¡Alto, policía!

Carlos Hidalgo

Llevamos ya unas cuantas semanas con los disturbios y protestas provocados por la muerte de George Floyd a manos de policías estadounidenses. Como mi estancia en los Estados Unidos fue ya hace demasiado tiempo y mi trato con la policía fue distante, pero en general positivo, he querido enterarme un poco más del tema.

Como uno nunca sabe bien por qué bibliografía empezar, me hice con “Homicidio: un año en las calles mortales”, de David Simon, el ex-periodista del Baltimore Sun que estuvo un año incrustado en la unidad de Homicidios de la policía de Baltimore. Simon acumuló tanta experiencia con aquello, que no sólo le dio para escribir este libro sino que el libro se convirtió en una serie de televisión (también llamada “Homicidio”) y luego en otra, llamada “The Wire”, que es por todo el mundo conocida. Sigue leyendo

Ateísmo no practicante

Julio Embid

Estoy terminando la última novela del escritor norteamericano Dan Brown titulada “Origen”. El protagonista es el mismo de siempre, el profesor pedante ese del “Código da Vinci” que llevó al cine Tom Hanks y por eso se le perdona todo. Va de un científico-informático-multimillonario tipo Steve Jobs o Jeff Bezos que quiere cargarse las religiones porque todo lo que cuentan estas son pamplinas. Básicamente lo que explica es que la religión surge para explicar el desconocimiento del hombre (¿Por qué llueve? ¿Por qué hay una montaña? ¿Qué hay después de la muerte?) y que, conforme la ciencia ha ido avanzando y las preguntas se han ido resolviendo (“Llueve porque el agua que se evapora de ríos y mares debido a los rayos del sol, al entrar en contacto con una corriente de aire frío se condensa y se precipita”), los dioses han ido desapareciendo. La lluvia no son las lágrimas de ninguna antigua diosa sumeria que llora por sus hijos. Sigue leyendo

En el próximo artículo hablaré bien de las oposiciones

Senyor_G

Una vez en un reportaje por la televisión – no tanto sobre racismo como sobre inmigración en España o algo así – hubo una frase que me llamó la atención sobre la integración. Todo esto con comillas y matices. La que hablaba, quizás una socióloga o quizás alguna trabajadora de la diversidad, decía que lo de la integración no era una cosa solo de cómo los hacíamos a nuestras formas de vivir, o como les aportábamos todas nuestras virtudes, si no si pensábamos que esa mujer inmigrante nos podía aportar algo, qué podíamos aprender algo nosotros de ella. Es una cosa a la que le voy dando vueltas desde entonces en diversas situaciones. A veces la he mezclado con la idea de que cuando uno es minoría en una sociedad (soy de Izquierda Unida en Cataluña) y no es gobierno, pide que le escuchen, que le protejan sus ideas, que le hagan caso, que pueda protestar… y ya pensé ello de forma diferente cuando “los míos” (en sentido amplio) eran gobierno en Barcelona: había que aplicar todas esas cosas que pedíamos para nosotros a los otros. Sigue leyendo

Queda mucho todavía

LBNL

Felicitemonos por el fin del Estado de Alarma, que responde a una mejoría general clara en el número de nuevos infectados, ingresados en hospitales y fallecidos, pero no se relajen porque la ruleta rusa está lejos de terminar y en muchas partes del mundo la pandemia está aún en fase incipiente. Tuvimos la mala fortuna de estar entre los primeros a los que impactó de lleno. Reaccionamos un poco más rápido que Italia pero los que venían detrás pudieron un poco más rápido que nosotros, y en Europa eso se ha traducido en una menor letalidad por millón de habitantes. Con las vergonzosas excepciones de Reino Unido y Suecia, que optaron por una política alternativa, a todas luces arriesgada y, a la postre, absolutamente desastrosa. En el resto del mundo la mayoría ha hecho lo que ha podido pero con resultados mucho menos eficaces dada la falta de medios. La nota discordante la ha puesto, sin duda, EE.UU., que si podía haber adoptado medidas mucho más contundentes, especialmente cuando Nueva York fue impactado de pleno, y solo lo hizo a medias. Como también Brasil, donde Bolsonaro ha emulado a Trump enfrentando su irresponsabilidad contra los gobernadores que, en general, si han hecho lo que se debía. El caso es que la pandemia sigue rampante en gran parte del planeta y el riesgo de sufrir una segunda ola es evidente. Y mientras no se descubran un tratamiento y/o una vacuna eficaces, el riesgo seguirá estando presente, también en nuestro país. Porque no se olviden de que los brotes se descubren cuando ya han sido muchos los que se han contagiado sin saberlo, siendo por otra parte la prudencia en los comportamientos la mejor forma de contenerlos, lleguen a no infectados “importados”. Sigue leyendo

