Elecciones al sprint en Israel

LBNL/JDLG

Salvo que contra todo pronóstico Pablo Iglesias se avenga a facilitar la investidura de Pedro Sánchez sobre la base de un programa de gobierno consensuado, mañana confirmaremos que tendremos que volver a votar en noviembre. Volveremos sobre el tema la semana que viene, ya sobre certezas. Por el momento centrémonos en las elecciones que tendrán lugar también mañana en Israel, también repitiendo la consulta popular del pasado 9 de abril por la falta de entendimiento entre los principales partidos. Las circunstancias son distintas y las consecuencias puede que también. En España prácticamente todo el mundo da por sentado que el PSOE mejoraría sus escaños si volvemos a votar, pero hay dudas sobre si la previsible desmobilización de la izquierda pudiera aupar al Gobierno a las tres derechas. En Israel, en cambio, es posible que Netanyahu, que empató como fuerza más votada, pierda las elecciones. Pese a lo cuál no está claro que no vaya a seguir gobernando.

Encumbrado ya como el primer ministro más longevo de la democracia israelí –tras superar en años de gobierno al que fuera padre de la patria, David Ben Gurion– Benjamín Netanyahu podría finalmente perder su condición de Primer Ministro a decir del último sondeo de la corporación pública de medios de comunicación KAN: la plataforma centrista Azul y Blanco (Kahol-Lavan) adelanta al Likud por un escaño en intención de voto.

Según la encuesta, la coalición formada por los partidos Hoshen le Israel (dirigido por los ex-generales Benny Gantz, Moshe Yaalon y Gabi Askenazi) y Yesh Atid (por el periodista Yair Lapid) bajaría de 35 a 32 años mientras que el Likud perdería uno más quedándose en 31. Que podrían ser alguno menos si el partido de extrema derecha neo-kahanista Otzma Yehudit logra finalmente superar el umbral electoral del 3,25% necesario para conseguir alguno de los 120 escaños de la Knesset.

Consciente de la situación, Bibi se ha escorado claramente hacia la derecha en los últimos días. En las últimas dos elecciones esperó hasta la víspera para revolucionar la campaña con sendos anuncios “espectaculares”. En esta ocasión lo ha hecho con una semana de antelación.

En primer lugar, convocó una conferencia de prensa para realizar un anuncio de “dramática importancia”. Durante la misma, Netanyahu denunció la existencia de una nueva instalación nuclear clandestina iraní, tratando de colocar de nuevo la seguridad nacional en la cúspide de la pirámide de prioridades del conjunto de la ciudadanía. Si hay algo que une transversalmente a los israelíes es la posibilidad de que Irán, cuyo líder supremo Jamenei no deja de repetir que no cejará hasta eliminar al Estado sionista del mapa, se haga con la bomba atómica.

Luego, Netanyahu celebró otra conferencia de prensa en la que se comprometió a anexionarse unilateralmente el Valle del Jordán y el tercio norte del Mar Muerto, para así captar el voto de los 600.000 colonos que residen en la Cisjornania palestina ocupada –que a pesar de no representar un gran porcentaje de la población, se movilizan mucho más que la media. Los territorios que serían anexionados comprenden el 30% del territorio de Cisjordania con mayor potencial económico. El Plan Kerry de 2014 y los sucesivos informes anuales del Banco Mundial los identifican como pilares básicos de la economía palestina, por lo que su anexión condenaría a Cisjordania a la total dependencia de la economía israelí, tal como ya ocurre en Jerusalén Oriental.

Dos magníficos trucos practicados por ese gran mago de la Política –con mayúsculas– cual es Bibi, que sin embargo se vieron neutralizados por los imponderables del destino. El inesperado cese del asesor de seguridad nacional norteamericano, John Bolton, y la predisposición del Presidente Donald Trump a reunirse con su homólogo iraní Hasan Rohaní en el marco de la Asamblea General de la ONU, eclipsaron la denuncia contra Irán. Igualmente, la evacuación preventiva a la que se vio obligado por sus guardaespaldas (en cumplimiento del correspondiente protocolo de protección de VIPs) durante un mitin de campaña en Ashdod tras el lanzamiento de cohetes desde Gaza, le hizo parecer cobarde ante la opinión pública.

En tercera posición en los sondeos emergen los cuatro partidos árabes, que obtendrían entre 11 y 12 escaños a través de una lista conjunta que agrupa a las coaliciones Hadash-Ta´al (que obtuvo 6 diputados en abril) y Balad-Ra´am (que obtuvo 4). Ambas concurren ahora unidas para incrementar la representación parlamentaria de una minoría tradicionalmente infrarepresentada. Además, el hecho de que la Fiscalía General impidiera a Netanyahu instalar cámaras intimidatorias en los colegios electorales de las poblaciones árabes –para prevenir un presunto fraude electoral– hará que el índice de participación aumente respecto de la convocatoria anterior.

Con una estimación de 9 diputados se situaría la coalición Yamina, nacida de la reordenación de los partidos ultranacionalistas y en la que el liderazgo de los dirigentes laicos Naftali Bennet y Ayelet Shaked concurrirá con el de los religiosos Bezalel Shmotrich y Rafi Peretz. Al igual que en el caso del Likud, las expectativas electorales de Yamina disminuirían si la ultra derechista Otzma Yehudit consigue superar el listón.

