Felipe González no pertenece a la cultura política del S. XXI

Carlos Montbau

Hace unos años un compañero de trabajo, militante del PSC, me comentaba que en su municipio, Área Metropolitana de Barcelona, podían presentar a un animal invertebrado como candidato en las elecciones municipales y eso no sería un obstáculo para conseguir la mayoría absoluta en el municipio.Durante la década de los ochenta y primeros años de los noventa, El PSOE y Felipe González supieron mimetizarse/camuflarse con enorme eficacia entre los valores de la sociedad española. Esa similitud les permitió tener una hegemonía cultural inapelable. En Catalunya sucedió algo similar con CIU y Jordi Pujol que conjugaron a la perfección esa desconfianza con todo aquello que provenía de más allá del Ebro con una cultura aparente del esfuerzo.

Felipe González y Jordi Pujol tenían un carisma y un CV vital y político que difícilmente son comparables a los de los políticos actuales.

Y ahora nos encontramos con Pedro Sánchez, que se presentó como descamisado 2.0 hace un par de años en las primarias de su partido, y que a día de hoy está actuando con el disfraz de Susana Díaz, una vestimenta que huele a cultura de los ochenta/noventa y/o a aquella página de facebook de “yo también fui a EGB” pero en el año 2019.

Y lo que sucede es que “la España de Felipe González” era notablemente más homogénea que la actual España. Las bolsas de pobreza, que existían, eran menores que las actuales y con un pronóstico/expectativa de poder mejorar las condiciones laborales y vitales. La situación actual parece que va por otro camino: la cronificación de la actual bolsa de pobreza y la ampliación de los sectores de la población que cada vez están más desposeídas de los productos materiales básicos.

No sé si será el mejor símil pero tengo la sensación que muchos sectores que lideran el PSOE, creen que estamos aún en la época previa a la creación de las televisiones privadas o el inicio de éstas, cuando el Share se disparaba a unos porcentajes que ahora mismo son impensables. Actualmente un share de un 20% es todo un éxito televisivo y hace un par de décadas este resultado hubiera sido motivo de preocupación para los directivos televisivos.

Estando las cosas así me parece arriesgado querer transferir el portafolios cultural de los ochenta a la actualidad porque puede ser que en el corto plazo (se entiende que la marca PSOE sigue teniendo prestigio) pueda dar buenos resultados, pero a medio y largo plazo hay una serie de variables/amenazas que poco tienen que ver con lo sucedido dos y tres décadas atrás.

Y es que no se acaba de entender que con 123 diputados el discurso para un pacto de investidura y de legislatura este plagada de frases condicionales ilimitadas. O se entiende perfectamente. Parece que nos quieran decir: “pactaremos con vosotros siempre y cuando no os acerquéis a la caja del dinero” (artículo de El Plural 04 de septiembre de 2019). Es decir, dedicaros a aspectos políticos periféricos dentro del gobierno de España y dejadnos a nosotros la gestión de la economía”. Y a este motivo deberíamos añadirle otra razón, posiblemente bizarra, pero que forma parte de las pulsiones humanas: la zancadilla al vecino versión 1 y zancadilla al vecino versión 2. (Muy bien explicado en estos dos artículos).

Vista la fragmentación social de este país, como en cualquier otro país en estos momentos o como el share televisivo, quizá valdría la pena hacer un esfuerzo por vencer “ la pulsión de muerte del vecino” y apostar por dinámicas de colaboración. Y eso significa hacer la apuesta de trabajar con familias políticas de matriz diferente ya que el trifachito español y europeo está esperándonos en la puerta.

Y después de despotricar sobre la relación de antagonismo que tiene el PSOE con sus adversarios políticos de izquierdas, desearía que Unidas Podemos apoyase la investidura de Pedro Sánchez. Como mínimo, gays y medio ambiente quedarán algo más protegidos que con un “trifachito”, donde la podredumbre será generalizada. Eso sí, mi principio de realidad ya me advierte que en la esfera macroeconómica las diferencias con otras opciones políticas conservadoras serán más bien escasas. Y más aún si no tienen un contrapeso de Unidas Podemos en las reuniones del consejo de ministros.

