Otra primera vez

Carlos Hidalgo

Y hubo Gobierno. Mientras escribo estas líneas aún se suceden todas las primeras reacciones a la investidura de Pedro Sánchez. Y así nace el primer Gobierno de coalición de la democracia del 78. No está mal. Otra primera vez. Porque recordemos lo siguiente, todo esto viene tras unos años en los que hemos asistido a: la primera abdicación de la democracia, las primera investidura fallida, la primera repetición electoral tras la investidura fallida, la primera vez que el PSOE se abstiene para que hay Gobierno (del PP), la primera dimisión forzada de un secretario general del PSOE, la primera vuelta de un secretario general del PSOE al que se ha forzado a dimitir, la primera vez que se aplica el artículo 155 de la Constitución, la primera moción de censura que triunfa, las primeras primarias nacionales del PP, la primera vez que el PSOE pierde Andalucía, la segunda investidura fallida y ahora, la primera investidura con menos apoyos de la democracia.

Sigue leyendo

Ir ganando

Julio Embid

El pasado 4 de enero las derechas más ultramontanas se manifestaron en Madrid en contra del futuro Gobierno que hoy se vota en el Congreso de los Diputados. Previsiblemente, salvo Tamayazo de última hora, el presidente del Gobierno será Pedro Sánchez, sorpresivamente el líder de la fuerza política más votada en las pasadas elecciones. Y en las anteriores generales también. Sin embargo la política no es como la Liga de Fútbol Profesional donde el que más puntos tenga gana. Es necesario llegar a acuerdos para lograr la investidura y es necesario lograr acuerdos para aprobar las leyes, incluyendo la ley más importante de todas: los presupuestos. Sigue leyendo

¿Nueva era?

LBNL

Mañana Pedro Sánchez será investido Presidente del primer gobierno de coalición de nuestra democracia. Él mismo y el PSOE en su conjunto habrían preferido poder formar un gobierno monocolor con mayoría absoluta o, en su defecto, una investidura consentida por los partidos más afines, UP y C´s, a izquierda y derecha, con los que gobernar sobre la base de pactos concretos, en todo caso sin depender de partidos, como ERC, que propugnan la independencia de sus territorios, o de Bildu, de tétrico pasado, para que la investidura salga adelante. Pero la repetición de elecciones no le dio al PSOE los escaños adicionales que buscaba. E hizo imposible una potencial alianza alternativa con C´s, más teórica que real porque de no haberse hundido Rivera dificilmente habría cancelado su absurdo “cordón sanitario” a la “banda de Sánchez”. La otra opción, volver a repetir las elecciones, era todavía peor. Para todos, también para los que menos perdieran, por la creciente desafección ciudadana. Serán pocos por tanto los que afronten la nueva legislatura con euforia. Puede fracasar rápidamente y, de no hacerlo, será en todo caso trabajoso forjar alianzas semana a semana – también con C´s y el PP si lo consienten – para ejecutar el ambicioso programa de gobierno acordado. Pero no hay motivo para la preocupación y mucho menos para la escandalera pretendidamente constitucionalista. El Presidente del gobierno lo ha dejado meridianamente claro durante el fin de semana. No hacía falta. Para empezar, el gobierno no tiene poder para actuar violando la Constitución o ignorándola y el activismo “constitucionalista” del que han dado repetidas muestras nuestros jueces deberían ser suficiente garantía para los temerosos. Pero todavía más importante, el PSOE es el único partido que ha estado desde el principio a favor de la concordia constitucional, apoyando a los gobiernos de UCD y luego del PP cuando hizo falta, frente a los golpistas del 23-F, contra ETA y contra la declaración ilegal de independencia catalana. Siempre. Ojalá pudiera el PP lucir los mismos galones. Así que adelante con determinación y mucha concentración porque el verdadero peligro es que no sepamos hacerlo bien.

Sigue leyendo

Debateros de guardia

Querid@s debater@s: nuestros articulistas también merecen un descanso durante estas fiestas, por lo que quedan dispensados de sus contribuciones articulistas.

Pero anímense  a mantener vivo este blog y compartan sus opiniones, ocurrencias, vivencias y observaciones sobre la vida política, o sobre lo que tengan a bien poner sobre la mesa como tema de debate.

