Todo por pretender que te calienten el asiento

Carlos Hidalgo

Cuando Rubalcaba dimitió por unos desastrosos resultados electorales en las elecciones europeas que vieron nacer a Podemos, Susana Díaz quería ser la secretaria general del PSOE. Pero también quería jugar sobre seguro. Hacía relativamente poco que había ascendido a la presidencia de la Junta de Andalucía y dar el salto al panorama nacional le parecía precipitado. Y sabía que, si se presentaba Eduardo Madina, era bastante posible que ganara las primarias a la secretaría general y que le cerrara el paso para siempre. Por eso habló con un exconcejal y voluntarioso técnico de Ferraz llamado Pedro Sánchez para que se presentara en su nombre, cortase las alas a Madina y le calentara el asiento mientras ella terminaba de sentir que aseguraba Andalucía. Para ello no sólo puso toda la maquinaria de la federación andaluza del PSOE en marcha, sino que además se sacó de la manga a José Antonio Pérez Tapias, para disputar el voto más izquierdista a Madina. Hasta se sacó de esa misma manga 200 avales cuando al profesor granadino de filosofía no le llegaba para pasar el primer filtro.

No faltaron las presiones, el juego sucio, las acusaciones veladas a Madina y las promesas de todo tipo. Todas las promesas de cambio del vasco se tergiversaban como amenazas al statu quo del PSOE y se garantizaba que con Pedro liderando en nombre de Susana, las revoluciones quedaban pospuestas indefinidamente. Sigue leyendo

¿Por qué no nos confinan?

David Rodríguez

Tal como preveían la mayoría de los expertos, durante el mes de enero la pandemia ha causado estragos en toda España. La operación ‘salvemos las Navidades’ ha acabado casi con 10.000 víctimas mortales, muchas de ellas evitables, y una tasa de incidencia acumulada a 14 días que ha llegado a más de 900 casos por 100.000 habitantes, cuando el riesgo extremo se establece a partir de 250. Mientras otros países europeos han aplicado (y aplican) confinamientos domiciliarios y cierre de fronteras, España se ha quedado mirando hacia otro lado, normalizando cifras de hasta 700 muertes diarias. Mientras la estrategia de erradicación en gran parte de Asia y Oceanía ha demostrado que salva vidas y mejora la economía a largo plazo, el gobierno español ha actuado con una negligencia que meses atrás me hubiera parecido imposible. Mientras gran parte de la comunidad médica y científica imploran medidas más drásticas, el gobierno central y la práctica totalidad de los autonómicos se encuentran sumidos en una realidad paralela. Todo ello lleva a preguntarnos cuáles son las razones últimas de que en España no se aplique el confinamiento estricto que consiguió reducir significativamente las cifras de la pandemia durante la primera ola. Me gustaría explorar aquí algunas de las razones que pueden explicar este sinsentido. Sigue leyendo

Tres escenarios para Cataluña

LBNL

El primero: Illa gana y el PSC consigue gobernar con Podemos y apoyos puntuales alternantes de Esquerra y Ciudadanos dependiendo del tema. Sería mi preferido pero seguramente el menos probable de los tres. Segundo escenario: Esquerra gana y gobierna con Podemos y apoyo desde fuera del PSC. Menos preferido y diría que menos improbable. Tercero: Junts le vuelve a ganar a Esquerra en el sprint final y reeditan la coalición de independentistas desunidos con mayoría absoluta gracias a la CUP. El menos deseable a mi juicio pero también el más probable de los tres.

Hay muchos otros. Entre ellos, una variación del último, con Esquerra por delante de Junts, lo cual seguramente redundaría en algo más de eficacia, que no es difícil dada la parálisis permanente en la que lleva instalada la Generalitat desde que el soberanismo tomó las riendas. Y la variación del primero o el segundo, con el PSC entrando en el gobierno junto a Esquerra y Podemos, suponiendo que sumen mayoría absoluta, lo cual, según las encuestas es posible pero en absoluto garantizado. Sigue leyendo

Extremistas de la equidistancia

Arthur Mulligan

Lunes 02 02 21. Entrevista de Carlos Alsina a Salvador Illa en Onda Cero.

Alsina – Señor Illa, buenos días. Como lleva la campaña electoral ¿bien?

Illa – Pues bien, estamos al inicio y con mucha ilusión.

A.- Esta imagen de los condenados por sedición ayer aprovechando el tercer grado penitenciario para hacer campaña por la amnistía ¿que reflexión le merece?

I.- Pues se tiene que hacer lo que los tribunales y la justicia decida.

A.- La amnistía es imposible ¿no?

