Monarquía accidental

Arthur Mulligan

Como las desgracias nunca vienen solas y somos como somos nada mejor que aplicarnos el refrán y acudir urgentemente a la apertura de la sala de partos para abuelas y traer a nuestro particular mundo político un nuevo ser para completar la triple crisis sanitaria, económica y social que nos asola y que con todo el cariño del mundo acostumbramos a llamar epifostio, una criatura recurrente en las crisis españolas y que añade un toque de amargura institucional para completar el paquete.

Como en este gobierno y en sus medios afines no tenemos la suerte de poder contrastar las simplezas de algunos elementos de su membresía a propósito de nuestra forma de Estado, me ha parecido útil presentar a ustedes una selección de las reflexiones de contemporáneos eminentes que enriquecen a mi juicio el hilo iniciado en DC, siempre atento a lo que se comenta a pie de calle para mayor gloria de las libertades en nuestro país. Sigue leyendo

A Pedro Sánchez le ha tocado el “Gordo”

LBNL

El «Gordo» es evidentemente el aluvión de miles de millones de euros que va a recibir España para mitigar el daño económico de la pandemia. 140 mil millones, uno detrás de otro, la mitad en subvenciones a fondo perdido. Para que se hagan una idea, el presupuesto total de España en 2019 fue de 472 mil millones. Es decir, de una tacada Europa le subvenciona el 15% de su presupuesto anual y le financia a bajo coste otro 15%, con la única obligación de dedicar su uso a preparar a España para las revoluciones digital y ecológica. Para que se entienda mejor. Imaginemos que a un hogar que gasta unos 30 mil euros al año (2.500 al mes) le llega una subvención de 5 mil y un préstamo bonificado de otros 5 mil, con lo que pasa a tener para gastar durante los próximos doce meses, 40 mil en vez de 30, es decir, un 25% más. Cuya utilización decide el pater o mater familias, porque a diferencia del presupuesto general que debe ser aprobado por las Cortes, estamos hablando de “proyectos” que la Comisión Europea aprobará siempre que se ajusten a los fines reseñados. Total que Pedro va a poder dejar Cuenca con el mejor 5G del mundo y Valladolid con emisiones de cambio climático neutras. O Castellón y Cádiz. O Tarragona y Zamora. O más bien todas ellas. Y más. Obviamente habría sido mucho mejor evitar el destrozo económico de la pandemia pero, habiéndolo sufrido, esta ayuda ingente nos va a venir muy bien para conllevarlo. Y a Pedro Sánchez todavía mejor porque va a ser él quién decida cómo y dónde se aplica. Yo le auguro mayoría absoluta… Sigue leyendo

Fuera fascistas de nuestras fábricas

Pedro Luna Antúnez

“El genio ya no está en la botella” declaró Simon Kaupert, secretario de comunicación del sindicato de extrema derecha Zentrum Automobil. Nos hallamos en mayo de 2018 y en Alemania se celebran elecciones sindicales para elegir la composición de más de 28.000 comités de empresa en todo el país. Zentrum Automobil, sindicato fundado en 2009 como el brazo sindical del partido neonazi Alternativa para Alemania (AfD), ha conseguido representación en siete comités de empresas del sector de la automoción como BMW, Porsche, Opel, Siemens o Daimler Mercedes-Benz, con más del 10% de los votos en algunas de esas empresas. En la planta de Daimler en Stuttgart Zentrum Automobil consiguió seis delegados en el comité de empresa siendo uno de los centros de trabajo con mayor presencia sindical de la extrema derecha. Oliver Hilburger es uno de los delegados derechistas en Daimler. Conocido en Alemania por haber sido activista de la extrema derecha y guitarrista del grupo musical neonazi Noie Werte, fue uno de los fundadores de Zentrum Automobil y es hoy uno de los dirigentes más visibles del sindicato. Sigue leyendo

