De Topsy y otras bestias

Frans van den Broek

 

Uno de los filmes cortos más desagradables que he tenido la mala suerte de ver tiene como protagonista a un elefante llamado Topsy. No faltarán lectores avisados a quienes la sola mención de estos hechos –una corta película en blanco y negro, un elefante de nombre Topsy- serán suficientes como para evocar un curioso episodio ocurrido a comienzos del siglo veinte en América. La ignorancia del que escribe incluía hasta hace muy poco, empero, toda referencia a este oneroso animal de circo que vivió, según parece, desde 1875 más o menos hasta el 4 de enero de 1903. Al pobre animal se le ve en el filme primero guiado por sus cuidadores hacia algún lugar en lo que luego sabría que es Lunar Park en Coney Island, y luego balanceándose con suavidad, ignorante –espero- de su destino. Se encuentra en lo que parece ser un descampado, atado a un poste y conectado por las patas a cables de siniestra catadura. Tras unos segundos empieza a salir humo de las patas, el animal se entiesa, cual si de un súbito ataque de meningitis se tratara –no sé por qué me vino a la mente este símil al ver el film- y en este estado de rigidez se inclina hacia adelante y cae con lentitud de trompa.

 

El filme, que es documental y no trucado, fue hecho nada menos que por aquel icono de nuestra sociedad tecno-científica, Thomas Alva Edison, para mostrar los devastadores efectos de la electricidad alterna y así desprestigiar a su rival, la compañía Westinghouse –que distribuía corriente alterna-, y lograr imponer su corriente continua en el naciente e inmisericorde mercado americano finisecular. No se le ocurrió mejor cosa que hacer uso de un elefante que había sido condenado a muerte por su comportamiento ocasionalmente violento, el que ya había costado la vida a tres personas (una de las cuales, la última, le había dado de comer a la bestia, para divertirse o de puro sádico, un cigarrillo encendido, lo que ésta no recibió de buen humor). Dado que la bestia debía morir de todas formas, decidió cumplir su bizarra condena electrocutándola. Aunque las dimensiones de Topsy demandaban una logística más exigente, Edison no era inocente entonces de crueldad con los animales, habiendo sacrificado a gatos y perros en su intento de advertir sobre los peligros de la corriente alterna y de hundir a su rival. El evento fue contemplado por unos 1,500 curiosos y Edison se preocupó de mostrar su macabro film por toda América. Cabe decir en descargo del prolífico Edison, a quien debo la luz bajo la que escribo estas líneas, que el animal había sido en primera instancia condenado a morir en el patíbulo –ahorcado, vaya uno a saber cómo-, algo que la sociedad contra la crueldad para con los animales juzgó inaceptable, por lo que se escogió el más humano método del achicharramiento.

 

Después de ver dicho clip se me quitó el apetito, por supuesto, aunque se me activó el intelecto. Y no tanto por la manera que escogió Edison de hacer patentes los efectos de la corriente alterna, aunque no deja de ser significativo, cuanto por la en buena medida absurda condena de un elefante que probablemente no ha hecho otra cosa que ser lo que siempre ha sido, un animal salvaje al que un buen día se le ocurrió la desafortunada idea de matar a miembros de otra especie que le habrán estorbado o molestado por alguna razón. A pesar de los modernos intentos de adscribir derechos a los animales, hasta donde yo sepa no hay ahora nadie que se haya empeñado en demandarle responsabilidad moral o judicial a un paquidermo. Electrocutarlo, por tanto, sólo podía decidirse sobre bases prácticas, de seguridad. Esta respuesta, sin embargo, puede ser insuficiente.

 

Este cruel filme y estas peregrinas especulaciones me llevaron a recordar un libro de Doris Lessing, Prisons we choose to live inside, que no constituye mención habitual en los estudios de su obra. El libro, de importancia para entender el pensamiento que podríamos llamar antropológico de Lessing y que es la versión impresa de unas conferencias que dio en 1986 en la radio canadiense, comienza precisamente con la rememoración de un hecho peculiar de esta naturaleza ocurrido en la tierra donde creció, Rhodesia del Sur, la hoy infausta Zimbabwe. Un granjero de su región había comprado con esfuerzo un ejemplar muy especial de toro para utilizarlo como semental. El animal era la admiración de los granjeros de la zona, que venían a contemplarlo de lejos y a felicitar a su dueño. Un día el toro se comportó como suelen comportarse los toros y mató a su cuidador, un niño autóctono. Tras este hecho, el dueño del toro decidió sacrificar al animal, pues a sus ojos no había otra opción. De nada sirvieron las súplicas de sus vecinos y amigos, para quienes el animal valía mucho y era una pena perderlo, tratando de convencerle de que no había culpa involucrada, de que quizá el niño no había sido lo suficientemente cuidadoso, de que utilizara el toro de todas formas con más precaución. El toro de marras fue sacrificado, según los dictados de la conciencia moral del granjero.

