Actualizando sobre long Covid / Covid persistente

Lluís Camprubí

En la anterior entrada sobre Covid persistente / long Covid ya se planteaba la relevancia de la cuestión. Y se apuntaba el fallo de las autoridades sanitarias que mientras transfieren al individuo la gestión del riesgo, la protección y la prevención de la Covid no han comunicado correctamente la información disponible sobre la Covid persistente para que al menos los individuos puedan hacer una gestión del riesgo basada en una información precisa de todas las posibles complicaciones, sean mortales, agudas o cronificantes.

En nuestro país parece que las autoridades sanitarias aún no están dándole la consideración, relevancia y centralidad de los mensajes que la cuestión merece, aunque algunas comunidades autónomas ya empiezan a activar mecanismos de seguimiento y vigilancia al respecto. Sería muy razonable cambiar el enfoque si cambia lo que sabemos (o si no lo sabíamos tan claramente hace meses). Afortunadamente, en otros países se va reconociendo el problema con más claridad. El ministro federal de sanidad alemán tuiteaba hace unos días “Pronto veremos al long Covid como lo que es: una enfermedad muy seria de momento sin tratamiento ni cura para muchos. Esperemos que las vacunas adaptadas en otoño puedan evitar las infecciones. Los estudios están en marcha” al compartir un artículo que se pregunta por qué tantos pacientes long Covid reportan pensamientos suicidas. Sigue leyendo

Long COVID / COVID persistente

Lluís Camprubí

Flota en el ambiente -y en el deseo colectivo- que la pandemia ha acabado, al menos en nuestro entorno. Pero la verdad es que no. Globalmente es más que obvio ver que no es así, pero la ilusión empuja a pensar que al menos en nuestro país y continente ya pasó.

Lo cierto es que algo ha fallado para llegar a pensar colectivamente que lo que viene después de la fase aguda/crítica/de emergencia de la pandemia es la post-pandemia (entendida como su superación). Si bien hay consenso en analizar que estamos en un momento diferente a los momentos críticos de los dos últimos años, tanto en número de muertos como en tasa de vacunación y que por lo tanto el marco de restricciones y vigilancia debe ajustarse, hay un problema no resuelto en la caracterización práctica de este momento. Sigue leyendo

Lecturas recomendables de este mes

Lluís Camprubí

Aquí va una selección de lecturas recientes sobre las elecciones francesas, sobre la invasión rusa de Ucrania, sobre la cuestión energética y sobre el momento vacunal global.

Este domingo es la segunda vuelta de les elecciones presidenciales francesas. Es necesario -y hay que decirlo sin alambicamientos- que los y las franceses voten a Macron, y que éste gane y derrote a Le Pen. Es fundamental para que Francia siga en el campo republicano-democrático y para seguir profundizando la construcción europea. En este sentido son de interés algunas tribunas y manifiestos lanzados desde distintos ámbitos de su sociedad civil. Desde el mundo de la cultura “Sans illusions, sans hésitation et sans trembler, nous voterons Emmanuel Macron”; por parte de economistas preocupados por la igualdad “Une présidence avec Marine Le Pen serait une catastrophe économique, sociale et environnementale”; y desde sectores estudiantiles preocupados por la equidistancia entre Macron y Le Pen por parte de algunos sectores desorientados “Face à l’extrême droite, pas de ni-ni” (situando en definitiva que la cuestión no es el sofismo estético de “ni Macron ni Le Pen” sino tomar partido en una elección entre Macron o Le Pen). Sigue leyendo

Contra la gripalización del covid

David Rodríguez

 El lunes 28 de marzo entró en vigor la nueva estrategia contra el covid aprobada por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, consistente en lo que se ha venido a llamar proceso de “gripalización” de la enfermedad, con una serie de medidas que, como viene siendo habitual durante la gestión de la pandemia, han desatado las críticas de buena parte de la comunidad médica y científica.

