Importación de residuos peligrosos

Marc Alloza

A principios de este año la multinacional Valgo reprendió el traslado de residuos peligrosos para la salud extraídos de Bijela (Montenegro) al depósito de la localidad onubense de Nerva. El 31 de enero llegó al puerto fluvial de Sevilla el Muzaffer Bey con 5.500 toneladas, el 3 de febrero lo hizo el Dakota con 7.500 y este fin de semana lo ha hecho el Shannon River con 6.000.

Estos cargamentos son un avanzadilla de las 40.000 toneladas que restan por enviar fruto del trabajo de limpieza y descontaminación del astillero de Bijela, Montenegro (lo pongo otra vez porque a mí me costó asimilarlo). Traslados que por ser extracomunitarios no sólo deben autorizarlos el gobierno autonómico, sino también el ministerio de Transición Ecológica. No obstante haber recibido la autorización, este lunes 14 de febrero, el Ministerio ha paralizado el traslado de los residuos del Dakota, por exceder el envío máximo autorizado de 7.000 toneladas y amenaza a Valgo con sanciones de entre 9.000 y 300.000 euros. Sigue leyendo

Crónica sentimental Castellano-Leonesa

Juanjo Cáceres

El pasado domingo se celebraron elecciones en la comunidad castellana más añeja, justo en aquellos territorios situados al norte del río Tajo, por donde ya antes del siglo X avanzaba a todo gas la denominada Reconquista. Lo hicieron, curiosamente, en un clima prebélico, también de reconquista, porque Biden había anunciado un posible inicio de acciones guerreras en Europa, con Rusia y Ucrania como contendientes. Reconozco que cuando Biden habla no sé si me he de tomar en serio o no lo que dice, pero vista la lamentable experiencia afgana, supongo que siempre hemos de considerar preocupante oír a ese señor hablar de conflictos.

Puede que eso estuviera en la mente de los castellanos viejos que fueron a votar o puede que no. Al fin y al cabo, quién sabe lo que hay en las mentes de las personas que desaparecen poco a poco de la España vaciada, de toda esa gente que hoy ha sido convertida en constructo político de moda, pero que al mismo tiempo se encuentra tan lejos física y espiritualmente de los despachos de los spin doctors de la política de hoy en día. Quién puede imaginar, también, cuáles son sus anhelos y preocupaciones, o bien lo que supone tenerles todo el día oyendo hablar de macro-granjas y ganadería, cuando lo que desaparece a su alrededor son, además de los animales, la gente, los servicios y las oficinas bancarias. O quién puede ponerse en la piel de la realidad urbana castellano-leonesa, donde las masas juveniles son captadas por las fuerzas magnéticas del centralismo madrileño y, más allá de eso, por las propias fuerzas de esa globalización que les obliga a expatriarse si tienen suficientes talentos y competencias para ello o si no les queda más remedio. Por no hablar de esos falsos amigos que todos conocemos, llamados paro, bajo poder adquisitivo, pandemia, malestar personal y civilizatorio, etc. Sigue leyendo

Salió rana

LBNL

Sí, ganó el PP, ya lo sabemos, pero ya gobernaba y tenía un par de años por delante. Pretendía comerse a Ciudadanos pero se lo comió VOX. Así que tendrá que cambiar de socio: del centro al extremo. Abascal ya anunció anoche que Gallardo vice-presidente. Mañueco no se dio por enterado y pareció apuntar a gobierno monocolor. Mucha suerte en el empeño… Mis amigos y conocidos de izquierdas muy preocupados con el ascenso de la derecha extrema pero seguro que los estrategas de Ferraz estarán encantados ante la perspectiva de que el PP se vea obligado a pactar una coalición de gobierno con VOX. Mucha suerte también a los que piden que el PSOE se abstenga en la investidura para evitarlo. La no abstención del PP para evitar la entrada de Podemos en el gobierno es la coartada perfecta, además.

