¿Sprint final o maratón?

LBNL

¿Será verdad que estamos llegando al final de la pandemia? ¿O solo al final del primer acto? Francamente no tengo ni idea y cuando más leo sobre el tema, menos idea siento tener. Dejando de lado a los conspiranoicos y manipuladores, no son pocas las voces suficientemente instruidas que dan a entender que el virus ha perdido fuerza (aquí se explica bien hasta qué punto podría ser cierto lo que arguye el médico de Berlusconi, que la OMS ha negado, por cierto) y que el calor del verano propiciará que pierda más fuerza todavía. Pero las noticias que llegan sobre algunas zonas cálidas del planeta tienden a desmentir tales esperanzas. Y seguimos sin tener ni idea sobre la validez de la inmunidad que posiblemente tengan quienes ya han superado la enfermedad: ¿Total? ¿ínfima? ¿duradera por cuánto tiempo? Pero de pronto, el desconfinamiento se acelera por todas partes y podría ser que respetando las normas básicas de distanciamiento e higiene (lavado de manos, mascarillas) fuera suficiente para evitar el contagio. Lo que, por otro lado, plantearía una reflexión sobre nuestra estupidez colectiva dado que debería ser posible asumir dichos comportamientos sin necesidad de pasar previamente por un confinamiento tan dañino para nuestras vidas y nuestras economías. Sin embargo, no son pocos tampoco los que denuncian la excesiva rapidez del desconfinamiento temiendo que provocará un rebrote generalizado que nos obligue a dar marcha atrás. Hay algunos indicios en Corea, Japón, Alemania y también en España. No queda otra que darle tiempo al tiempo. Me encantaría tener una opinión bien fundamentada pero no es así. Lo que si tengo es muchas dudas y también algunos pálpitos. Sigue leyendo

Las escuelas catalanas, la Riera Blanca y otros galimatías

David Rodríguez Albert

Hace un par de semanas, publicaba aquí mismo un artículo acerca del debate sobre la apertura de las escuelas (aquí) y en él expresaba mi deseo de que, dada la función socializadora de las mismas, pudieran llegar a abrirse en algún momento de este curso, siempre que se  cumplieran todos los protocolos de seguridad adecuados, y centrándonos sobre todo en el alumnado que más ha padecido la brecha social y digital.

Hace unos días el conseller d’Educació de la Generalitat de Catalunya, Josep Bargalló, presentaba un plan de reapertura de centros educativos que, lejos de mis expresadas esperanzas , no ha contentado a nadie y en algunos aspectos ha sido un verdadero despropósito. En primer lugar, ha sido realizado sin reflexión, con prisas y sin apenas diálogo con la comunidad educativa. Se ha alegado que las instrucciones del Ministerio han llegado tarde, hecho que es cierto, pero toda esta demora expresa en conjunto la escasa prioridad que se ha dado a un debate tan esencial como el educativo, tanto en Catalunya como en España. Toda la opinión pública ha estado centrada en bares, terrazas, competiciones futboleras, vacaciones, centros comerciales y playas. No digo que estos asuntos no sean importantes, pero obsérvese la diferencia con la educación, que no reporta beneficios privados, elemento clave y sintomático en la carencia de reflexiones previas.

Sigue leyendo

Selección de lecturas de la semana sobre Covid-19

Lluís Camprubí

Seguramente andan saturados de leer sobre la pandemia y sus derivadas. Sin embargo, me gustaría reseñar algunas tribunas y artículos publicados desde distintas perspectivas estos últimos siete días (del 18 al 24 de mayo) que sería una pena que se hubiesen perdido.

En entrevistas a gente que realmente sabe en clave científica y de gestión en salud pública, destacaría ésta a Margarita del Val que profundiza en aspectos importantes sobre la vacuna y la inmunidad, entre otros. Resulta muy complementaria a la realizada a Florian Krammer. O ésta a Rafael Bengoa focalizada en la respuesta española. En inglés destaca la hecha a Andrea Ammon sobre la preparación europea para sucesivas olas, que encaja bien con ésta a Jesús Rodríguez Baños. En formato artículo, sobre la cuestión concreta de la diseminación, factores facilitadores, clústers, y “super-contagiadores”, es buena esta actualización de Kai Kupferschmidt. Sigue leyendo

Días que nos cambiaron para siempre

Alfonso Salmerón

Tiempo en nebulosa. Molesta viscosidad que se engancha a los días. Uno detrás de otro en melodía monocorde. Fundido al sepia de los sueños. Has vuelto a tener ese sueño en el que se condensan todos los demonios proyectados en los medios de comunicación como si fuesen sombras chinas junto a los tuyos propio. Recuerdos de la infancia. Volverás a fumar y despertarás con el sabor dulce y pastoso de la culpa y el último ducados. Ha vuelto a salir el sol. Es sábado y tal vez sea demasiado temprano para levantarse, pero hace rato que das vueltas en la cama esperando una hora más razonable para poner en modo on todas tus rutinas de confinamiento. A tu lado, tu mujer, también despierta, lee con cierta desgana esa novela que le acompaña desde el inicio de esta pesadilla, mientras el pequeño, que volvió a despertarse a media noche, descansa rendido en su regazo. Sigue leyendo