 

Hechos como estos siempre han llamado la atención de Doris Lessing, por lo que muestran sobre la condición humana. ¿De dónde procede esta necesidad de sacrificio, de dónde la idea de culpa animal, de retribución allende las fronteras biológicas de las especies? Para Lessing se trataría de reversiones a nuestro pasado bárbaro, donde son otras las leyes que rigen la atribución de las responsabilidades y la distribución de los castigos, donde la idea de sacrificio tiene un lugar central, donde la causalidad es correspondencia y el universo está lleno de dioses. Y donde matar – a un animal, a nuestros semejantes- es una respuesta natural e incluso sagrada en la lucha por la supervivencia. Los seres humanos tendemos a recubrir nuestros actos de explicaciones culturales y justificaciones racionales, pero siempre es posible mirar con actitud desapasionada y desapegada, desfamiliarizar los hechos para que se transparenten otros órdenes de realidad que pueden estar oscurecidos u olvidados detrás de las rutilantes vestiduras de las civilizaciones. Matar al elefante o al toro puede verse como simples ejercicios de la racionalidad instrumental, pero también como expresión de una parte de nuestra naturaleza que siempre está al acecho y puede tomar el mando de nuestras acciones si las condiciones y la desatención de los individuos y las sociedades lo favorecen.

 

Es más, hasta es probable que exista, según ciertas interpretaciones antropológicas, una conexión entre Topsy y Osama Bin Laden (o el general Colin Powell, para tal caso). La relación de los seres humanos con los animales es, no cabe duda, compleja y analizable desde muchos puntos de vista. Quisiera aquí mencionar tan sólo un aspecto elemental de nuestra relación con las bestias, inspirado por la lectura de un libro de Barbara Ehrenreich, Blood Rites: origins and history of the passions of war, tan elemental que suele no tomarse demasiado en cuenta u olvidarse entre los pliegos de las teorías más elaboradas. Se trata de nuestra relación de predador a presa. Una de las transformaciones más radicales de nuestra existencia como homínidos tiene que haber sido aquel momento –de unos milenios o de unos cientos de milenios tal vez- en que empezamos a dejar de ser exclusivamente presas para convertirnos en predadores capaces de cazar y defendernos de predadores casi siempre más fuertes que nosotros. El ser humano es, en términos biológicos de predador, bastante miserable: de un poco más de un metro en sus inicios, con garras ridículas y caninos poco impresionantes, es carne fácil para casi cualquiera de los predadores que rondaban su ambiente natural de aquellos tiempos. Vivía rodeado de seres temibles y ser escogido como cena de los mismos no tiene que haber sido experiencia extraña, de lo cual hay suficiente evidencia paleontológica. Ya esta situación era suficiente como para que desarrollase una relación ambivalente con relación a las bestias, de admiración y terror sagrados. Para los habitantes de las ciudades modernas, esta situación es casi inimaginable. Animales del tipo descrito sólo se ven, si acaso, en zoológicos y salir a la calle a ganarse el pan no supone, aparte de algún accidente de tránsito o un robo, ningún peligro serio. Pero para el pobre homínido que fuimos, salir a buscar alimento suponía el peligro a ser devorado por todo tipo de alimañas. En este contexto, el derramamiento de sangre que suponía la victoria del predador puede haber tenido un significado no sólo biológico de pérdida de un pariente, sino también proto-religioso. De ahí  los rituales de sangre conocidos en todas las culturas antiguas. Representar la muerte sangrienta bajo el poder inmenso de un predador en forma de rituales, puede haber servido una función social importante, de identificación con los poderes de la semidivinizada bestia y de exorcización del terror siempre presente del posible ataque del predador. Estas teorías son, por supuesto, en extremo especulativas, pero asumamos por mor del argumento que pueden tener algo de verdad.

 

Pero en cierto momento, repito, el ser humano empezó a desarrollar la capacidad de matar a su vez a animales de presa y de defenderse de los grandes predadores. La transformación, difícil de concebir para nosotros que compramos carne plastificada en el Hipercor o en Corte Inglés, tiene que haber sido extraordinaria. Inicialmente, la tarea de la caza puede no haber sido de exclusividad masculina, pues ciertos métodos, que han sobrevivido en sociedades tradicionales hasta hace muy poco, no exigen un gran uso de fuerza, sino más bien de capacidad cooperativa, como el rodear a las manadas de animales para cogerlos y matarlos más fácilmente o para llevarlos hacia abismos donde se despeñaban en masa. Con el tiempo, las inmensas manadas de carne andante que constituyeron la dieta de los primeros cazadores empezaron a ralear, por lo que otros métodos se hicieron más imperativos, aquellos que asociamos más comunmente con la caza, como el ir en busca de los animales por varios días a la vez, el uso de las lanzas y los arcos, etcétera. Esta actividad parece que sí se hizo exclusividad de los machos de aquellas tribus dedicadas a la caza. Estos grupos de machos humanos se conformaron a su vez en sociedades de iniciación dentro de los grupos a los que pertenecían, con todo lo que aquello implica y que conocemos por los estudios de la etnología y la antropología. De nuevo, los rituales asociados tienen como protagonistas en muchas ocasiones a las bestias predadoras y a las presas, a quienes se venera.

 

Pero como todo cambia, cambiaron también las condiciones de existencia de aquellos cazadores y de pronto –el pronto, aquí, significa quizá otros miles de años, claro está- las sociedades de cazadores empezaron a verse sin trabajo. Ya no había tantos bisontes o mamúts que matar –en buena parte, por el efecto depredador de los seres humanos mismos, o por cambios ambientales- y las sociedades empezaron a hacer uso de la agricultura, del comercio a gran escala, de la especialización laboral para su supervivencia. Pero si los cambios económico-sociales pueden ocurrir en un tiempo relativamente corto, la herencia biológica no cambia tan de prisa, como tampoco lo hacen ciertos rasgos culturales de profundo arraigo. Y buena parte de nuestra herencia biológica y cultural tiene, a la luz de estas teorías, que haber estado influida fuertemente por nuestra primigenia relación de predador-presa y sus fenómenos concomitantes, como el de las sociedades iniciáticas de caza.