El PSOE baja, también lo sabemos, pero respecto a 2019: sacó tres escaños más que en 2015. Obviamente no es consuelo pero si lo es que Casado no haya conseguido la mayoría absoluta que perseguía. La de Madrid aparece ahora como todavía más personal – e intransferible – de Ayuso. Mucha suerte también para él con el pulso por la presidencia del PP de Madrid; la va a necesitar. Eso si no le crecen los enanos y le desbancan como líder nacional, que hasta Aznar ya está tirando piedras. Sigue leyendo

Machismo de facto

Senyor G

Nadie justificaría ahora mismo una diferencia política entre hombres y mujeres basados en la biología o buscando apariencia de razonamientos científicos o legales. Ni siquiera organizaciones claramente machistas como las religiosas querrían llevar estos planteamientos al funcionamiento general de la sociedad. Decir nadie o que no lo llevarían a nuestra sociedad es demasiado tajante, porque siempre hay gente para todo, pero sí que podemos acordar que quién lo hiciera no estaría ahora mismo con el signo de los tiempos y se vería como extemporáneo, pintoresco o fuera de lugar cuanto menos.

Así mismo, me parece que podemos acordar que en nuestra sociedad sigue habiendo machismo por más que las leyes y otros acuerdos digan otra cosa. En salarios, paro, separación por trabajos, cosas fácilmente medibles. Aun cuando las cosas han mejorado en las últimas décadas, y más que mejorarán espero. Sigue leyendo

Somos sentimientos y tenemos humanos

Carlos Hidalgo

El que fuera presidente del Gobierno, el inefable Mariano Rajoy Brey, era conocido, entre otras cosas, por los líos que se hacia con sus propias palabras, o con su propia letra. Y, entre otras muchas, una de sus frases era la que da título a esta entrada en el blog. Rajoy, con sus virtudes y con sus defectos, no dejaba de mostrarse más que como un ser humano, casi arrastrado por las circunstancias y, por supuesto, susceptible de cometer errores.

Y es que los errores con parte habitual de cualquier cosa que hagan los seres humanos. Y, por supuesto, a mayor cantidad de personas, mayores posibilidades de que los errores se acumulen, a veces corrigiéndose sobre la marcha, a veces acumulándose y formando un tsunami de incompetencia que lo arrastra todo tras de sí.

En política, como en todos los ámbitos de la vida, se cometen errores. Pero se intentan disimular. A veces, los políticos usan los errores de sus rivales como si fueran aciertos propios y así lo venden. Otras, pretenden disimular el error tras una enorme cantidad de palabrería y cancamusa, queriéndonos hacer creer que hay un complicado plan tras ellos, o que se debe a una conspiración ajena. Sigue leyendo

Otro enfoque sobre el voto estamental

Julio Embid

Hace quince años cuando estudiaba en la Universidad Complutense de Madrid asistí a los diversos debates y mítines de los candidatos al rectorado de dicha universidad, por volumen, una de las más importantes del país. Entonces, el candidato a rector que a posteriori revalidaría el cargo por un segundo mandato, el señor Carlos Berzosa, catedrático de Economía Aplicada y militante de Izquierda Unida, realizó un acto en la Facultad de Políticas al que asistí junto a una escasa decena de estudiantes. En aquel evento, el candidato Berzosa hizo un discurso vacío lleno de lugares comunes diciendo lo que se suele decir siempre en campaña: una universidad de todos y todas, por la gente y para la gente, sin dejar a nadie atrás, centrados en el futuro y el desarrollo para marcar la diferencia y tantas cosas y pidió a los estudiantes que votasen masivamente por su candidatura. Obviamente no fue así, porque los estudiantes en cualquier elección universitaria, ya sea al Rector o a la Junta de Facultad, pasan bastante. Y como decía entonces, si no votamos los de Políticas, imagínate los de Canales y Puertos, pero volvamos a aquellas elecciones.

En la Universidad Complutense de Madrid existe un voto ponderado. El voto por estamentos de los Profesores Doctores contaba un 53%, el del Personal Docente e Investigador 10%, el de los estudiantes 25% y el de Personal de Administración y Servicios 12%. Teniendo en cuenta que los profesores doctores son 3.000, el personal de servicios otros 3.000 y pico y los alumnos más de 70.000 pues el sistema no está muy equilibrado. Con ello no quiero decir que sea más o menos justo que el voto de los profesores valga más que el de los alumnos (no es esa la cuestión, que daría para otro artículo) si no como le dije aquel día al señor Berzosa: “con esa ley electoral, cuantos menos alumnos voten, más vale mi voto, así que no espere que haga campaña entre mis compañeros”. Sigue leyendo

Cosmética gubernamental

Arthur Mulligan

¿Son galgos o son podencos los efectos superficiales de la Reforma Laboral? ¿Basta el acuerdo entre las centrales sindicales mayoritarias y la CEOE para legislar sobre una Reforma Laboral después de más de diez meses de negociaciones?