Control al Gobierno

Julio Embid

Cuando uno entra en el mausoleo de Mao situado en el centro de la Plaza de Tiananmén de Pekín tiene la sensación de entrar en otra época. Es como una puerta del Ministerio del Tiempo. Para empezar tienes que dejar las llaves, el móvil y las mochilas y todo lo demás en unas taquillas situadas enfrente al otro lado de la calle. Y entrar con la documentación justa, el pasaporte y el visado y vale. Tras hacer una larga cola llena de jubilados con pins con la bandera o la hoz y el martillo, recibes un cacheo a fondo y pasas al recinto. A la izquierda hay un puesto de flores amarillas, donde puedes comprar un ramo para depositar a los pies del fundador. Y una vez que entras en el mausoleo, unos soldados armados con gabardinas verdes y cara seria te exhortan a que pases lo más rápido posible. Sin pararte y por supuesto sin echar fotos porque tuviste que dejar todo en las taquillas. Ves de reojo a Mao de cuerpo presente embalsamado custodiado por cuatro soldados en gabardina verde y cuando te das cuenta ya has salido del recinto, que parece por dentro un tanatorio y te encuentras en la calle mirando a la puerta de Quianmen rodeado de tiendas de recuerdos de Mao. Bolis, mecheros, estatuas, pisapapeles, llaveros, banderines, cintas para colgar en el retrovisor del coche, ajedreces con las figuras con la cara de Mao y dulces con su retrato en el costado. Y es que ahí se acaba el comunismo porque han convertido a Mao en la Virgen del Pilar. Sigue leyendo

¿Israel Estado apartheid?

LBNL

Este miércoles, 1 de julio, será el día en el que el Primer Ministro israelí Benyamin Netanyahu, por todos conocido como “Bibi”, se comprometió a presentar un plan para la anexión de parte de la Cisjordania palestina en línea con lo preconizado por el Plan de Trump hecho público a finales de enero. En Israel no se habla de otra cosa y en Washington y el mundo árabe, casi tampoco. Trump tiene previsto hacer una declaración al respecto, en función de la cual Bibi modulará su decisión final. Sin duda algo hará pero probablemente amagará antes que dar, lo que satisfaría los intereses de Trump de darle gusto a sus votantes evangélicos y mitigaría la reacción de Jordania y Egipto, los dos países árabes con los que Israel tiene acuerdo de paz. Rusia se opondrá, pero Putin seguirá manteniendo su privilegiada relación con Bibi, aunque solo sea por la necesidad de evitar un enfrentamiento armado directo en Siria. China criticará la violación del derecho internacional pero nunca ha sido un actor principal en Oriente Medio. Así las cosas ¿qué hará la Unión Europea? No está del todo claro, en parte porque dependerá de la magnitud de la decisión de Bibi pero no podrá, en todo caso, dejar de reaccionar ante el fin del paradigma de la solución de los dos Estados acordada en Oslo. Veremos pero las aguas vienen turbulentas. Sigue leyendo

La nueva normalidad política

Juanjo Cáceres

La pandemia de la Covid-19 ha transformado sustancialmente el terreno de juego de la política, tanto en los contenidos, porque ha modificado profundamente la agenda política mundial, como en las formas, porque conviven tanto aproximaciones mucho más colaborativas entre partidos como dinámicas de alta tensión política en un ambiente de graves acusaciones cruzadas.

Esas dinámicas de tensión se están visibilizando mucho más que las colaborativas y el impacto que ello pueda estar teniendo sobre la percepción de la ciudadanía no deja de ser preocupante. Más cuando se trata de una ciudadanía traumatizada por los efectos de la pandemia y del confinamiento, así como inquieta por el futuro de sus puestos de trabajo y de la economía en general, lo que sin duda tiene consecuencias sobre sus condiciones materiales y sobre su estado psicológico. Sigue leyendo

¡Alto, policía!

Carlos Hidalgo

Llevamos ya unas cuantas semanas con los disturbios y protestas provocados por la muerte de George Floyd a manos de policías estadounidenses. Como mi estancia en los Estados Unidos fue ya hace demasiado tiempo y mi trato con la policía fue distante, pero en general positivo, he querido enterarme un poco más del tema.

