Fascismo municipal

Carlos Hidalgo

Qué semana de dramas municipales llevamos. El PSOE, siendo la lista más votada, se queda compuesto y sin alcaldías merced al pacto “trifachito” PP-Ciudadanos-Vox, que se ha aplicado manu militari desde Madrid, sin escuchar a sus respectivas direcciones locales o provinciales. Sin duda un gran ensayo de centralismo por parte de partidos que nunca han sido amigos de la subsidiariedad.

Hay, sin embargo, excepciones. Gracias en algunos casos (como Huesca) a que los mandos locales de Ciudadanos se han rebelado contra órdenes que ignoraban sus casos particulares. Y en otros a que la mesa negociadora de Madrid, vía César Zafra, aflojaba la mano en municipios de tamaño medio.

En el caso de Madrid, donde el PP ha obtenido unos resultados malos (y el PSOE pésimos), toca escenificar el baile de cortejo con Vox. Como si de un documental de fauna se tratase, vemos una serie de complicadas danzas, aparentes actitudes agresivas y, en general, exhibiciones de pechos hinchados y vistosos plumajes que acabarán indefectiblemente en acople de cortejantes y cortejado.

PP y Ciudadanos son muy conscientes de hasta qué punto sus amigos de Vox son, por lo general, unos gañanes. Y la clase de barbaridades que planean hacer desde las instituciones. Así que, aunque en algunos casos lo aprueben en la intimidad y en otros se lleven las manos a la cabeza, les van a dar poder. No tanto como piden, pero sí el suficiente como para que hagan algún roto gordo. Y siempre negando que les estén dando poder. Sobre todo en el caso de Ciudadanos, que están negando que haya nada firmado cuando tenemos los documentos firmados publicados, o que igualmente niegan reunirse con Vox mientras los de Vox publican en las redes fotos de sus encuentros con el partido de Albert Rivera.

Tengo una mezcla de terror y de curiosidad por saber qué hará el futuro concejal-presidente de Vox en el barrio madrileño de Usera. Este distrito, uno de los más desfavorecidos de la capital, tiene un presupuesto de más de 47 millones de euros, la mayor parte de los cuales están destinados a programas sociales. Teniendo en cuenta el porcentaje de población extranjera residente en Usera y el grado de autonomía de las juntas de distrito, puede ser que veamos una sucesión de purgas de funcionarios, paralización de los programas sociales o intentos de que éstos sean sólo para españoles de nacimiento.

Lo peor es que este distrito ya estuvo castigado cuatro años por la descomunal incompetencia de la concejala de Anticapitalistas Rommy Arce, que no supo ejecutar su propio presupuesto, que acabó enfrentada a los vecinos y que se dedicó a hacer oposición a su propio grupo municipal. Y ahora puede que acabe en manos de algún secuaz de Ortega Smith, mientras éste seguramente se dedique a presidir el acomodado distrito de Salamanca, encandilando a las señoras de la alta sociedad y contando hazañas bélicas en la cafetería del Hotel Wellington.

Nos esperan cuatro años de ver en acción a la ultraderecha en los municipios. Agarrémonos los machos.

5 comentarios en “Fascismo municipal

  1. Se ha pasado mil pueblos , estimado Carlos.
    El Wellington es un hotel agradable , entre los momentos históricos vividos en el Hotel Wellington cabe destacar el 22 de mayo de 2005, cuando la Casa Real lo seleccionó para alojar a los invitados que asistirían a la boda de los Príncipes de Asturias. Décadas antes, Gene Kelly, Xavier Cugat, Graham Greene, Severo Ochoa y más recientemente los actores Adrien Brody y Matt Damon o el ex presidente francés Nicolás Sarkozy, entre innumerables personas representativas de todos los ámbitos de la sociedad, tanto de dentro como de fuera de nuestras fronteras, han pasado la noche en las habitaciones del emblemático lugar.
    Nada diferente a lo que pueda ocurrir en los mejores hoteles de España. Muchos de mis amigos no pueden frecuentar, como yo mismo, estos hoteles , pero han celebrado su existencia – la de mis amigos , no la de los hoteles – en algún momento de su vida.
    Y esto viene a cuento de los prejuicios. Los así llamados “ fachitos ” dejan de serlo si pactan con el PSOE , hasta el punto de hacer alcaldes a minorías. Y luego la consabida letanía « gobernaremos para todos y todas » desde nuestro único concejal al que hemos tenido que ingresar en urgencias por la sorpresa de su nombramiento.
    ¿ Qué insinúa con lo de “manu militari ”?
    ¿ Tal vez lo mismo que hace Abalos ?
    ¿ Y ? Es lo natural en un sistema de partidos.
    ¿ A qué viene eso de fascismo municipal cuando todavía no han hecho nada ?
    Muy por debajo de su talento. Pura propaganda. De momento coincido con su crítica a Rommy .

  2. Ejem…empiezo a estar hasta la coronilla con ese miedo histriónico a la derécha nacional catolicista de este país.
    Ya no sirve el argumento de «Que viene el lobo..»….
    .

  3. A mí, este fascismo municipal me asombra de tal modo que a veces pienso que es un mal sueño del que en algún momento nos vamos a despertar. No consigo recobrarme del disgusto de la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid. Me parece irreal tanto disparate.

Deja un comentario