En Enero nos vemos otra vez.

Sánchez filo etarra

LBNL

En el mismo muro de la misma rotonda en la que hoy vi esa pintada había otra hace poco más de diez años que rezaba ZP=ETA. No ha cambiado la derecha. ZP acabó con ETA, con la contribución de muchos, sin duda, previa y posterior a la suya y combinando palo firme con zanahoria, más que nada teórica porque concesiones, lo que se dice concesiones, cero, cero patatero. Lejos de ser cómplice de ETA, Zapatero acabó con la banda para mayor vergüenza de quienes le acusaban de connivencia. Antes que ayudar, la derecha bramó que los rojos volvían a romper España y la memoria de las víctimas estaba siendo traicionada (Rajoy dixit). La falacia inmunda, prolongada durante largos años, pasó a mejor vida y todos mejoramos. Como mejoraremos ahora cuando por fin tengamos gobierno, con suerte para Reyes. Gobierno de izquierdas con la anuencia de Esquerra. No soy fan ni de Unidas-Podemos ni mucho menos de Esquerra pero que Ayuso afirme que puede que pronto tengamos un ministro etarra me hace dudar si lo que me distancia de los citados no será todavía mayor respecto a su partido. No soy yo quien les llama fachas, sino ellos quienes nos llaman filoetarras por defender vías alternativas a las suyas pero igualmente constitucionales, o todavía más, para mejorar España. Ladran, luego cabalgamos.

Sigue leyendo

Mazazo judicial

Juanjo Cáceres

Que la política vive un momento de fragilidad, a causa de los procesos de judicialización en los que se ve envuelta, es algo que ha quedado meridianamente claro después de que ayer la Justicia Europea enmendase la plana al Tribunal Supremo y aclarase que Oriol Junqueras tenía todo el derecho a la inmunidad parlamentaria. Y por si fuera poco, nuestros tribunales decretaban ayer la inhabilitación de Torra por un gesto político. Dos eventos acontecidos en paralelo que resumen perfectamente el estado de confusión en que nos encontramos entre el ámbito político y el judicial y que evidencía las graves consecuencias de seguir confundiendo los dos planos. Sigue leyendo

Erase una vez la humanidad

Marc Alloza

Erase /una vez /un planeta triste y oscuro /y la luz al nacer/descubrió/un bonito mundo de color

El otro día una niña de 7 años me preguntó ¿Qué hacemos aquí? ¿Por qué existimos?. No supe responder, sólo atiné a decir que somos la consecuencia de una serie de circunstancias muy especiales y muy casuales que han tenido lugar durante inimaginables millones de años. Sigue leyendo

La insularidad

Carlos Hidlgo

No os lo he contado, pero desde hace casi seis meses vivo en Canarias. Concretamente en la isla de Lanzarote.

Con mi estancia aquí ya puedo presumir de haber pasado tiempo en las 17 comunidades autónomas, así como en Ceuta y Melilla. Y me gusta pensar que he podido ver con mis propios ojos qué es lo que nos hace diferentes, pero también todo lo que tenemos en común. Sigue leyendo

El malestar en la cultura

Carlos Motbau

En 1930 Sigmund Freud publicaba su libro “El malestar en la cultura” obra que superaba los límites de la psicología y el psicoanálisis y se instalaba en la disciplina de las ciencias sociales. En este libro Freud reflexionaba sobre la constitución, manteniendo y desarrollo de la familia, sociedad y en general, de cualquier organización social. Su tesis era que al individuo y a la sociedad no le resultaba gratis convivir en sociedad sino que debía de renunciar a sus pulsiones primarias y aceptar unas reglas. Esta renuncia a los deseos propios, tanto a nivel personal como nacional, generaba neurosis y malestar en el individuo y en las sociedades, según el autor. Esta dialéctica no siempre se resolvía de manera satisfactoria para la convivencia social y en algunos casos este exceso de narcisismo, de pulsión de muerte, thanathos, vencía a la pulsión de vida. Pocos años después de editarse este libro, Adolf Hitler llegaba al poder y la segunda guerra mundial era un hecho una década más tarde. Sigue leyendo