Pero Andalucía no puede

Pedro Luna Antúnez.

El pasado domingo 18 de febrero León vivió una de las manifestaciones más multitudinarias que se recuerdan en defensa de su autonomía y en demanda de un futuro para una región castigada por el paro, la emigración y el olvido de la administración central. Con un trasfondo ligado a las reivindicaciones del pueblo leonés por gobernarse como una autonomía separada de Castilla, la movilización no dejó de ser al mismo tiempo un grito de justicia social y así cerca de 80.000 leoneses y leonesas salieron a las calles bajo una gran pancarta que rezaba: El momento de León. Soluciones ya. Infraestructuras. Industrialización. Cabe añadir que la movilización de León unida al fenómeno político de Teruel Existe han puesto sobre la mesa el debate acerca de la llamada “España vacía”, regiones abocadas desde hace décadas al abandono, al éxodo de sus poblaciones, a la falta de perspectivas laborales y a la citada desidia de los respectivos gobiernos del Estado. Y ese desencanto se está organizando en movimiento político. Sigue leyendo

El bidón de Branco

Marc Alloza

Argentina acudió a la copa del mundo de 1990 para defender el título logado en México el año 1986. En la fase de grupos dio una pésima impresión al perder en su debut con Camerún, empatar contra Rumanía y sólo ganar a la Unión Soviética. Pasó de fase como uno de los mejores terceros, pero claro, en octavos le tocaba un campeón de grupo: Brasil. Sigue leyendo

La oportunidad de perder una oportunidad

Carlos Hidalgo

Decía un veterano negociador israelí que los palestinos “nunca pierden la oportunidad de perder una oportunidad”. Hoy puede decirse lo mismo de la reunión entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y el líder de la oposición, Pablo Casado. No perderé el tiempo en reiterar la cantidad de asuntos en los que Gobierno y oposición pueden ponerse de acuerdo. Obviamente no ha sido así. Ni en casos tan sangrantes como la renovación del Consejo General del Poder Judicial; un asunto en el que todo el mundo reclama capacidad de acuerdo, pero donde todos disparan a la mínima su veto. Especialmente el PP, que aún tiene asuntos judiciales pendientes. Por no hablar del Tribunal de Cuentas, la presidencia de RTVE o el Defensor del Pueblo. Sigue leyendo

La UE avanza decididamente… hacia la parálisis

LBNL

No son buenos tiempos para los europeístas que pensamos que la Unión Europea es el proyecto político democrático más interesante de la historia moderna. Nacido de las cenizas de las dos guerras mundiales y alguna otra anterior, el proyecto integrador de las sociedades europeas ha asegurado la paz continental como nunca antes, ha consolidado la democracia liberal como forma de gobierno para quinientos millones de europeos y ha sentado las bases para una prosperidad sin precedentes en el mayor mercado único del mundo. Y sin embargo…

Sigue leyendo

Cosas de cine

Lluis Camprubí

Cuando una idea prende con la potencia con la que lo ha hecho en el panteón cultural que aquí se combate, a saber, que Hollywood hace cine de derechas y Europa de izquierdas, no basta con aportar casos que desmientan el principio general, porque acaban siendo considerados excepciones a la regla. Como iremos viendo, las excepciones son mucho más abundantes que la presunta regla, lo que significa que la excepción es la regla y la regla es excepción. Que de California sale mucho más cine inspirado por valores de izquierdas que lo contrario. (…). Sigue leyendo

Cataluña en el horizonte

David Rodríguez

Se dice que todos los gobiernos suelen tener cien días de margen para demostrar sus intenciones y poder ser evaluados con un mínimo de rigor, algo así como un período de gracia. No es el caso de España, dónde el gabinete de coalición entre PSOE y Unidas Podemos ha sido vilipendiado sin piedad por las derechas del país desde el minuto cero, de hecho, desde antes de que tomara sus primeras decisiones. Los sectores más reaccionarios están demostrado, una vez más, su absoluta falta de respeto a las reglas del juego del parlamentarismo. Sigue leyendo

Valladolid, capital de España

Juanjo Cáceres

Cuesta imaginar un país cuya capitalidad no recaiga en Madrid.

Lo ha sido de forma casi ininterrumpida desde 1561, cuando así fue decidido por Felipe II, quien vio en ella un entorno de gran centralidad geográfica, buenos recursos naturales y una débil presencia de las clases nobiliarias y eclesiásticas, lo que podía permitir a la Monarquía Hispánica reafirmarse como centro del poder castellano. Un poder que en aquel momento poseía una dimensión verdaderamente imperial. Sigue leyendo