 

¿Qué pasó, pues, con estos cazadores semi-ociosos en busca de juerga? Se entregaron a la guerra. De esta manera se evitaba que estas sociedades se volvieran contra su propio grupo y de paso se conseguían algunos objetivos de rango económico, social o ritual que ya no tenían directamente que ver con la caza, pero que seguían haciendo uso de características humanas desarrolladas durante la larga carrera de presa a predador. Hay que hacer hincapié en que esta teoría, muy sucintamente expuesta aquí, sobre el origen de la guerra como institución de innegable persistencia en la historia de la humanidad, no se pronuncia sobre las causas específicas de esta guerra o aquella, sino sobre el posible enraizamiento de la guerra en nuestro pasado homínido como presas primero, y luego como predadores. De hecho, como el más efectivo predador de la historia de la tierra, tanto así que no pasarán muchos años antes de que no quede un sólo predador natural más habitando el mismo planeta, aparte de en los zoológicos.

 

¿Y dónde entran Topsy, el toro Zimbabweño y Osama, se preguntará el lector? Topsy, diría la teoría, no sólo fue achicharrado por los problemas que causó a sus cuidadores, sino por una vieja costumbre humana de sacrificar a víctimas en aras de algún ideal superior que irá a salvarnos y protegernos. Que esta vez se trate de la naciente ciencia de la electricidad en manos del algo desquiciado Edison, no le quita valor simbólico a la ejecución del pobre elefante. Como tampoco a su veneración posterior por personas apiadadas de su destino, lo que puede verse aún en la forma de una estatua en su nombre, algo consistente con la ambivalente relación con las bestias que postula la teoría. Lo mismo puede decirse del sacrificio del toro de Rhodesia, apaciguando sabe uno qué dioses ocultos en la conciencia del racional granjero británico. Y en cuanto a Osama y Colin Powell: la guerra se originó según esta teoría en nuestra vieja capacidad predatoria institucionalizada y sacralizada por las diferentes culturas y religiones que en el mundo han sido. Es cierto, los desarrollos modernos han cambiado considerablemente las condiciones de vida en el planeta y las sociedades que nos albergan, pero aún puede verse en muchos comportamientos humanos un deseo sacramental de glorificar al cazador-guerrero y a la guerra misma. Los reclutas de Osama o de muchos fundamentalismos –incluido el nacionalismo-, suelen ser en buena medida machos desocupados –en un sentido literal de la palabra, es decir, con mucho tiempo libre- en busca de sentido sacramental para su existencia. Estos machos jóvenes o adultos, de haber nacido en el paleolítico, habrían tenido que pasar por un proceso iniciático que los transmutara de niños a hombres bajo la égida de sentimientos extremos de orden religioso, lo que daría a su situación existencial como cazadores o guerreros un significado supremo. ¿Qué ofrece la sociedad moderna a millones de jóvenes desorientados para satisfacer esta necesidad ancestral de iniciación y transmutación sagradas? Que yo sepa, bastante poco. Hacerse hombres significaba, en mi país, poco más que irse de putas por primera vez en condiciones miserables, experiencia poco adecuada para instilar una sensación sacramental a mi existencia. Incluso la institución más cercana a aquellas sociedades de cazadores, como el ejército, que podría haber fungido como paliativo para los machos jóvenes del mundo, se degradó hasta no ser más que crueles iniciaciones brutales a la hombría, sin significado superior discernible (o bastante diluido, como el de la patria o la nación sagrada que había que defender) y más visitas a las putas e intoxicaciones alcohólicas nada místicas. ¿Es extraño que algunos machos algo descocados busquen sentido existencial en una tarea todavía llena de viejos valores guerreros, como la militancia islámica o tamil o lo que sea, dado que nada más puede ofrecerles esta experiencia? No lo sé, pero esta teoría ofrece, al menos, una explicación que toma en cuenta lo que, no me cabe la menor duda, tiene que haber sido una transformación profunda en la existencia del homo sapiens, aquella que nos llevó y lleva a depredar lo que se nos pone al paso, ya casi sin recordar que alguna vez esta capacidad y esta tendencia nos sirvieron para comer, y ahora nos están llevando, si no las controlamos a tiempo con medios que tengan en cuenta sus orígenes, a destrozar el planeta sin remedio. Bien sea achicharrando al pobre Topsy o volando las torres gemelas para horror de la mayoría y regocijo de muchos cazadores-guerreros desempleados. 

55 comentarios en “De Topsy y otras bestias

  1. Espero que mi nuevo video no le cause pesadillas a Frans van den Broek:

    «Tubo Katódico en El Cuento de la lechera segun Rosa Hype»

    http://es.video.yahoo.com/watch/3024217/8656306

    Las palabras de Rosa Hype en el congreso de los diputados contra la politica economica de Zapatero,son traidas a vuestras pantallas por Tubo Katódico ,en una mision ,que arriesga su capacidad neuronal y claramente su vida,desde un futuro presente alternativo.

    Para los bloguers de Debate Callejero.