Una de las decisiones más controvertidas ha sido la de dejar de publicar los datos diarios de incidencias, así como no tener en cuenta los tests salvo en personas de grupos de riesgo. Tal como denuncia el economista y exministro Miguel Sebastián, se trata de una medida autoritaria, teniendo presente que en democracia los datos no son de los gobiernos, sino de los ciudadanos[1]. La serie de datos queda interrumpida y el derecho a la información cercenado como no ha ocurrido en ningún otro país de nuestro entorno. Sigue leyendo

Los vencedores de la pandemia

 David Rodríguez

Este 17 de enero Oxfam Internacional ha publicado un informe bajo el significativo título de “Las desigualdades matan”, en el que se denuncia “el inaceptable aumento de las desigualdades por la Covid-19”. Durante lo que llevamos de pandemia, el patrimonio de las diez personas más ricas del mundo ha pasado de 700.000 millones de dólares a 1.5 billones de dólares. Para que nos hagamos una idea de la magnitud de estas vergonzantes cifras, estos diez individuos acaparan tanta riqueza como las 3.100 millones de personas que se hallan en situación de pobreza. De hecho, si estos magnates perdieran hoy mismo el 99,99% de su riqueza, continuarían siendo más ricos que el 99% de las personas del planeta. Reproduzco a continuación el cuadro 1 del citado informe, porque creo los datos que contiene son altamente significativos y deberíamos tenerlos presentes en todo momento, incluso quizás colgarlos en todas las aulas de todas las escuelas y universidades.

Sigue leyendo

Holocausto antígeno

Marc Alloza

El final del 2021 estuvo marcado por la rotura de stock de test antígenos previo a las fiestas. El exceso de demanda ante una oferta limitada se tradujo en una caza y captura de tests y un incremento de precios. El 2022 entró surfeando en una sexta ola y por consiguiente, sostuvo la demanda de estas pruebas. El comienzo de las clases en los colegios ha rematado la jugada retroalimentándola hasta el límite que el gobierno decidió intervenir para regular el precio.

No queda claro quien se ha lucrado más en este asunto; distribuidoras, intermediarios y farmacias niegan que hayan sido ellos, pero “entre todos la mataron y ella sola se murió”.  Los precios en otros países oscilan entre la gratuidad en Reino Unido a los 7-20€ de Suiza, pasando por los 2,1€ de Portugal y los 2,7€ de Grecia etc… Sigue leyendo

Ideologicismo y pandemia

Lluís Camprubí

Recientemente, Daniel Innerarity ha publicado la columna “No es lo mismo” en la que denuncia los intentos torticeros de equiparar -y por lo tanto expulsar de lo aceptable- las posiciones políticas del espacio de Unidas Podemos con las de Vox bajo la falsa premisa que son extremos. Recomiendo su lectura y comparto su argumentación, que en definitiva recuerda que mientras que los primeros están comprometidos con los valores democráticos y pluralistas, los segundos pretenden destruirlos.

Quisiera complementar este hilo argumental con el caso de la pandemia. Aún es pronto para disponer de análisis comparados y evaluaciones de la gestión entre distintos territorios regionales o estatales donde participan fuerzas “a la izquierda de la socialdemocracia” respecto a aquellos donde acompañan fuerzas de derecha extrema. Aunque una mirada preliminar sí permite afirmar que en los territorios donde participan o acompañan el gobierno fuerzas de dicha izquierda la gestión ha sido más garantista respecto a las personas más vulnerables y más exigente con las restricciones sanitarias. Mientras que en aquellos territorios donde el gobierno está condicionado por fuerzas de derecha extrema (2.0, derecha trumpista,…) hemos visto una gestión más preocupada por la satisfacción de sectores económicos específicos y por la no voluntad de imponer restricciones sanitarias o directamente cuestionarlas. Sigue leyendo

Idiotas

David Rodríguez

En septiembre de 2020 escribí en Debate Callejero un artículo titulado “Tropezando siempre con la misma piedra”. Denunciaba que la rápida desescalada desde la primera ola había provocado la segunda, y afirmaba que “el afán por obtener beneficios a corto plazo se vio de sobras penalizado por todas las pérdidas generadas debido a la precipitación”. En la conclusión decía lo siguiente: “La táctica cortoplacista del beneficio a toda costa no hará sino provocar lo que ya ha pasado en las ocasiones arriba referidas, es decir, generar pérdidas incalculables en el futuro. ¿Cuántas veces estamos dispuestos a tropezar en la misma piedra?”.