El debate sobre la apertura de las escuelas

David Rodríguez Albert

Durante estas últimas semanas se está debatiendo si es conveniente abrir las escuelas en lo que queda de curso académico, y también se está discutiendo cómo deben impartirse las clases a partir del mes de septiembre. Lamentablemente, en la mayoría de los medios de comunicación el espacio que van a ocupar las terrazas de los bares ocupa bastante más tiempo que el asunto educativo, por lo que me parece oportuno destinar algunos minutos a tratar este último. Puedo dar mi opinión como profesor, dejando claro desde el primer momento que no pertenezco a las autoridades sanitarias competentes que en última instancia han de tomar determinadas decisiones críticas. Como educador, quiero mostrar mi profundo acuerdo con la opinión suscrita en un artículo de la revista Realitat del 15 de mayo1, escrito por miembros de la comunidad educativa como Lucía Aliagas, Eduard Arnau, Adelina Escandell, Fina Mateo, David Sánchez y Nora Sánchez. El contexto es la crítica a la propuesta de comenzar el curso 2020-2021 en modalidad semi-presencial. Cito textualmente: Sigue leyendo

Investigación y producción de la vacuna a escala europea: Misión con planificación y bien público

Lluis Camprubí

Idealmente los esfuerzos de planificación y coordinación en el desarrollo y producción en cantidad suficiente de una vacuna/tratamiento definitivo contra el SARS-CoV-2 y la enfermedad COVID-19 deberían hacerse a escala global, con la OMS como paraguas. De hecho, hay un primer esfuerzo coordinador y de reparto de tareas en los distintos ensayos clínicos que forman parte del proyecto “Solidarity” de la OMS. Pero éste aún queda lejos del grado de coordinación y ambición necesarios. Sin embargo -por densidad de conexiones, por integración de sus centros de investigación e industria, por la posibilidad de poder conectar y escalar capacidades, y por disponer de estructuras de gobernanza ya consolidadas e instituciones que funcionan-, poderlo hacer a escala europea parece más factible. Aunque deberían cambiar las inercias y el paradigma tanto en la investigación y desarrollo como en la potencial producción masiva, debiendo el ámbito público adoptar un rol mucho más protagónico. Sigue leyendo

Croquetas comunes

Senyor_G

Será porque no quería volver a escribir otra maldita columna sobre el coronavirus, será porque volveremos a cierta normalidad tarde o temprano o precisamente porque más que nunca en situaciones críticas, cuando hay problemas, la organización es más necesaria. Si todo fuese perfecto y bien, ¿para que las organizaciones de la izquierda? ¿Y para qué la izquierda sin alegrías familiares? Será ya por tanto el tiempo confinados y el sentido del tiempo que se me acaba llevando la razón, y confundo los términos.

Ahora parece que somos pocos los que nos dedicamos a hacer un caldo como dios manda, con una olla exprés, encargando que el pollero nos haga una apaño para el caldo o comprando un pollo entero y pidiendo que nos separen las carcasa y nos añadan un poco de gallina o pavo. Requiere cierta organización, y si se hacen las cosas bien comprar las hierbas en una verdulería: puerros, ramas de apio, chirivía, nabo y un par de zanahorias. Cebolla y patata. Así se construyó el movimiento comunista, con restos de serie, con carcasas y restos viejos, algún apunte interesante como el puerro, o cosas a las que otros no verían valor como el nabo y la chirivía. O la imaginación para poner un trozo de col. No debía faltar la predisposición de pensamiento para poner el día antes unos garbanzos en remojo y la paciencia para ponerlos ya con el agua caliente, no de primeras. Sigue leyendo

¡Alerta máxima contra la relajación!

LBNL

Que hoy empiece el proceso de desescalada es obviamente una muy buena noticia, tanto por lo que refleja de remisión de la pandemia en términos de muertos, ingresados e infectados, como por los millones de españoles que sufrirán menos restricciones y también, obviamente, para la economía, que necesita volver a la normalidad cuanto antes, en beneficio de todos. Ahora bien, que la desescalada funcione y cada vez más provincias puedan sumarse y podamos ir todos superando fases, depende principalmente del comportamiento cívico de todos y cada uno de nosotros. Porque seguimos sin tener vacuna y sin conocer a ciencia cierta apenas nada de la enfermedad. Así que lo mejor y la única garantía real de no acabar intubado o muerto, es evitar ser contagiado. No es solo lo mejor para cada uno de nosotros sino también lo mejor para el conjunto de la sociedad, porque si llegara a reactivarse la ratio de contagio sería inevitable volver atrás. Hay motivos para la esperanza pero también para la preocupación. Si nos relajamos, será un desastre. Sigue leyendo

Raíces de encina

Arthur Mulligan

En España se identifica la política como una actividad entre turbia y despreciable y en consecuencia, este descrédito primigenio y fundamental se desplaza hacia la clase política cuyos miembros ocupan de forma recurrente los puestos más bajos en la estima social de todas las profesiones. Los numerosos manifiestos aparecidos en los móviles con la habitual demagogia para que se bajen los sueldos o, más directamente dejen de cobrar durante el periodo de confinamiento, ha sido la última constatación de ese estado de ánimo. Se dice también que los ciudadanos desean que los políticos les dejen en paz y a la vez repiten aquello de que “tenemos los políticos que nos merecemos”. En este revoltijo se autoafirma una indolencia común y cierta desesperación cómplice por no poder cambiar nuestra naturaleza moral para abordar los asuntos públicos. Ya se sabe que todos defraudamos a hacienda, gritamos, relativizamos, respetamos hipócritamente ideas que no compartimos porque todos somos culpables y al enemigo, ni agua. En suma, todos queremos la paz pero al indiferente le ofrecemos la legalidad vigente. Sigue leyendo