14 comentarios en “Felipe González no pertenece a la cultura política del S. XXI

  1. Me pregunto a qué cultura de qué siglo pertenece Teresa Rodríguez cuando está en contra de un gobierno de coalición ( ya lo estuvo en Andalucía) pero a favor de un acuerdo programático. O cuando amplios sectores de IU y confluencias piensan igual. O cuando Errejón afirma que el si a Sanchez se debe dar con o sin coalición. Pero me resulta más difícil de entender la tesis del artículo cuando en capítulos anteriores el PSOE había ofrecido una vicepresidencia y tres ministerios a Iglesias. Algo que este último rechazó en la investidura ( gravísimo error ) para intentar corregirlo unas semanas después afirmando que si le ofrecían lo mismo el pacto estaba asegurado.
    Empiezo a creer que la cultura de los nuevos tiempos, esa que consiste en pactar pero solo si lo bendice Podemos ( como si en el siglo XX no se hubiera pactado nada) la marca un señor que desde 2016 no hace otra cosa que perder electorado, confluencias, compañeros de viaje y diputados. Será la cultura del siglo XXI pero supongo que se referirá a la cultura de la derrota.
    Durante estos meses los pactos entre PSOE y Podemos han funcionado relativamente bien. O eso dicen ambos. No hay ninguna razón para que no siga igual. Afirmar que se quiere entrar en le gobierno por no se fíarse de Sánchez y del PSOE es una razón más que suficiente para que el PSOE no acepte a semejante compañero de viaje en un gobierno de España, mucho más cuando es incapaz de garantizar la unidad de su propio grupo parlamentario en cuestiones tan importantes como Cataluña o Europa,
    Y ya que estamos, cuántos diputados, votos h compañeros de viaje tiene que perder Iglesias para que alguna vez asuma su derrota? Porque eso de seguir pase lo que pase es del siglo XX o del XXI?

  2. Mola porque se menciona a Felipe Gonzalez y se abren las aguas, aunque no se haya dicho nada especialmente malo del particular.

    Claramente son cuestiones generacionales.

  3. IU y demás confluencias no están por un acuerdo programático sino por conservar los residuos de un poder en extinción.
    En la partida de póker descubierto que se juega desde la Moncloa ( reparte cartas marcadas ) IU y los diletantes no pintan nada. Después de una insufrible puesta en escena de las 370 propuestas , sin memoria económica y con la claque habitual ; después de reuniones anodinas con las sociedades filatélicas , colombófilas y de amigos del país en general ; después de un verano tumbado a la bartola en funciones de tumbado a la bartola , sudando como un mozo de mulas en Chamartín , niega a los españoles una salida inteligible para cualquier ciudadano, incluida la membresía de los órganos de gobierno del PSOE.
    Es más , el PNV -un partido católico y formalmente separatista – anima a la puesta en marcha de un gobierno de izquierda pero que pague sus compromisos.
    Ya estuvo el sin par Madrazo en el gobierno vasco , destructor de la izquierda asociada al PC . El PNV paga los favores recibidos e impulsa cualquier debilitamiento del centro.
    La clave está en Podemos/ Iglesias , sección Galapagar , y su renuencia a ocupar cargos en Paradores y similares.
    Es imposible vaticinar algo racional con semejantes personajes.

  4. Yo estoy plenamente de acuerdo con lo que escribe Polonio, pero el hastío que me produce la situación política actual me impide desarrollarlo.
    No puedo creerme (pero creo que me lo voy a tener que creer) que el señor Iglesias vaya a impedir por tercera vez en pocos años, que haya un gobierno del PSOE en España. Además de haber contribuido activamente a que la derecha gobierne en el Municipio y en la Comunidad de Madrid.
    Tuvo una vicepresidencia y tres ministerios en sus manos y los rechazó. Pues ya está.

  5. Artículo confuso y con un título que engancha a todo el que quiera irse por los Cerros de Úbeda…
    A los dirigentes de Unidas Podemos que desconfían de Peter Sánchez,…les preguntaria porque compartian y apoyaban los presupuestos del Estado para el 2019…¿acaso no se bajaron suficiente los pantalones con Junker As y PuigDevil para que salieran adelante.?

  6. A esos partidos que iban a dinamizar la política española como Ciudadanos diciendo que son los más de lo más constiticionalistas,vaya que la hicieron ellos…..y Unidas Podemos que piensan que gobernar es pasarse la Constitución por la entrepierna,porque no la votaron,…
    …Que les podría decir,Que no sepáis.
    JA JAJA….Que nervios.

  7. Sabían ustedes que el actual Consejero de Sanidad de la Junta de Andalucia, el de la gestión impecable de “La Mechá”, nombró en 2002 miembro honorífico del colegio de médicos de Cordoba al arcangel san Rafael por ayudar a los vecinos en caso de epidemia? Sin comentarios.

  8. A propósito de confianzas, el
    otro día oí a la periodista Lucia Méndez decir que Pablo Iglesias había contado en una entrevista televisada el contenido, tergiversiado además, de una conversación privada que había tenido con él. Pablo Iglesias contestó que no sabía que la conversación era “secreta”. Como
    va uno a fiarse de una persona así?

  9. Hay una manera muy fácil de no depender del PSOE si no se fían : sacar más votos que él. Igual Pablo no lo sabe. Prueben la próxima vez. Animo.
    ::
    Que el consejero crea más en el arcángel que en la medicina para acabar con una epidemia es tranquilizador. Igual lo de la listeriosis lo lleva la virgen de los reyes, de ahí su éxito.

Deja un comentario