También con una proyección de 9 escaños se sitúa el partido ruso Israel Beitenu liderado por el ex-ministro de Defensa Avigdor Lieberman, que podría volver a convertirse en el árbitro post-electoral, como ocurrió en abril. Lieberman ya ha dicho que en vez de una coalición de centro-derecha prefiere un ejecutivo de unidad sin ultraordoxos ni árabes, pero es un escenario improbable porque los centristas de Kahol-Lavan solo estarían dispuestos a pactar con el Likud si Netanyahu da un paso atrás dado por los tres casos de corrupción por los que debe comparecer ante la Fiscalía a primeros de octubre, algo que Bibi no está dispuesto a hacer.

A continuación se sitúan los dos partidos ultraortodoxos, el askenazí Yahadut HaTorá y el sefardí Shas, con 7 escaños cada uno. Estimaciones similares a las que presentan los dos partidos laicos de centro-izquierda. Tanto el Avodá (laborista) que se presenta en tándem con el Gesher de la activista social Orly Levy, como el Mahaneh Demokrati formada por el partido pacifista Meretz y el ex-primer ministro Ehud Barak, se quedarán en un pésimo resultado de 5 ó 6 diputados cada uno.

La experiencia demuestra que Netanyahu es sin duda el mejor sprinter de entre todos los políticos israelíes y podría terminar superando una vez más a las encuestas pero quizás en esta ocasión haya quemado sus últimos cartuchos demasiado pronto. Hay alguna otra señal para la esperanza. Por ejemplo, uno de los dirigentes históricos y autoridad moral por excelencia dentro del Likud, Benny Begin, hijo del ex Primer Ministro derechista Menahem Begin, ha declarado que en esta ocasión no votará al Likud por ética política.

Ahora bien, incluso si el Likud queda segundo, el centro y la izquierda no sumarán los 60 diputados necesarios para derrocar a Netanyahu, ni siquiera con el apoyo de la coalición árabe. Los diputados derechistas pero defensores del laicismo de Liberman serían imprescindibles. Pero no casan bien con la coalición árabe. Recordemos que Liberman es un decidido partidario de intercambiar territorios y población con los palestinos para asegurar la hegemonía judía en Israel incluso al precio de expulsar a los más de medio millón de israelíes árabes.

Habrá que ver que resultados arrojan finalmente las urnas y qué pactos, naturales y contra natura, acometen los líderes políticos israelíes. A diferencia de España, en Israel los políticos negocian a troche y moche, en paralelo, y hacen de tripas corazón sin ningún problema. Al menos hasta ahora porque nunca se habían tenido que repetir las elecciones.

Como se ve, no hay ninguna garantía de que no tengan que volver a repetirlas. Como tampoco la hay en España después de noviembre.

5 comentarios en “Elecciones al sprint en Israel

  1. 1) La adhesión espontánea al rechazo de nuevas elecciones sin mediar otras consideraciones de peso , como la que incorpora el PSOE – no menor y que comparto , a todos los efectos – respecto a la profunda desconfianza de ese partido extraño y convulso que es Podemos , parece que valora la carcasa de funcionalidad sobre los contenidos y dificultades que nacen desde la abismal incompatibilidad en políticas de Estado.
    En este sentido , Gabilondo parece un telepredicador añejo , unamuniano de los últimos días y reseco de inspiración .
    El gran problema es Sánchez y su incapacidad para revalidar los fundamentos atrabiliarios del origen de su poder.

    2) Es chocante la comparación que hace el articulista entre Israel y España , entre capacidades institucionales de ambos países para lograr acuerdos en contextos difíciles.
    Prefiero en cualquier caso los problemas españoles , la experiencia continuada del “ régimen del 78 ” y el diálogo político entre españoles , que las contradicciones que atesora esa democracia militarizada.

  2. La noticia del Día es la propuesta sorpresiva de Albert Reversible ,para abstenerse.
    Bien….eso de que «Ya lo decía yo:» ,es fardar por fardar ,hoy se ha hecho realidad.
    Pues, a las pruebas me remito.
    Ya lo decía yo..
    Amistad Civica en 28 julio 2019 a las 18:23 dijo:
    Hoy al despertar ,no recuerda lo que pasó ayer…sólo tiene la sensación de un resplandor intenso emanado de la aparición sorpresiva de Ziluminatius cuando estaba mirando las estrellas.

    Albert Revervible se lavó la cara ante el espejo y El Que Os Mira ,le dijo.
    Estoy dispuesto a cambiarlo todo.

    Reversible llamó a los dirigentes que habían abandonado Ciudadanos recientemente ,para que volvieran y fueran partícipes de su nuevo plan.
    Luego llamó a Arrimadas y le comentó que la iba a liar gorda.
    Se zampó un buen desayuno y se preparó para el mejor día de si vida política.

    Cogió el teléfono fijo (para las comunicación trascendentes siempre hay que llamar con el fijo,móviles no, gracias)

    Marcó los numeros con cierta emoción empírica y….

    Hola que hases….yo… a tu disposicion para formar gobierno Sr Sánchez.

    ……..
    Noticia relacionada.:
    El presidente en funciones,sufre un golpe en la cabeza al saltar de alegría contenida al recibir la llamada de Albert Reversible.

    Unidas Podemos ha emitido un comunicado en el que afloran sus más simpáticos improperios .

    ::::::
    Para Fernando…..JA JAJA…Que nervios

  3. Ciudadanos no tardó ni un segundo en pedirle elecciones a Peter Sanchez ,en la moción de censura,y durante toda la legislatura hasta que con sus votos y el de los independentistas consiguieron que fuéramos a elecciones anticipadas…

    Pues nada,no queríais elecciones…

    Pues toma, dos tazas…

Deja un comentario