I.- No cabe en nuestra constitución

A.- Ellos dicen que el indulto no lo quieren, recuerde lo que dijo el Sr. Junqueras…

I.- La tramitación exige una serie de informes y me voy a esperar el resultado. Lo que sí puedo decirle es que no merecen ningún privilegio y ningún perjuicio.

A.- Cuando acabe la tramitación dice, pero los hechos están a la vista de todos ¿no? Ellos dicen que no lo quieren.

I.- Si no lo quieren pues que no lo quieran yo no tengo nada que decir al respecto.

A.- Pero ¿usted está a favor o no del indulto?

I.- Repito lo que te he dicho ningún privilegio y ningún perjuicio. Ni más ni menos.

A.- Bien, hablemos de propuestas para estas elecciones. Si alcanza la presidencia del gobierno ¿promoverá un nuevo Estatuto de Autonomía para Cataluña o no?

I.- Yo, si gano las elecciones, voy a presentarme a la investidura para hacer un gobierno que se centre en tres prioridades; me parece que son las que reclama la ciudadanía de Cataluña. Sigue leyendo

Por un 15 de febrero sin extrema derecha, ¡votemos!

Juanjo Cáceres

Finalmente celebraremos elecciones el próximo 14 de febrero. Las vicisitudes relacionadas con su convocatoria las comentamos en un texto anterior. Hoy ya podemos hacer todo tipo de predicciones sobre cómo será Catalunya el día 15 o poner en marcha una labor evangelizadora que permita atraer el voto a nuestra fuerza política preferida, si es que la avalancha de deserciones de las mesas electorales no impide, por causa de fuerza mayor, el desarrollo de los comicios.

Pero personalmente me obsesiona más la llegada al Parlament de la extrema derecha. Ya está presente en otros hemiciclos, en particular en el Congreso de los Diputados. Estamos desde hace tiempo en un ciclo en que la extrema derecha es una realidad electoral con capacidad de obtener representación, pero ese ciclo aún no lo había atravesado Catalunya. Ahora, presumiblemente, sí que lo hará y aquí no valen simplificaciones que aludan a la presencia ya en el Parlament de otros partidos de derechas, porque lo cierto es que Vox juega en otra liga. Vox pretende destruir los consensos básicos sobre los que se asienta la democracia y el Estado de derecho. Es una fuerza que apuesta por dar marcha atrás al reloj de la historia y a los avances en derechos individuales. Que no tiene reparo alguno en mentir descaradamente siempre que lo considera conveniente y en promover el miedo y el odio. Ha habido en el Parlament políticos que han hecho discursos de extrema derecha, pero nunca antes una estructura política de extrema derecha, que es ni más ni menos que la tercera fuerza en el Congreso, había estado a punto de irrumpir en la cámara catalana. Sigue leyendo

¿Hemos olvidado hacer las cosas?

Carlos Hidalgo

Hace ya unos meses que leí en la revista del MIT un artículo que despotricaba acerca del papel de Silicon Valley en la pandemia. Porque el caso es que ni las aplicaciones móviles, ni Google, ni Facebook, ni Apple, ni el blockchain nos han ayudado para nada con el virus. Eso sí, se han forrado más aún. Mientras tanto, los países del llamado mundo occidental han descubierto que no saben hacer mascarillas quirúrgicas, ni jeringuillas y hasta parece que ni vacunas.

Y las noticias económicas se dividen entre la crisis que está cuarteando nuestro tejido social, ya muy herido por la crisis de 2008, y los culebrones del mundo financiero. Pero es que el mundo financiero hace tiempo que apenas cumple su función de invertir en la economía real y se dedica a invertir en si mismo, inventando productos que valen dinero sólo porque varias personas se han puesto de acuerdo para decir que es así. Mientras, ese dinero imaginado succiona el dinero real y hasta los billones y millones que se inyectan para capear la crisis, desaparecen en la nada de complicados productos financieros y sirven para especular en deuda pública o para apostar porque una empresa se arruine, que se ve que es más rentable que sacarla adelante. Sigue leyendo

La marmota contra Illa

Julio Embid

Ya estamos en mitad de la campaña de las Elecciones Autonómicas catalanas de 2021 y el domingo pudimos asistir al debate entre los nueve principales candidatos en RTVE a través del canal 24 horas. Se agradece que esta legislatura (la XII) haya sido un poco más larga que las anteriores, 3 años y dos meses. Las tres anteriores, la XI (2015), la X (2012) y la IX (2010) duraron respectivamente 2 años y 2 meses, 2 años y 10 meses y 2 años justos respectivamente. Resulta irrisorio que las legislaturas, en Cataluña sean de dos años y cada elección sea “única e histórica”.

