los ahorros o con motivo de algún cumpleaños. Recuerdos de aquellos vinilos que escuchábamos en mi pequeña habitación de un piso de cincuenta metros cuadrados donde vivíamos seis personas, con las paredes forradas de pósters: Led Zeppelin, Iron Maiden, Barón Rojo, Leño, El Último de la Fila… Tocar la portada, la liturgia de abrirlo, ponerlo en el tocadiscos y sentarte a escuchar mientras leías las letras de las canciones sin enterarte de nada. También crecimos con la revista Popular1 y escuchábamos el programa Tarda Tardà en Catalunya Radio, del tristemente desaparecido Jordi Tardà, gran amigo de Ramoncín, además de uno de los privilegiados a los que los Jagger, Richards y compañía le descolgaban el teléfono para hablar de su última gira. Todo eso era nuestra cultura, nos dio un sentido de pertenencia, una identidad, “es tu cultura, es tu identidad” que cantara unos años antes el gigante Miguel Ríos en su Rocanrol bumerang. Sigue leyendo

El bien y el mal: una del oeste

Senyor G

Hará unos tres años vimos en familia en un CaixaForum a reventar de criaturas de la edad de mi hijo “Indiana Jones. En busca del arca perdida”, entonces él tenía 7 años. Flipamos toda la familia, por la película en sí, ¿quién no se deja llevar por una película de aventuras?, y por el ambiente de disfrute colectivo infantil y familiar, porque es una situación que en los últimos lustros se ha hecho rara, la de ver una película en un cine con muchos espectadores y con ganas de pasarlo bien y demostrarlo. Demostrarlo como niños.

Película de aventuras a tutiplén: buenos y malos, suertes y desgracias, amores y justicia final. Lo del amor lo dejo para otro día, porque los amores de un rato no son amores. Mira, mira Senyoret U., los nazis son los malos. Y bueno yo daba por supuesto que mi hijo sabía quienes eran los nazis, ¡pues claro que no! Ahora lo sabe por la explicación iniciada esos días, aunque no es fácil explicarle eso a un niño sin películas previas, y ahora sabe eso y en poco que la segunda guerra mundial la ganó la URSS. ¿Y qué es la URSS? Sigue leyendo

Quique

Julio Embid

Quique le caía bien a todo el mundo. Abría los ojos todos los días a las 6.30, aunque fuera fin de semana. Cuando se levantaba, ya tenía preparado desde la noche anterior el uniforme de trabajo sobre la otra camita de su habitación. Se duchaba y se vestía con cuidado para que no se arrugase la ropa como le enseñó su madre. Desayunaba solo, ya que ya era mayor. Y cuando el reloj circular de la cocina daba las 7 en punto de la mañana, Quique salía por la puerta de casa camino de la marquesina del autobús. El conductor de la ruta, que siempre era el mismo, le daba la bienvenida con un «buenos días general» mientras pasaba el abono de transportes por el lector. La verdad es que el uniforme con el escudo bordado le sentaba muy bien. Sigue leyendo

Facebook y Twitter están erosionando nuestras instituciones democráticas

Magallanes

Justin Rosenstein en su artículo “Una amenaza para la Democracia” (El País, 27/10/2020) hace una crítica muy fuerte de las plataformas de las redes sociales por su papel erosionador de las instituciones democráticas. Creo que aporta argumentos convincentes y me parece importante exponer un resumen del mismo para difundirlos. El autor es uno de los protagonistas del documental “El Dilema de las Redes” y en 2008 contribuyó a crear el botón “like” (me gusta) de Facebook. Al comienzo de su artículo manifiesta que “Más de 10 años después de 2008, tenemos pruebas avasalladoras de que las redes sociales, al dar prioridad a la capacidad de gustar por delante de la verdad, han tenido unas consecuencias imprevistas y catastróficas” para la legitimidad de la democracia”.

Y prosigue: “Las redes sociales con sus algoritmos de recomendación de contenidos están diseñados para que les prestemos la máxima atención. Por desgracia, el escándalo, las acusaciones y las mentiras procaces venden más que la verdad y sus matices. Y mientras las empresas tecnológicas busquen el máximo beneficio con la ampliación de sus contenidos seguirán degradando y poniendo en peligro el futuro de la democracia”. Sigue leyendo

El éxito de la estrategia de erradicación del virus versus el fracaso europeo

David Rodriguez

Mientras en la mayor parte de Europa estamos padeciendo la segunda ola del coronavirus, con la dichosa estrategia de ir aplanando la curva, en otros países se ha demostrado que la apuesta por erradicación ha resultado ser la más efectiva. Como ejemplo de esta estrategia suele ponerse a China, que aplicó un confinamiento rápido y total en toda la provincia de Wuham, aparte del cierre total de fronteras, hasta que logró acabar con los contagios. A día de hoy, no hay casos en el lugar en el que surgieron los primeros brotes de la pandemia y se ha regresado a la normalidad más absoluta.

Quizás alguien pueda pensar que China es un país totalitario que ha aplicado una disciplina férrea incompatible con algunos principios democràticos. Pero la estrategia de erradicación del virus ha triunfado en otros países asiáticos con regímenes políticos muy diversos. Taiwan lleva más de 200 días seguidos sin contagio alguno. Vietnam alcanza semanas sin detectar infecciones. Corea del Sur y Japón acumulan escasos casos diarios. Hablamos de países que tras los brotes del SARS realizaron una potente inversión en salud pública, que han aplicado confinamientos severos, tests masivos, aislamiento de viajeros, indicadores claros de los niveles de riesgo y una cantidad de rastreos que deja en ridículo a la que tenemos en la mayor parte de Europa. A esto se suma el papel que juega la conciencia colectiva de cooperar en la erradicación de la epidemia. Sigue leyendo

Los abrazos que no se dan

Carlos Hidalgo

¿Cómo lleváis esta larga epidemia? Dicen que nos está pasando factura a todos. De la monetaria y de la mental. Yo lo noto por ambos lados. Si bien la parte económica, siendo grave, la puedo llevar, la parte mental da sus síntomas de agotamiento.

Ayer fui a ver a una de mis mejores amigas, tras no vernos casi desde marzo. Y lo que te sale es darle un abrazo. Y aunque, responsablemente, guardes la distancia, trates de sonreír con los ojos y vuelques en las palabras lo que no puedes volcar en los gestos, falta algo. Sigue leyendo

Papá, ¿qué es Auschwitz?

Carlos Hidalgo

Imaginad estar pasando una tarde de domingo soleada. Yo leyendo el periódico y mi hijo de ocho años con un álbum de cromos. Y me pregunta, “Papá, ¿qué es Auschwitz?”

No es que me de miedo contestar a las preguntas de mi hijo. Quienes sois padres y madres sabéis que cada día pueden caer siete u ocho como estas. Y lo peor no es tanto que el tema sea delicado, sino el rápido repaso mental que haces para estar seguro de si sabes lo suficiente como para poder explicarlo en palabras sencillas sin decir ninguna tontería.

Como dijo J.R.R. Tolkien, los niños son pequeños, no tontos. Y aunque les falta información, su lógica suele ser impecable. Así que hay que ir dándoles las pequeñas piezas que cada uno tenemos en nuestra cabeza para explicarles cómo funciona este mundo al que acaban de llegar. Sigue leyendo