  2. En otro orden de cosas, creo que el gobierno demuestra que está dispuesto a coger el toro de la economía por los cuernos, aún a costa de sufrir alguna incomprensión por parte de la ciudadanía. Esta postura de renunciar a la fácil y menos costosa, políticamente hablando, actitud de dejar las cosas pudrirse, lanzándose a la arena con decisiones arriesgadas, será sin duda recompensada a la larga, al tiempo que desactiva el mensaje de la oposición, que, toda ella, está lanzando, con referencia un supuesto inmovilismo, como respuesta a la …….eso. El arrojo demostrado con la decisión de contrarrestar el incremento en el gasto energético, a base de redicir el consumo de corbatas, demuestra no solo que está dispuesto a volcarse con todos los recursos que su capacidad de análisis y acertado enfoque hacen aflorar, sino que también lo hace dando máxima prioridad a aquellas medidas cuyo fuerte impacto contrarrestan de forma inmediata y acelerada los efectos perniciosos del aumento del gasto energético. De gran ayuda está resultando el aumento de miembras en areas de decisión gubernamental, ya que su experiencia, a la hora de valorar el ahorro energético existente detrás del regalo habitual, es fundamental. Al mismo tiempo, esta medida facilita a la ciudadanía una menor interferencia en todo aquello que pueda obstaculizarle el que no le llegue la soga al cuello o evitar que se le produzca el nudo en la garganta como respuesta a su análisis sobre su futuro.

  3. Profundo, original y maravisollamente escrito, como acostumbra el peruano imposible van den Broek. La tesis central recuerda a la del padre de la Sociobiología, Wilson, quien inistió en su libro sobre la naturaleza humana en que el hombre no está biológicamente preparado para la vida moderna, de ahí las muchas disfuncionalidades, catastrofes y conflictos que se observan repetidamente en todas las civilizaciones que en el mundo han sido. Wilson venía a decir que el ser humano es un gorila hipertrofiado. Algo similar, aunque con otras palabras, defendía también un pensador medio depresivo como Cioran. El órgano hipertrofiado es el cerebro (o el pitilín en el caso de Averlas). La tesis resulta plausible y atractiva, pues encajan muchas piezas del rompecabezas, aunque imposible de verificar. En cualquier caso, lo que no acabo de ver es la relación entre el sacrifico y la guerra. El sacrificio consiste en deshacerse de un bien preciado en ofrenda a los dioses para que éstos no sean tan cabrones como acostumbran. Por qué sea tan frecuente sacrificar animales es un asunto interesante. Es verdad que también se sacrifican personas, como hacían los aztecas con entusiasmo. El sacrificio se sublima en las religiones monoteístas, por razones que el demente de Gustavo Bueno explicó en su día: al desaparecer los espíritus animales de las religiones primarias y secundarias, se establece un vínculo directo entre el hombre y la divinidad en el que los animales no pintan nada. Todo esto, creo, tiene poco que ver con la guerra, salvo que lo pretenda insinuar el articulista es que la causa de los sacrificios y las guerras es común, causa que no es otra que el desarreglo existencial de ser un cazador predador en un orden civilizado.

    Lamento muchísimo no haber podido intervenir ayer para comentar el provocativo artículo de Parellada. Me hubiera gustadio argumentar contra la autonomía como necesidad o valor básico, pero no pude. Moore dijo que los valores supremos eran la contemplación de la belleza, la amistad y un tercero que no recuerdo.

  4. Despues de leer detenidamente…ejem…el articulo de hoy,me pregunto ¿cual es el rito de iniciacion,en la juventud actual ,en los tiempos en que vivimos?.

    Aun me acuerdo que ,todavia en tiempos de Franco,nuestro rito de iniciacion en la pandilla ,era coger un trozo de carton liarlo como un puro ,y ponernos a fumarlo,¿de locos?…pues no,porque nacieron en mi pandilla «los primeros intoxico-iluminados»….jeje.
    Con los picores de la puber-adolescencia,empezaron «los ritos de la meada mas lejana» que iba unido al» a ver quien la tiene mas larga» y con las primeras revistas guarras «Diez minutos» y sus reportajes en casa ,sobre Analia Gadé y Ornella Mutti vinieron los rituales » a ver quien se hace mas pajas».

    Como vereis y os habreis dado cuenta,no dudo de vuestra inteligencia,en nuestra pandilla no habia chicas.

    Fue con la entrada de las chicas en nuestra pandilla cuando ocurrio lo que acabaria siendo el ritual de los 70:

    Los chico fumabamos para demostrales a las chicas que ya eramos hombres yalgunas de las chicas tambien fumaban para demostrarnos que estaban liberadas.
    Las borracheras en los guateques eran un rito que recreabamos cada vez que ibamos de escursion a la playa o a la montaña (nada que ver con la chorrada esa de Verano Azul…jeje)…eso si se recomendaba que los besos y los magreos se hicieran a escondidas,tras las matas.

    En fin….llego el rito de los adultos…¡La Mili!….a mi me dieron por inutil y acabe fuera de la pandilla ,callendo en las garras de unos hipies que vivian al lado de casa…jo! ese si que fue un rito de iniciaccion…Jimi Hendrix y The Doors a toda pastilla y un olor a «hierba de la buena «mezclada con pachuli e incienso de la India….me hicieron caer en manos de las «Mothers of Invention de Frank Zappa»….y ahi encontre mi camino,lejos de aquella pandilla de pijitos y monjitas.

    Y ahora…cual es el rito de iniciacion en nuestra juventud:

    ¡¡Conseguir la mejor puntuacion con la Playstation.!!
    ¡¡Ganar a papa y mama con el Wii!!