Los invisibles de Nissan

Pedro Luna Antúnez

Walter Massaro es argentino, tiene 55 años y vive en el barrio de Bellvitge de l´Hospitalet de Llobregat. Llegó a Catalunya hace 15 años tras una breve residencia en Asturias y empezó a trabajar en la planta de Zona Franca de Nissan como empleado de Magnetic Marelli, una de las subcontratas que operaban en la factoría barcelonesa. Walter, que ya tenía experiencia en el sector de la automoción en su país al haber trabajado en una de las fábricas argentinas de Peugeot, ha trabajado estos últimos quince años en las cadenas de montaje de Nissan realizando las mismas tareas que sus compañeros, los trabajadores con contrato de la empresa. Sin embargo, sus condiciones eran muy inferiores por pertenecer a una subcontrata, no sólo a nivel salarial sino también en materia de derechos sociales. En conversación telefónica, Walter recuerda cómo a un trabajador de proveedor o subcontrata no se le permitía, por ejemplo, hacer uso del transporte colectivo gratuito de Nissan ni acudir a los comedores reservados únicamente para los trabajadores de Nissan. Esa línea divisoria que separaba a trabajadores de primera y de segunda llegó a ensancharse hasta el punto de prohibir a los subcontratados disponer de vestuarios en las instalaciones de Nissan para cambiarse de ropa o ducharse tras la jornada laboral, algo que motivó que trabajadoras de las subcontratas tuvieran que cambiarse en los lavabos de la fábrica y que finalmente la mayoría salieran de casa con la ropa de trabajo ya puesta. Sigue leyendo

Cosas de la prensa

Carlos Hidalgo

Voy a dejar un momento de lado la crispación imperante en la política, que me preocupa (y mucho), por otra cosa que también me ha llamado mucho la atención. La revuelta de las redacciones. Las soluciones a la crisis financiera de 2008 solucionaron las cosas muy desigualmente. De hecho, la mayor parte de los trabajadores españoles -por poner un ejemplo- tienen ahora menos poder adquisitivo que en 2008. Pues bien, dentro de los sectores más castigados aún hoy por aquella crisis está el del periodismo. Si los bancos fueron rescatados y si los precios inmobiliarios subieron un 32% desde 2014, los medios siguieron igual de precarizados, igual de vulnerables y la profesión más devaluada todavía.

La crisis económica provocada por la pandemia del coronavirus provocó que la publicidad, fuente principal de ingresos para la mayoría de los medios, cayera de golpe entre un 75% y un 90%, dependiendo del caso. Hubo publicaciones en papel que, literalmente, se quedaron sin anunciantes antes de ser impresas. Y no llegaron a imprenta, claro. Sigue leyendo

Quizá a la próxima

Meritxell Nebot

No sé cómo no me había dado cuenta antes. Tantos días dándole vueltas al asunto y resulta que la respuesta estaba justo ahí, pero no podía verla. Quizá sea porque andaba yo absorta leyendo, contrastando, tratando de comprender cada debate estéril que se iniciaba a mi alrededor presa de ese defectillo que padecemos algunas mortales que es el informarse antes de hablar. O quizá sea porque no quería verla, sin más. A veces las cosas son tan evidentes que las descartamos por simples cuando después resultan ser de una certeza aplastante.

Siempre me ha fascinado nuestra especie: Ahí, erguiditos mirando por encima del hombro a los demás compañeros del reino animal, con las manos libres para crear, con esos cerebros tuneados al milímetro preparados para las más complejas empresas. No dejan de sorprenderme la cantidad de cosas que podemos emprender y destruir en cuestión de semanas sin siquiera despeinarnos. Me atrae irresistiblemente el curioso comportamiento humano capaz de las más brillantes obras y las respuestas más idiotas a la vez. Pero sobre todo me alucina la capacidad que tenemos para complicarnos las cosas las unas a las otras y para repetir una y otra vez los mismos errores como si no los hubiéramos vivido nunca antes. Y no es que no considere que la duda, o la confusión sean características inherentes a nuestra condición, que lo son. No es eso. Sigue leyendo

Tal vez se pueda

  1. Alfonso Salmerón Muñoz

El periodista Enric Juliana escribía en su cuenta de twitter el pasado día 10 que la aprobación del Ingreso Mínimo Vital sin votos en contra era la mayor victoria política de la izquierda en España en muchos años. Es ésta una afirmación que comparto plenamente y que me ha llevado a reflexionar acerca de algunas cuestiones.

En primer lugar, me parece una espléndida imagen que resume la inconsistencia de la derecha española al contrastar vastamente con las palabras gruesas de la oposición feroz que viene realizando, especialmente salvaje desde el inicio de la crisis del coronavirus. Sigue leyendo

Semanita movidita en Bruselas

LBNL

Todas lo son pero esta que viene quizás un poco más de lo habitual. No todos los lunes se reúnen los Ministros de Exteriores (por videoconferencia) y menos aún con el Secretario de Estado norteamericano como invitado estrella, con el que debatirán temas tan poco espinosos como la retirada de EE.UU. de la Organización Mundial de la Salud, la anunciada anexión israelí de partes de Cisjordania o las sanciones adoptadas por EE.UU. a finales de la semana pasada contra la Corte Penal Internacional. No todos los martes se reúnen tampoco (también por videoconferencia) los Ministros de Defensa y, sobre todo, no lo suelen hacer sobre la base de una serie de ambiciosas posiciones conjuntas puestas sobre la mesa por los cuatro grandes (Alemania, Francia, Italia y España) frente a las reticencias de una gran parte de los Estados Miembros más orientales – que recelan de que la UE pueda llegar a ser autónoma de la OTAN – y más pequeños – muy cómodos con su neutralidad. Y, desde luego, no todos los viernes se reúnen los Jefes de Estado y de Gobierno – también cada uno desde su capital – para abordar una primera discusión a su nivel del novedoso plan financiero puesto sobre la mesa por la Comisión para hacer frente a los brutales efectos económicos de la pandemia y encarar las indispensables revoluciones verde y digital durante los próximos cuatro años. Tan movidita como trascendental para nuestro futuro a medio y largo plazo. Sigue leyendo