De ola a ola

David Rodríguez

Prácticamente no hemos acabado de salir de la segunda ola de calor de este verano y ya tenemos activados nuevos avisos de peligro para estos días. Para quién todavía pueda pensar que esto es algo normal, hay que recordar que, a nivel de España, se considera ‘ola de calor’ un episodio de como mínimo tres días consecutivos, en el que al menos un 10% de las estaciones meteorológicas registran temperaturas máximas por encima del percentil 95 respecto a la serie comprendida entre 1971 y 2000.

La primera ola de este verano llegó en junio y fue la más intensa en este mes desde que se tienen registros, superando la de 1981. La segunda ola se acaba de producir a mediados de julio, que según los datos provisionales de la AEMET (Agencia Estatal de Meteorología) ha sido la más intensa y una de las más duraderas de la historia. Durante las jornadas presentes volvemos a padecer episodios de calor extremo en muchas provincias de España, aunque técnicamente parece que no va a tener la consideración de una ola independiente, y puede ser que se compute como una continuación de la anterior. Sigue leyendo

Héroes y dioses

Julio Embid

El pasado fin de semana fui a ver la nueva película de superhéroes “Thor Love and Thunder” protagonizada por el australiano Chris Hemsworth y dirigida por el neozelandés Taika Waititi. Más allá de que sea la cuarta película de este superhéroe y de que, desde la compra de Marvel Comics por el conglomerado The Walt Disney Company en 2009, se produzcan pelis y series como churros, puedo decir que me gustó.

El argumento, sin contar spoilers, está recogido en las sinopsis y trailers: Un loco extraterrestre llamado Gorr (interpretado fantásticamente por Christian Bale), tras rezar mucho y ver como su hija moría de hambre, decide tras ser ninguneado por los dioses, acabar con ellos planeta por planeta y matarlos a todos con la ayuda de una espada mágica, para que a ningún mortal se le vuelvan a reír los seres todopoderosos e inmortales. Sigue leyendo

La gloria

LBNL

Me refiero a Rafael Nadal, que ayer la volvió a alcanzar ganando Roland Garros – uno de los cuatro grandes – por 14ª vez, lo que no tiene precedentes y difícilmente será superado, más aún que sus 22 victorias de Gran Slam, que sí podría ser igualado o superado por uno de sus dos máximos competidores de los últimos años. Pero tampoco cabe descartar que el bueno de Rafa siga sumando así que ya veremos.

En todo caso, Nadal es sin duda ya uno de los mejores deportistas de la Historia y ciertamente el mejor español. Son muchos los deportistas de élite que ganan, que ganan mucho y que lo hacen de forma sostenida en el tiempo, pero muy escasos los que son capaces de ganar tanto durante tanto tiempo. Porque además del talento, el esfuerzo y algo de suerte, hace falta una fortaleza mental y perseverancia sin límite que está al alcance de muy pocos. Esa y no otra es su principal virtud. No es tan alto, ni tan fuerte, ni saca tan bien, ni volea como los mejores. Es bueno, muy bueno en todas esas lides, pero la que le distingue es sin duda su capacidad de aguante, de correr a por totas las bolas como si fuera la última y de seguir luchando sin desfallecer cuando las cosas pintan mal. Sigue leyendo

¿Habrá espacio legal para el inglés en España?

Ueuropeo, ¿ya hablas ueuropeo? (2)

Senyor G

No es la primera vez que le doy vueltas al tema del idioma. Alguna vez para quejarme del peso no discutido del inglés en nuestras vidas y cómo poco a poco lo iremos asumiendo como idioma de la UE, si no lo hemos hecho ya. Por cierto, lo que le hagamos al catalán en España nos lo harán al castellano con el inglés, al tiempo.

No son temas fáciles, ni para tener la opinión definitiva, porque las cosas van como van. En los últimos años he dedicado gran parte de mi tiempo laboral a temas de facturación y reportes legales de impuestos digitales. Y claro con el pan no se juega y mis opiniones cambiar no, pero matizarse sí que puede ser. Si antes ponía que sabía inglés técnico ahora tengo reuniones con inglés, o con una cosa parecía a inglés de trabajo. Y me hace sudar sí, y también agranda mi compasión cuando me encuentro como cliente en Barcelona con algunos problemas a la hora de expresarse ya no en catalán, si no en inglés, a la persona que tengo al otro lado de la barra. Sigue leyendo

Colombia

LBNL

Llego de pasar unos días de asueto por allá, concretamente por la costa atlántica – Barranquilla, Santa Marta, parque natural Tayrona – y regreso, de nuevo – son muchas ya las visitas a Colombia – fascinado con los contrastes del país – no todos buenos, algunos realmente terribles – y su carácter verdaderamente especial. He viajado por muchas partes y prácticamente todo sitio tiene su encanto pero el de Colombia excede en mucho al habitual. Para mí es evidente y me agrada que la mayoría de los que han tenido oportunidad de visitar Colombia coincidan. Y, por supuesto, me apena que sean tantos los que no se atrevan a hacerlo por la afluencia continuada de noticias preocupantes que llegan desde allá: violaciones de derechos humanos, paramilitares, guerrillas, desigualdad, corrupción… Pero en todas partes cuecen habas.