    Por eso animo a todos los jovenes que aun viven en casa de sus papas,que salgan a la calle con su portatil a cuestas ,un pareo y unas mudas para mañana,para buscar una zona Wifii y conectarse con Debate callejero todas las mañanas, haga frio o calor ,con tormenta de verano o con granizada.

    ¡¡pero salid ya de las casa de vuestros papas…que estan hasta la coronilla de que no hayais tenido que ir a la mili o a los servicios sociales!!

    ¡¡A la calle!!…¡¡SAPERE AUDE!!….coño….jeje.

  5. Muy acertado el comentario de Don Cicuta del que no me queda claro si el órgano de A verlas no solo está hipertrofiado sino que, además, posee en la cabeza del mismo un cerebro llamado pitilín. De ser así ahora comprendo lo listo que es a Verlas, ya que piensa con dos cabezas.

  6. Oye, Amistad, en el ejército te dieron por inutil antes de entrar o después ….. que no ha quedado aclarado.

  7. Antes de entrar y no por tener los pies planos…¿quizas un enchufe?….jeje.

  8. No se lo perdieron,convivi con el ejercito muchos años de mi infancia-juventud….ni padre era suboficial de la marina..Celador de puerto y pesca…mi profesor de repaso era oficial del ejercito de tierra,mis amigos eran hijos de distintos cuerpos del ejercito y las chicas todas iban a las monjas….por no hablar de los veranos con la O.J.E.
    Asi que la vida castrense era pan de cada dia y hasta los que hacian guardia en las garitas me saludaban de forma marcial…jeje.

  9. A Erika, con amor y retroactividad:
    Desde la liberación he escuchado múltiples comentarios que consagran a la Betancourt como referente ético/moral y poltico. Erika la consagra referente poblicitario de la causa, algo así como referente de referencias, ¿o referencia de referentes? De referentes y otras referencias quedé saturado con la cuestión San Gil, Dios la mantenga en la reserva para un posible partido a la derecha de la derecha.
    La foto de Sarco con los hijos de la Betancourt, sencillamente obscena. Hoy seguramente la Betancourt en persona se unirá al gupo para componer un paisaje de familia con política al fondo. ¿Se integrará la Betancourt en el equipo de Sarco o se presentará por su cuenta en las elecciones de Colombia?

  10. Oye, don Cicuta, no te consiento ni en broma que a mi cerebro lo llames pitilín, es una vileza, una mentira, un chiste malo. Tratándose de mí debieras hablar con más propiedad y no llamarle pitilín a lo que es pollón. Exijo una rectificación inmediata.

  11. A verlas …no te dejes manipular por el periodismo y la politica de lo inocuo.

    Siempre hay que tener referencias claras,con cara,nombre y palabras.
    Ingrid Betancourt es para los colombianos su Ortega Lara,por favor no comparemos estos dos sufrimientos con «la desconfianza de San Gil» y «la rebelion civica de Rosa Hype»…¡hasta aqui podriamos llegar!.

    Erika sufre y vive por una causa humana,no por defender a Uribe de nuestra pluma clara.

  12. El magnífico artículo de Frans van den Broek tiene una cualidad que mucho agradezco: es tan largo que tardé muy poco en no leerlo.

  13. No seas mentiroso A verlas, el articulo lo has leido lo que pasa es que no te sale de los güevos, ampliarle los conocimientos, sobre los rituales de iniciacion ,de los españoles…..jeje….

  14. putas y ejército… eso sí que es memoria histórica…. apuesto a que en aquella época, hasta las putas eran españolas y la mili, obligatoria.

  15. Bueno ,ahora hay mas variedad y aunque la mili no exista los jovenes de hoy en dia pueden darlo todo por la patria afiliandose o votando a La Rosa Hype de España…..jeje.

    Por cierto…se van a dar de Hostias entre el Partido Popular y UPyD por conseguir que Iker Casillas tenga su carnet de socio:

    «Iker Casillas, capitán de la selección,
    se suma al Manifiesto por la Lengua.»

    ¡¡Ala Madrid,Ala Madrid!!

    Ya me veo a Peter J.Pan con Queso enfrentandose con Losantos ,por hacerlo de su plantilla mediatica…..jeje.

    Bueno menos mal que nosotros tenemos a toda la plantilla de Barça que nos hizo ganar la Eurocopa…que estan por otras manifestaciones y otras maneras de vivir el lenguaje.
    ¡Visca el Barça,manque pierda!!….jeje.

  16. La solucion siempre esta en aplicar bien las leyes no hacen falta pergaminos de intelectuales y firmas interesadas:

    EFECTIVO DESDE SEPTIEMBRE EN EDUCACIÓN PRIMARIA
    La Justicia catalana obliga a la Generalitat a aplicar la tercera hora de castellano
    El TSJC decide por unanimidad que «adopte las medidas necesarias para garantizar en lo sucesivo, y a partir del inicio del curso escolar 2008-2009»

  17. Por cierto,estoy contento porque el nuevo video de AC/DC esta teniendo muy buena audiencia:

    El «sindrome de Alicia en el pais de las marvillas» que ilumina la mente de Amistad Civica ,esta dando los frutos deseados….jeje.

    Y la gran pasion de Tubo Katódico por dar a conocer la verdad,aun a riesgo de su maltrecha capacidad nuronal hacen que me sienta como pez en el agua….jeje.

    ¡Que suba la audiencia,señores!

    «Tubo Katódico en El Cuento de la lechera segun Rosa Hype» un Thriller que pasara a la historia…jeje.

