Cuentos chinos

Julio Embid

Hace la tira de años, en una vida anterior, tuve el honor de dar una charla a unos honorables diputados de la Asamblea Nacional Popular China que vinieron de “viaje de estudios” a Madrid a conocer los distintos “think tanks” y fundaciones de pensamiento político. Me preparé una charla en inglés de una hora para hablarles de la ampliación del transporte público de la ciudad de Madrid y decirles que, aunque ellos no deben pasar por las urnas, su función como dirigentes pasa por mejorar la vida de los ciudadanos y que una persona que tarda una hora y no dos en volver del trabajo por la tarde es mucho más feliz, porque tiene una hora más para pasar con su familia e incluso para consumir.

Aquella hora que fue mucho menos porque perdimos media en las presentaciones (Este es el señor Hu, vicepresidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Asamblea Nacional Popular China, portavoz adjunto de la Comisión de Seguridad Vial de la Asamblea Nacional Popular China, teniente coronel del 4º Regimiento de Paracaidistas de Sichuán del Ejército de Liberación Popular, Secretario de Organización de la permanente del Comité Provincial del Partido Comunista de China en Sichuán, presidente de la Asociación Popular… pues -este es Julio- dijo mi jefe escuetamente) me sirvió para estrenarme en inglés y para vender una moto que dudo que me comprasen. Estaban más pendientes del lugar donde iban a cenar y del partido que iban a ir a ver al Bernabéu esa misma noche que del sermón de un veinteañero como yo con un powerpoint sobre barrios y transporte público. Al acabar, reverencias, regalos (una pluma con el mango de cerámica que aún guardo sin estrenar) y siguiente parada a FAES, que en aquel entonces al PP no le importaba firmar acuerdos con el PCCh.

En aquel entonces, (2006-2008) la todopoderosa Esperanza Aguirre construía nuevas estaciones de metro sin parar. Durante sus mandatos tuvo lugar la mayor expansión de la red de metro con la creación de Metrosur (la línea circular que unía Alcorcón, Móstoles, Getafe, Fuenla y Leganés) y la ampliación hacia el este de la línea 7 desde el futuro estadio Metropolitano, entonces Olímpico (Tengo una corazonada) hasta Coslada y San Fernando de Henares.  Al año siguiente la Fundación Alternativas publicó un estudio de los entonces doctorandos Luis de la Calle y Lluís Orriols donde se demostraba el efecto positivo de la inauguración de infraestructuras de transporte público en  los votos al Partido Popular.

Cito literal: “El impacto electoral del Metro fue especialmente notorio en la reelección de Esperanza Aguirre en 2007. Según nuestras estimaciones, el PP creció el doble (unos seis puntos porcentuales) en esos barrios que se beneficiaron de dos o más nuevas estaciones de Metro en comparación con los barrios que no recibieron ninguna”.

Había prisa, con obras que se realizaban a todo meter sin tener en cuenta a los técnicos en el año anterior a las elecciones y también estaciones ya terminadas, que se tenían cerradas durante meses a espera de febrero para inaugurarla lo más cerca posible de las elecciones. Pues bien en uno de los casos anteriores, el de San Fernando de Henares, Sanfer, las obras de ampliación del metro supusieron daños catastróficos en viviendas del centro de la localidad que literalmente se han hundido dejando a 81 familias en la calle. Y se estima que hay más de 600 viviendas afectadas.

Hoy la presidenta de la Comunidad de Madrid es otra. No es Esperanza Aguirre sino Isabel Díaz Ayuso. Entonces en 2008 no tenía la responsabilidad de presidir esta Comunidad Autónoma sino llevar las redes sociales del famoso perro de la Presidenta. Pero ahora toca patear balones fuera.

Esta semana la presidenta Ayuso decía que: “Fueron los ayuntamientos de la izquierda quienes insistieron en la ampliación del trazado”, en referencia a los alcaldes de Coslada y San Fernando. “Fue una decisión entre todos. Y los mismos que se pusieron a la cabeza de la prolongación de la línea son los mismos que están a la cabeza de la plataforma de afectados”. Hombre, pedían que el Metro llegase a sus municipios, no que te derriben docenas de casas. Es como si para operarte de cataratas te tienen que cortar un brazo. No te quejes que de la vista vas bien.

Una cosa está clara. El Gobierno del PP de la Comunidad de Madrid es completamente irresponsable porque nunca tiene responsabilidad de nada malo que ocurra. Los éxitos suyos, los fracasos, de otras administraciones. Y es que por muy buena voluntad que tú le pongas, ella como los diputados chinos sólo está pendiente de donde van a ir a cenar y del partido que se juega esta noche. Para los vecinos afectados de Sanfer, quince años después y sin casa, sólo les quedan cuentos chinos.

1 comentario en “Cuentos chinos

Deja una respuesta