Como puntos positivos del debate quiero destacar dos: No fue un debate bronco y a pesar de la dificultad con nueve candidatos, el moderador (X. Fortes) se defendió bastante bien. Sigue leyendo

La movida de las vacunas

LBNL

Hace un par de semanas fue Pfizer la que anunció que tendría problemas para cumplir el calendario de producción y entregas de vacunas contra el COVID-19. La semana pasada fue AstraZeneca la que se descolgó con que no iba a poder cumplir las entregas pactadas. La Comisión Europea, que pre-financió la producción de las vacunas y negoció su compra y entrega en nombre de los 27 Estados Miembros de la UE, no aceptó sus excusas sobre la necesidad de atender también a otros “clientes” y el viernes impuso un sistema de autorización previa para las exportaciones. Es decir, no saldrá una vacuna producida en la UE sin el acuerdo previo de Bruselas, que solo lo otorgará si está satisfecha con el cumplimiento de los contratos, o por motivos humanitarios. Todo esto ha generado mucho ruido y llamadas a la nacionalización de fábricas, expropiación de las patentes y demás porque dado que ya somos todos expertos en virus, podemos igualmente serlo sobre las vacunas, producción y distribución. Lo que me escama es que hayamos dejado de hablar de las limitaciones del programa de vacunación en si, como si el lentísimo ritmo fuera culpa de la escasez de vacunas. Ojalá.

Todavía no sabemos si las tres vacunas aprobadas por la EMA (acrónimo inglés de la Agencia Europea de Medicamentos protegerán por poco o mucho tiempo y mucho menos cómo lo harán las chinas y rusas que no se han sometido al examen de la EMA pero se están comercializando en otras partes del mundo, o las que están en camino, Johnson & Johnson y Curevac, entre otras. Pero sabemos por los ensayos clínicos que protegen en un altísimo grado frente a la variante actual del virus y que no tienen efectos perjudiciales a corto plazo. De ahí que exceptuando a los anti-vaxers, negacionistas y demás iluminados en posesión de la verdad verdadera, todos queramos ponérnosla cuando antes. Lógico pero inviable pese a los tremendos esfuerzos realizados. Sigue leyendo

Acelerar y aumentar la producción de vacunas

Lluís Camprubí

Los problemas iniciales en el arranque de la distribución de las vacunas van dando paso al problema real de la disponibilidad de vacunas, es decir al cuello de botella que es su producción. De hecho, la velocidad de vacunación podría teóricamente aumentar al haber llegado ya significativamente a las poblaciones diana localizadas en hospitales o en residencias (colectivos minoritarios y específicos con una dificultad logística añadida para alcanzarlos) y abrir la vacunación masivamente a la población general (más ágil con la infraestructura de salud pública existente). Afortunadamente parece que la discusión pública va dejando de poner el foco en las ineficiencias e imprevisiones logísticas de cada comunidad (que las hay) y empieza a situar la atención en la escasez de la disponibilidad de las vacunas y, por lo tanto, en la necesidad de aumentar su producción, pensando tanto en la escala europea como global.

En un reciente artículo situaba las limitaciones actuales y la necesidad de que el ámbito público europeo se implicara en aumentar la producción y se movilizasen todas las capacidades productivas existentes y potenciales, ya que estamos en una emergencia sanitaria y también socioeconómica. Una emergencia en la que cada día que pasa sin haber llegado a la inmunización masiva de grupo es un incremento del desastre en morbi-mortalidad y un aplazamiento de la recuperación y la normalización socioeconómica. Sigue leyendo

Ruido, mucho ruido

Alfonso Salmerón

“…mucho mucho ruido

Tanto, tanto ruido

Tanto ruido y al final,

Por fin el fin…”

Joaquín Sabina

Primeros de diciembre, me escribe D, el editor con permiso de J, del maravilloso refugio de debate que es este blog, para pedirme un artículo. Le contesto que en estos momentos no puedo comprometerme, me encuentro en la vorágine de un cambio laboral, cierre de año y algunas turbulencias que, aunque no demasiado graves, sí requieren más energías de las que dispongo en aquellos momentos.

Primeros de año, D vuelve a escribirme y esta vez no sé decirle que no. Anoto en mi agenda la fecha de entrega y reservo algunos momentos en la semana para redactar el artículo. Me invade una sensación de agobio. Llevo días bastante espeso, abrumado por la información sobre la pandemia, la ansiedad que percibo en mi entorno y la que me trasladan mis propios pacientes. Las elecciones catalanas como una nueva capa que cubre de niebla la realidad. Sigue leyendo