  18. Estoy vomitando mientras miro lo de Curry en la telesperanza. Diex en descaro y cero en nivel intelectual. Cualquier día fichan a Libre Pensador de redactor jefe, lo haría bien. ¿Qué hace el PSOE ante la vergënza de Telamadrid? ¡Nada! Otra vergüenza.

  19. 23 El Que Os Mira

    También, pero tu paisana ahora no molesta porque está de vacaciones, muy merecidas despues de pasarse la tira de tiempo gritando «Â¡Podemos, podemos!» como una loca o una gilipollas o una bienpagá.

  20. En UPyD por no haber, no hay ni carnet. Funciona todo un poco como las células de Al Qaeda, la dirección lanza fatwas y los grupos locales toman las iniciativas que consideran pertinentes, con gran margen de maniobra.

    El bueno de Iker, claro, es joven y no tiene los cerrojazos mentales de los que vivieron el franquismo. Es lo que tiene la democracia, que genera ciudadanos libres.

    El franquismo sin embargo, generó hordas de progres. Ya pasará. Es ley de vida.

  21. Pero bueno…¿tu no estabas trabajando muchisimo?

    A LEVANTAR ESPAÑA ,VAGO.

  22. Mi sector está hundido. Conozco tres compañeros de carrera que han ido al paro en este último mes. Podéis imaginaros, hipoteca, hijos pequeños, algunos en camino…
    Probablemente pierda uno de mis dos empleos de aquí a septiembre. Está todo parado, no hay espectativas a corto plazo.

    Por eso los juegos semánticos zapateriles y de los suyos a cuenta de la crisis nos parecen bromas macabras.

    Quién fuera funcionario periodista a sueldo o cargo socialista. Para ellos, seguro, no hay crisis.

  23. Así pues, jóvenes y desocupados… que el establishment político-mediático se eche a temblar, porque en España va a haber mucho de eso en los próximos meses.

    Y los lumbreras estos debatiendo el «derecho a una muerte digna». A una vida digna, eso es por lo que hay que luchar.

  24. Ruego a los corresponsales de este DC tengan a bien poner las señas del destinatario en los mensajes personalizados. Gracias y a mandar.

  25. Estoy de acuerdo contigo, Averlas, pero a veces el detinatario está tan claro, como en el mensaje de Sicilia, que no hace falta mencionarlo.

  26. 3O
    No lo decía por nadie en concreto. Quiero saber quién me insulta para mandarle loa padrinos y quién me elogia para mandarle un pata negra.

  27. Jo! … A verlas ..pensaba que me ibas a mandar «un pata negra» ….es decir un argelino de ojos azules….jeje.

  28. Me imagino a A verlas venir PMQNQ y devagar ,miembros y miembra de «El bate callejero» en un ciber-cafe de Portugal rodeados de jovenes melenudos con pinta de Kapoireros,descojonandose de la risa ante el asombro del personal….solo imaginarlo ,ya es delito….JAJAJA…que nervios.

  29. So pena de que el antropólogo de guardia nos collejee a todos, afirmo que en la historia de la humanidad hemos sido más tiempo cazadores-recolectores que otra cosa. Y dentro de este período mucho más recolectores que cazadores. Esto explicaría, quizás, el gusto humano por ir al Hipercor, las rebajas y los centros comerciales en general. Inmensos bosques repletos de todo aquello que se necesita. Como hasta el neolítico, no podíamos desestructurar la comida conla invención de la cerámica, tambien explicaría que nos gusten tanto las hamburguesas grasientas del MacDonalds 🙂

    Tampoco casa la teoría de los machos ociosos con las chechenas suicidas, las palestinas terroristas, Idoia Riaño o Rosario la dinamitera.

    Por otra parte la mayor parte de las sociedades conocidas son menos agresivas y violentas que la moderna occidental. En bandas de 300 miembros (que ni son tribus, ni clanes, ni naciones) no creo que haya mucha violencia ni dentro ni con otras bandas a las que se tardaba mucho en encontrar (y con las que se intercanviaban hembras).

    Ahora bien cuando la población aumenta, y hay que hacerse agricultor por cohones, empieza la propiedad, la colisión con otros sistemas de vida (Pastores nómadas) o cuando todos curran por un bien «común» superior, esto es sistemas de irrigación aparece la Constituc… el Estado, perdón. Y apartir de ahi…. Aceptamos los yanomamos como bordes de verdad, que practican el infanticidio femenino para estar de guerra todo lo que pueden. Pero es por falta de recursos, para no agotarlos. Creo.

    Todo ello muy de izquierda dogmática, lo siento.

    Ale, corríjanme

  30. Lo tuyo ,Pratxi ,es incorregible…¿como se puede corregir a un sabio?…..jeje.

  31. EQOM, solo desde la humilde arrogancia que proporciona el reconocimiento de mi propia estupidez e ignorancia me atrevo a llevarle la contraria a van der Broek.

    Y solo desde la gallarda afirmación de mi propia cobardía espero que me lo aclaren.

    En caso de duda Me repito a Don Cicuta

  32. Ese argumento del Manifiesto de los Abajofirmantes en base al cual «todas las lenguas son españolas pero hay una más española que las demás» me recuerda mucho a aquel «todos los animales son iguales pero algunos son más iguales que otros» de «Rebelión en la Granja» de Orwell. ¿Similitudes?. ¿Siguen estos de la secta, también en esta materia lingüística, haciendo proyección de sus sueños totalitarios más húmedos?. ¿Eran casuales los monos?. ¿Era casual la cita de Orwell por parte de Leona?. Tiempo al tiempo, que decía mi padre, pero que horrible «Gran Hermana» con peluca.