En diciembre de 2020, en puertas de la tercera ola, me refería al artículo anterior, explicando que había evitado titularlo “tropezando dos veces en la misma piedra (…) porque temía que íbamos a superar esta cifra y, efectivamente, nos disponemos a lograrlo”. Pocos días más tarde, la operación de salvamento de la Navidad acabó en una nueva ola a principios de 2021. Sigue leyendo

El lío de la COVID

LBNL

No sé ustedes pero a mi alrededor hay mucha confusión sobre todo lo relacionado con la COVID. De una parte, mucha gente todavía no tiene claro que se contagia por vía aérea, es decir, también sentado en un bar, restaurante o no digamos ya, en una fiesta. Por más que todo el mundo esté vacunado y se haya hecho un test de antígenos, que reducen pero no eliminan la probabilidad de contagiarse. De otra, la gente no tiene claro qué hacer cuando ha estado en contacto con alguien que da positivo. Si no tienen síntomas muchos estiman que pueden hacer vida normal, y más todavía si el contacto positivo tampoco los tiene, pese a que todos sabemos que, afortunadamente, muchos infectados son asintomáticos. Lo cual no implica en modo alguno que aquellos a los que infecten los asintomáticos, también vayan a serlo. Para redondear, llevamos meses esperando y reclamando la vacuna para los niños y ahora que llegan surgen las dudas sobre los posibles riesgos de administrársela.

La gente no es tonta pero necesita claridad, y no hablo de España solo. Tengo un amigo que acaba de volver de EE.UU. tras pasarse una semana allá con COVID. Para mi sorpresa, el médico le dijo que podía salir de la habitación del hotel a pasearse, lo cual hizo. Y para mi total asombro, al remitir los síntomas le dejaron embarcar de vuelta a su país de residencia sin exigirle una PCR negativa. Asombro porque tengo un conocido que se pasó un par de semanas dando positivo tras desaparecerle todos los síntomas. Y otra que, con su marido encamado y positivo, se planteaba ayer si acudir a una reunión de trabajo con otras quince personas durante varias horas porque el protocolo no dejaba claro si estaba prohibido. Afortunadamente su oficina la ha eximido de la obligación de hacerlo pero conozco un caso de una limpiadora de residencias de ancianos a la que su empresa la obligó a seguir trabajando pese a que su marido tenía COVID. ¡¡Limpiadora de residencias de ancianos!! Y tengo otro amigo que pasó la enfermedad hace un año – quizás me contagié esa noche que pasé bailando salsa en el tugurio debajo de mi casa, me contó – y que como fue leve y está vacunado, sostiene que las medidas actuales son completamente exageradas excepto para la tercera edad, porque de los demás no se muere nadie. Sigue leyendo

Ecos de continuidad

Juanjo Cáceres

Podría ser 31 de diciembre y apenas nos daríamos cuenta, pero no a causa de la llegada de las primeras luces de navidad. A medida que se aproxima la finalización de 2021, se va generando la sensación de que 2022 no será muy distinto. Todo hace pensar que el próximo año consistirá, básicamente, en disputar una partida con unas cartas ya repartidas en 2021 y, desde luego, en 2020, puesto que la llegada de la variante ómicron nos confirma que la pandemia sigue tan viva como el uso habitual de las mascarillas. E igualmente nos lo subraya, al menos por la parte que me afecta, la cada vez más cercana tercera dosis para los mayores de 40 años.

Ambiente, pues, de más de lo mismo y sin demasiado gatopardismo, ya que la estabilidad institucional parece que va a ser la tónica, al menos durante la mayor parte del año. Gobierno de España, parlamentos autonómicos, diputaciones y ayuntamientos van aprobando sus presupuestos 2022, conjugando pactos no inéditos, ni tampoco ya sorprendentes, porque dos ejercicios de pandemia han agotado nuestra capacidad de maravillarnos. Ahí tenemos el acuerdo entre Ayuso y Vox en Madrid. Allá tenemos a los Comunes aprobando los presupuestos de Junts per Catalunya y Esquerra Republicana en la Generalitat. A cambio tenemos al emérito líder del grupo municipal barcelonés de ERC, Ernest Maragall, afirmar primero que votará en contra de los presupuestos barceloneses, para desdecirse unas horas después y anunciar su voto favorable, fruto del acuerdo alcanzado en el Parlament y como si de un intercambio de cromos se tratase. Situaciones análogas se han vivido en otros lugares, en un periodo en que se avecina la ejecución de los proyectos Next Generation, la implementación de planes de gobierno realizados durante el presente mandato en las instituciones autonómicas y locales formadas en el año 2019 y todos esos avisos a modo de indicadores que anuncian un, tal vez, intrigante o tal vez, inquietante futuro. Sigue leyendo