Como uno nunca sabe bien por qué bibliografía empezar, me hice con “Homicidio: un año en las calles mortales”, de David Simon, el ex-periodista del Baltimore Sun que estuvo un año incrustado en la unidad de Homicidios de la policía de Baltimore. Simon acumuló tanta experiencia con aquello, que no sólo le dio para escribir este libro sino que el libro se convirtió en una serie de televisión (también llamada “Homicidio”) y luego en otra, llamada “The Wire”, que es por todo el mundo conocida. Sigue leyendo

Queda mucho todavía

LBNL

Felicitemonos por el fin del Estado de Alarma, que responde a una mejoría general clara en el número de nuevos infectados, ingresados en hospitales y fallecidos, pero no se relajen porque la ruleta rusa está lejos de terminar y en muchas partes del mundo la pandemia está aún en fase incipiente. Tuvimos la mala fortuna de estar entre los primeros a los que impactó de lleno. Reaccionamos un poco más rápido que Italia pero los que venían detrás pudieron un poco más rápido que nosotros, y en Europa eso se ha traducido en una menor letalidad por millón de habitantes. Con las vergonzosas excepciones de Reino Unido y Suecia, que optaron por una política alternativa, a todas luces arriesgada y, a la postre, absolutamente desastrosa. En el resto del mundo la mayoría ha hecho lo que ha podido pero con resultados mucho menos eficaces dada la falta de medios. La nota discordante la ha puesto, sin duda, EE.UU., que si podía haber adoptado medidas mucho más contundentes, especialmente cuando Nueva York fue impactado de pleno, y solo lo hizo a medias. Como también Brasil, donde Bolsonaro ha emulado a Trump enfrentando su irresponsabilidad contra los gobernadores que, en general, si han hecho lo que se debía. El caso es que la pandemia sigue rampante en gran parte del planeta y el riesgo de sufrir una segunda ola es evidente. Y mientras no se descubran un tratamiento y/o una vacuna eficaces, el riesgo seguirá estando presente, también en nuestro país. Porque no se olviden de que los brotes se descubren cuando ya han sido muchos los que se han contagiado sin saberlo, siendo por otra parte la prudencia en los comportamientos la mejor forma de contenerlos, lleguen a no infectados “importados”. Sigue leyendo

Semanita movidita en Bruselas

LBNL

Todas lo son pero esta que viene quizás un poco más de lo habitual. No todos los lunes se reúnen los Ministros de Exteriores (por videoconferencia) y menos aún con el Secretario de Estado norteamericano como invitado estrella, con el que debatirán temas tan poco espinosos como la retirada de EE.UU. de la Organización Mundial de la Salud, la anunciada anexión israelí de partes de Cisjordania o las sanciones adoptadas por EE.UU. a finales de la semana pasada contra la Corte Penal Internacional. No todos los martes se reúnen tampoco (también por videoconferencia) los Ministros de Defensa y, sobre todo, no lo suelen hacer sobre la base de una serie de ambiciosas posiciones conjuntas puestas sobre la mesa por los cuatro grandes (Alemania, Francia, Italia y España) frente a las reticencias de una gran parte de los Estados Miembros más orientales – que recelan de que la UE pueda llegar a ser autónoma de la OTAN – y más pequeños – muy cómodos con su neutralidad. Y, desde luego, no todos los viernes se reúnen los Jefes de Estado y de Gobierno – también cada uno desde su capital – para abordar una primera discusión a su nivel del novedoso plan financiero puesto sobre la mesa por la Comisión para hacer frente a los brutales efectos económicos de la pandemia y encarar las indispensables revoluciones verde y digital durante los próximos cuatro años. Tan movidita como trascendental para nuestro futuro a medio y largo plazo. Sigue leyendo

¿Desescalada?

Carlos Hidalgo

Cuando yo estudié Ciencias Políticas, allá por el Pleistoceno Medio, los términos “escalada” y “desescalada” se referían a conflictos bélicos. “Escalada” era el aumento de tensiones, intercambios hostiles y escaramuzas que podían llevar a un estallido y la “desescalada” era cuando las partes trataban de relajar la tensión y se adoptaban medidas para calmar los ánimos. Por eso no entiendo muy bien el término “desescalada” para el lento proceso de que salgamos de nuestras casas, con las mascarillas puestas y roguemos a los santos Simón e Illa para que nos dejen cruzar la provincia para visitar a nuestros padres. Sigue leyendo