    Al respecto del tema lingüístico, parece que el Congreso del PSOE podría aprobar una resolución de apoyo al modelo lingüístico que consagra la Constitución Española de 1978, y ésta podría funcionar bien como «contramanifiesto». Dado que funcionan, y de qué modo, las listas negras de «no-firmantes-expresamente» propuestas por gentes como Arcadio y Savater, yo iría a ese contramanifiesto a pecho descubierto, con valentía, y fuera del partidismo de una resolución congresual, ya que así el espectro de firmantes sería más amplio y no tendría porque haber suspicacias por la utilización política de las firmas (como denunció Gamoneda respecto del Manifiesto de los Sabios del Templo de la Secta).

    Posdatilla: yo si voy a poner una corrección a Pratxandica en su 38. Por favor, no mezclemo a la «Tigresa» de ETA y a Rosario la Dinamitera. Diferentes mujeres y diferentes metas en su quehacer. Rosario luchó por la legalidad constitucional republicana atacada por el golpismo, y la Tigresa ha asesinado en aras de una forma de totalitarismo muy concreta, el «eusko-fascismo».

  33. Acabo de ver el vídeo de AC de El cuento de la lechera y lo recomiento vivamente. Oída así en frío la intervención de la señora Díez no se sabe si es real o si es inventada por Tubo Katódico, de puro surrealista que resulta. Por ejemplo, cuando va y dice «Me recuerda lo que dejó escrito Orwell en el año 1946, esa que dice que el lenguaje político está, creo que es textual, algo así, que el lenguaje político…..» Digo yo que si vas a citar a Orwell o a quien sea, te aprendes bien la cita antes, que tampoco es tan complicado. Y el final de la leche por el suelo tampoco tiene desperdicio. Y esto por no hablar de sus concienzudas opiniones sobre economía, que son más bien descacharrantes. En fin, que no se lo pierdan.

  34. Gracias Frans van den Broek por la forma y por el fondo de este artículo. Me gustaría sugerirle a usted, que tiene más imaginación que yo, que piense en la posible conexión entre el sacrificio y la esclavitud de los derrotados en guerra; entre la muerte ritualizada y la mercantilización de los seres vivos, congéneres incluso; y en el lugar que ocupa la muerte legal entre una ejecución expresiva y una instrumental. Sin estar muy seguro de lo que digo, no creo que el guerrero suceda al cazador, creo que el animal cazado, o domesticado, y el cautivo están conectados desde el origen por la muerte en sacrificio.
    El sacrificio más o menos ritual de los prisioneros, de los que no pudieran ser vendidos, ha sido una ley común en las guerras de la antigüedad. Vae victis, decían, ay de los vencidos. En África se ha practicado hasta tiempos no muy lejanos, se dice que a veces por miles diarios, en fechas señaladas, en estados con particular reputación de crueldad, como el reino de Dahomey (gobernado en la práctica por una élite de mujeres soldado, como es fama). Algunos comerciantes europeos expandieron el mercado y consiguieron variar la proporción de los cautivos destinados a la venta. Dentro de África, el destino más temido de un esclavo era cambiar de amo, pues un amo reciente era más probable que lo destinara al sacrificio. No entendemos qué tipo de superchería religiosa puede llevar a ceer que matar a un esclavo traerá algún bien para una familia. Ni si eso lo equipara con un aminal. Pero sí entendemos por qué en muchos lugares de África, sobre todo al Este según he leído, los niños cautivos eran castrados: morían tres de cada cuatro, pero su precio se llegaba a multiplicar por siete. Tal vez la lógica económica no esté tan lejos de todo esto, ni siquiera de los sacrificios más rituales, aunque no veo cómo.
    Es interesante que el caso de Topsy fuera una demostración comercial, en la forma de negative ad. No está de más recordar que la primera silla eléctrica (aunque había sido inventada por un dentista) fue construída, para corriente alterna, por un empleado de Edison, un tal Brown, en el contexto de esa misma guerra comercial entre AC y DC, para desprestigiar a la primera. George Westinghouse, a quien le compraron el generador de AC mediante un engaño, apoyó la apelación del primer ejecutado en la silla en 1890. William Kemler necesitó dos descargas, en la segunda empezó a sangrar y terminó ardiendo. Tardó ocho minutos en morir. Entre los opositores a la pena de muerte es famoso que Westinghouse dijera que habría sido preferible emplear un hacha. Sin embargo, se introdujo como una mejora humanitaria con respecto a los penosos ahorcamientos.