Recuerdo una vez que en los años noventa estaba con mi familia pasando el verano en Fuenterrabía y tras un día fantástico de playa y comilona el telediario nos sorprendió  con una auténtica batalla campal de kale borroka en una localidad cercana. Y otra vez que al volver de un día de trabajo en la Gaza ocupada mis padres estaban al borde de un colapso tras haber visto imágenes de un enfrentamiento a tiros con varios muertos en un pueblo palestino aledaño. Yo ni me había enterado y eso que Gaza es una extensión de adornas 50 kilómetros de largo. Sigue leyendo

Todos somos Will Smith

Juanjo Cáceres

La vida, en ocasiones, te golpea fuerte. Otras veces no es la vida. Puede ser un señor alto, apuesto, con más medio siglo de vida a sus espaldas. Y que lo haga como reacción a un comentario. O a un escarnio, de hecho, realizado sobre un miembro de su núcleo familiar. Si ello sucediera en el interior de un bar y sus protagonistas fueran personas anónimas, la cosa apenas pasaría de anecdótica para los allí presentes. Que suceda, en cambio, ante las cámaras de todo el mundo y que el hombre apuesto sea un actor estadounidense de prestigio internacional, convierte la cuestión en un asunto de relevancia global.

El fenómeno tiene su interés antropológico. Ya de entrada, que en pleno conflicto armado entre Rusia y Ucrania, la violencia que más llame la atención sea la de un señor dando una bofetada a otro, resulta un tanto sorprendente. Que de repente el mundo se quede atrapado entre dos paradigmas moralizantes, también lo es. Por un lado, los que dicen que está mal; por el otro, los que aseguran que está bien. De fondo, discusiones nuevamente bizantinas sobre el género, la salud mental, los trastornos alopécicos, los roles familiares, la relación de pareja, el bullyingSigue leyendo

Legalidad y legitimidad (II)

Arthur Mulligan

El origen de la polémica que traíamos en la anterior entrega tuvo lugar en circunstancias dramáticas después del hundimiento de los imperios centrales, perdedores en la Primera Guerra Mundial, de sus crisis estatales y en la figura de dos enormes pesos pesados de la teoría del derecho: Hans Kelsen y Carl Schmitt.

Sus apasionantes biografías merecen capítulo aparte, siendo la teoría del derecho puro del judío Kelsen la que contiene mayor grado de influencia en la producción legislativa posterior sin minusvalorar el atractivo de Carl Schmitt, su arrogancia y la profundidad de su crítica al parlamentarismo desnudo.

Pocos son los que reniegan de opiniones tan tajantes del depurado Schmitt:

«La democracia no suele morir por la fuerza de sus enemigos, sino por la desidia o vileza de sus amigos, esto es, por la corrupción de las propias instituciones democráticas». Sigue leyendo

Angustia existencial

Carlos Hidalgo

Hace no mucho leí un informe de una respetada consultora financiera canadiense, de esas que hacen recomendaciones de inversión y analizan los mercados. Obviamente, recogía las consecuencias para el mercado de la guerra de Ucrania, los precios de la energía, las materias primas, todas esas cosas. Y había un apartado llamado “Riesgo para la existencia”. Decía algo así como (cito de memoria):

Analistas consultados indican que el riesgo de una guerra nuclear es 15 veces más alto que en otras ocasiones. Si un misil balístico intercontinental va en tu dirección, la composición y la cotización de tu cartera de valores es irrelevante, por lo que creemos que, pese a eso, lo racional es seguir operando los mercados con normalidad y sin tener eso en cuenta, pese a que personalmente te pueda afectar mucho. Sigue leyendo

Machismo de facto

Senyor G

Nadie justificaría ahora mismo una diferencia política entre hombres y mujeres basados en la biología o buscando apariencia de razonamientos científicos o legales. Ni siquiera organizaciones claramente machistas como las religiosas querrían llevar estos planteamientos al funcionamiento general de la sociedad. Decir nadie o que no lo llevarían a nuestra sociedad es demasiado tajante, porque siempre hay gente para todo, pero sí que podemos acordar que quién lo hiciera no estaría ahora mismo con el signo de los tiempos y se vería como extemporáneo, pintoresco o fuera de lugar cuanto menos.

Así mismo, me parece que podemos acordar que en nuestra sociedad sigue habiendo machismo por más que las leyes y otros acuerdos digan otra cosa. En salarios, paro, separación por trabajos, cosas fácilmente medibles. Aun cuando las cosas han mejorado en las últimas décadas, y más que mejorarán espero. Sigue leyendo

Yo cambié el mundo por Twitter: una historia de ficción

Juanjo Cáceres

Era un hora cualquiera de un día cualquiera. Esperaba con resignación la llegada del invierno cuando alguien pronunció unas palabras que cambiarían mi vida para siempre: «¿Me puedes hacer un retuit?». En ese momento yo lo desconocía todo sobre Twitter, pero aquella frase abrió ante mí un mundo nuevo y una vía privilegiada para ejercer mi influencia como nunca hubiera sido capaz de imaginar.

Siguiendo las indicaciones del servicio, abrí la cuenta y procedí a hacer mi primer retuit, si bien no tenía seguidor alguno y tampoco seguía a nadie, por lo que mi retuit quedó perdido en el vacío. Un vacío que sentí la necesidad imperiosa de empezar a rellenar. Gracias al imprescindible apoyo de la aplicación, empecé a seguir al Papa Francisco, a Gerard Piqué, a Cristiano Ronaldo, a Jordi Évole y a un sinfín de famosos, a los que siguieron las cuentas de los políticos más eminentes de nuestro país: Pablo Iglesias, Pedro Sánchez, Albert Rivera o Gabriel Rufián, entre otros. Sigue leyendo