Cabalguemos las contradicciones: Pedro Sánchez, afirmaba que según los datos de la EPA, «esta es la legislatura del empleo», no obstante, hay que reconocer que si se crea empleo al menos hasta la fecha, se crea a pesar de sus políticas, y fundamentalmente gracias a la reforma de Fátima Báñez porque, en efecto, esta reforma consiguió crear medio millón de puestos de trabajo anuales hasta el 2019 y es exactamente la misma que Sánchez prometió derogar, al igual que Díaz dirigiéndose a los sindicalistas entre grandes ovaciones.

También y con el ramalazo autoritario que le caracteriza, el presidente exigió – nada de pedir o negociar – que la oposición se abstenga o, mejor aún, que apoye al gobierno. Sigue leyendo

Siguiendo con la cuestión de Ucrania y la izquierda transformadora

Lluís Camprubí

Mucho se ha escrito y dicho sobre la posición del espacio político a la izquierda del PSOE respecto a la tensión en Ucrania y el posible conflicto militar fruto de una invasión (total o parcial) por parte de Rusia.

Creo que lo mejor que se ha escrito sobre la cuestión es esto de Jorge Tamames: La Izquierda y Ucrania . Como resume su destacado: “Una posición crítica con los errores del atlantismo puede desempeñar un papel constructivo en esta crisis, pero debe condenar la coerción rusa”.

Tendrían que poder ser compatible (que no equidistante ya que hay una potencia agresora clara en el actual conflicto) poder criticar la política agresiva rusa (hacer preparativos para una posible invasión no es justificable y vulneraría la integridad territorial de Ucrania) con criticar elementos de la acción de la OTAN, del pasado o del presente. Y a su vez esto debería ser compatible con exigir que es tiempo de hacer todos los esfuerzos diplomáticos y que se atiendan las preocupaciones legítimas que tiene cada actor sobre cuestiones relativas a su seguridad (que las hay y muy diversas, tanto de Rusia, como de Ucrania, como también de la UE). Sigue leyendo

Portugal y las predicciones

Carlos Hidalgo

Este pasado domingo se celebraron las elecciones generales en Portugal. La coalición de izquierdas saltó por los aires a la hora de aprobar los presupuestos. El Bloque de Izquierdas y los comunistas sentían que tenían que hacer oír más su voz y el Partido Socialista portugués, con el primer ministro Costa al frente, estaba ya un poco harto de las salidas de tono y el afán de protagonismo de sus socios. Se convocaron elecciones y la suerte quedó echada.

Las encuestas no pintaban para Costa. Le daban empate técnico con el centro derecha y un preocupante ascenso de la ultraderecha. La “verdadera” izquierda se apresuró a anticipar la derrota y parte del Partido Socialista afiló los cuchillos para pedir la dimisión de Antonio Costa.

La derecha, que aún se estaba recuperando de los avatares sucesorios tras la caída de sus antiguos líderes, también se aprestaba a tantear posibles coaliciones, desde una Gran Coalición con el Partido Socialista a pactos con la ultraderecha. Sigue leyendo

Yo cambié el mundo por Twitter: una historia de ficción

Juanjo Cáceres

Era un hora cualquiera de un día cualquiera. Esperaba con resignación la llegada del invierno cuando alguien pronunció unas palabras que cambiarían mi vida para siempre: «¿Me puedes hacer un retuit?». En ese momento yo lo desconocía todo sobre Twitter, pero aquella frase abrió ante mí un mundo nuevo y una vía privilegiada para ejercer mi influencia como nunca hubiera sido capaz de imaginar.

Siguiendo las indicaciones del servicio, abrí la cuenta y procedí a hacer mi primer retuit, si bien no tenía seguidor alguno y tampoco seguía a nadie, por lo que mi retuit quedó perdido en el vacío. Un vacío que sentí la necesidad imperiosa de empezar a rellenar. Gracias al imprescindible apoyo de la aplicación, empecé a seguir al Papa Francisco, a Gerard Piqué, a Cristiano Ronaldo, a Jordi Évole y a un sinfín de famosos, a los que siguieron las cuentas de los políticos más eminentes de nuestro país: Pablo Iglesias, Pedro Sánchez, Albert Rivera o Gabriel Rufián, entre otros. Sigue leyendo