    *******************************************************************************************************************************
    Ricardo Parellada, ayer. Muchas gracias también. De haber podido, habría contribuído con esta frivolidad: las necesidades son conservadoras o marxistas, los deseos liberales o anarquistas. Para cierta tradición los deseos nos esclavizan, para otra son las necesidades. Nunca me ha gustado mucho la jerarquización de los valores, por lo que tiene de jerarquización de los placeres, que, discúlpeme el sesgo, siempre me ha olido un poco a incienso, aunque a veces sea incienso marxista. Por otra parte, es conocido que el gran economista Arrow quiso llevar a sus últimas consecuencias lógicas la posibilidad de definición de la felicidad común en un mundo en el que cada cual pueda valorar lo que le dé la gana, para encontrarse con la frustrante paradoja de que es imposible. En Elección Social y Valores Individuales concluye que el bienestar colectivo resulta un concepto lógicamente incoherente, pero no reniega por eso de su fe en que todas las preferencias valen lo mismo (la de quien desea el conocimiento, la de quien desea una piscina, y la de quien desea que el anterior no tenga una piscina). A. Sen y la filósofa M. Nussbaum han intentado desarrollar una teoría de los bienes básicos para contrarrestar esto: no todos los intereses son iguales, la educación y otros bienes que contribuyen a la autonomía personal son más importantes que otras cosas. Sólo así, se argumenta, se puede definir el bienestar social. Para variar, yo no sé qué pensar.
    Don Cicuta advierte de que no acepta autonomía personal como sumo bien, y recuerda que Moore sólo encontraba dos cosas valiosas en sí mismas, el arte y las conversaciones con los amigos (creo que eran dos, no tres). Yo deseo advertir que de lo que se trata es de si cada cual puede o no decidir lo que es valioso, y que lo que está en juego es cómo definimos lo que es mejor para todos, que es el aspecto del problema que me temo que usted y sus filósofos dejan un poco de lado.

  35. Frente a la visión delirante que se nos está intentando vender de la situación en Colombia (los malos malísimos de las FARC mordiendo el polvo ante la firmeza democrática del presidente Uribe y las Fuerzas Armadas), no estaría de más recordar algunos datos sobre el «otro» terrorismo, más que nada para contrastar.
    Podemos empezar por los sindicalistas: más de 2500 asesinados desde el año 86, de los cuales 600 largos corresponden al periodo de Uribe. ¿Alguien da más? La verdad, con estas cifras, sale más a cuenta meterse en las FARC que en un sindicato. Podemos seguir con las fosas comunes que se han localizado hasta ahora: 3500. Impresiona, ¿verdad?. Podemos seguir con los campesinos desplazados por la injusticia y la violencia «paralela» y aquí nos empiezan a hacer chiribitas los ojos: 4 millones, el país con más desplazados del mundo. También en millones, esta vez 6, se cifran las hectáreas robadas a los desplazados y a las víctimas.
    ¿Y quiénes son los responsables de todo este desastre? ¿Las malvadas FARC? Oye, pues no, sino más que nada unos chicos muy patriotas, también conocidos como paramilitares, que desde hace dos años se han empezado a desmovilizar gracias a la llamada «Ley para la Justicia y la Paz», que algunos malpensados (total, solo la ONU, organizaciones de derechos humanos y otros entes inocuos) han acusado de ser una ley de impunidad encubierta. Después de todo, tras verse sus conexiones con las muy democráticas Fuerzas Armadas (que han empezado a intensificar los asesinatos por su cuenta para cubrir la ausencia de los paras: mil muertes de civiles en el último año), congresistas vinculados al uribismo y altos cargos de la seguridad del país que dependen directamente del presidente, estaba claro que D. Álvaro Uribe no podía hacerles un feo a estos muchachos.
    En fin , un panorama un tanto desolador. Pero, bueno, no hay nada que el autobombo y la propaganda oficialista no termine arreglando.

  36. Fantástico Van den Broek. Pido disculpas porque no me puedo parar, pero otro día lo remediamos.

    Muy interesante la teoría sobre el origen de la guerra que nos cuenta. Es curioso que la antropología ofrezca un menú de teorías tan dispares sobre un fenómeno tan trivial y omnipresente como la guerra. A mí me encanta la contraposición entre las teorías de Freud y Marvin Harris, que se puede leer en Caníbales y reyes del último. En eso de la disparidad de teorías antropológicas, la guerra compite con otro fenómeno igual de universal: el tabú del incesto. Me encantaría conocer la teoría de Averlas sobre este último fenómeno.

  37. 45

    Magnífica la información de Simpapeles. Números cantan y no la palabrería emocionada cuando no la propaganda no simulada. ¿Los libertadores iban a por la Betancurt (y otros pocos, para simular) o por casualidad entro en el lote de los premiados?
    No veo nada claro esa liberación tan perfecta y sin disparar un tiro. De momento una emisora suiza (o belga) ha denunciado el pago de rescate.

  38. «No está de más recordar que la primera silla eléctrica (aunque había sido inventada por un dentista) fue construída, para corriente alterna, por un empleado de Edison, un tal Brown, en el contexto de esa misma guerra comercial entre AC y DC, para desprestigiar a la primera. George Westinghouse, a quien le compraron el generador de AC mediante un engaño, apoyó la apelación del primer ejecutado en la silla en 1890. William Kemler necesitó dos descargas, en la segunda empezó a sangrar y terminó ardiendo. Tardó ocho minutos en morir. Entre los opositores a la pena de muerte es famoso que Westinghouse dijera que habría sido preferible emplear un hacha. Sin embargo, se introdujo como una mejora humanitaria con respecto a los penosos ahorcamientos.»

    Esta referencia a las luchas intestinas de AC/DC ,de A.Tareq 44…reflejan muy bien el dilema que tiene Amistad Civica a la hora de dar «corriente» a sus pensamientos ….jeje….no os extrañe pues que se cortocicuite a veces y se ponga ….JAJAJA de los nervios …que nervios.

  39. Gracias ,PMQNQ, por hacer «proselitismo» con el ultimo video de Amistad Civica…jeje:

    «Tubo Katodico en El Cuento de la lechera segun Rosa Hype».

    Teneis el enlace en el comentario nº 1.

Deja una respuesta