Ir ganando

Julio Embid

El pasado 4 de enero las derechas más ultramontanas se manifestaron en Madrid en contra del futuro Gobierno que hoy se vota en el Congreso de los Diputados. Previsiblemente, salvo Tamayazo de última hora, el presidente del Gobierno será Pedro Sánchez, sorpresivamente el líder de la fuerza política más votada en las pasadas elecciones. Y en las anteriores generales también. Sin embargo la política no es como la Liga de Fútbol Profesional donde el que más puntos tenga gana. Es necesario llegar a acuerdos para lograr la investidura y es necesario lograr acuerdos para aprobar las leyes, incluyendo la ley más importante de todas: los presupuestos.

Resulta dificil que una manifestación convocada para que «Sánchez no pacte con los nacionalistas» sea poblada por una multitud de banderas rojigualdas que desde luego exaltan el nacionalismo. El de tiempos mejores, cuando no había tanto funcionario y tanta autonomía, y tanto partido político que sólo mira por lo suyo. De hecho en su arcadia original, la de blanco y negro, no había partidos políticos. No hacía falta, ya gobernaban los vencedores. 

Me resulta muy obsceno que, desde la derecha nacionalista española, se tilde a Sánchez de traidor. Decía el expresidente socialista francés Clemenceau que: «Un traidor es un hombre que dejó su partido para inscribirse en otro. Un convertido es un traidor que abandonó su partido para inscribirse en el nuestro». Y desde luego Sánchez nunca ha cambiado de siglas. Quizá puedan llamar traidor a Abascal, que cuando cesó su puesto como alto cargo de una fundación pública de la Comunidad de Madrid, decidió montarse su propio partido. Rosa Díez, ex candidata a la secretaria general del PSOE no, ella es una convertida. A Sánchez le pueden acusar de cambiar de socios, ahí está la hemeroteca, pero no de siglas. Nunca fue de los suyos. Y lo cierto es que desde mi humilde punto de vista, Sánchez y los altos cargos del PSOE no pueden vender este acuerdo como un gran acuerdo para la estabilidad y la gobernanza sino ser más prudentes y reconocer el posibilismo que desde luego, pasa por ser el menos malo. Es mejor gobernar con cinco ministros de Podemos y la abstención de Esquerra que repetir las elecciones por tercera vez en marzo. Es mejor para España y lo que es más importante, para los españoles, que haya un gobierno y unos nuevos presupuestos cuanto antes.  

La dureza del sistema de elección al presidente donde en lugar de resultar investido aquel que cuente más apoyos, tenga que ser aquel que cuente con más síes que noes en segunda votación, hace que determinados partidos puedan sin pretender gobernar nunca, bloquear y bloquear la situación. Esta reforma debería llevarse a cabo entre los dos principales partidos PSOE y PP sin más tardar, para adoptar un sistema como el de la elección del Presidente de Asturias o del País Vasco. Sin embargo, como al enemigo ni agua, dudo mucho que el jefe de la oposición le dé al gobierno nada más que insultos y descalificativos desde el día uno, esperando que la coalición descarrile lo antes posible.

Con unos presupuestos es posible que el nuevo Gobierno de Sánchez dure cuatro años. Y poco a poco las derechas volverán al voto útil. Basicamente porque los discursos de los tres partidos principales se distinguen bien poco entre el fondo y las formas. Que la portavoz de Ciudadanos pretenda ir una vez al año a la manifestación del Orgullo LGTB y el portavoz de Vox haga lo propio una vez al año en el Valle de los Caídos, no impide que el votante termine optando por el original, sin conservantes ni colorantes. Siempre y cuando, claro, voten siempre igual y en la tribuna digan siempre lo mismo.

Por eso, lector progresista es importante que mañana, tras las vacaciones cuando vuelvas a la oficina o a llevar a los chicos al cole, digas bien claro buenos días y sonrías y des las gracias en el bar. Y seas amable con tu familia y con tu vecina del tercero. Aunque sea de derechas, madridista y mourinhista. Porque mientras tú sonríes y ellos gritan y patalean, vas ganando.

 

11 comentarios en “Ir ganando

  1. La derecha española tiene la curiosa habilidad de que incluso quienes tenemos una pésima opinión del futuro presidente del Gobierno aparquemos nuestras diferencias mientras en la derecha unos hacen llamamientos al tamayazo y otros directamente al golpismo. Desde que Felipe llegara al;poder con mayoría absoluta la derecha ha I entendido que hacer oposición es crear un clima irrespirable que haga imposible cualquier acción de gobierno…de la izquierda. Así que nada nuevo lo que estamos viviendo.
    Pero como la verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero, este griterío imposible de la derecha no puede ocultar el trilerismo político de quien previsiblemente hoy será presidente del gobierno.Me encantaría equivocarme pero el campo de minas en el que se ha metido no tiene buena pinta. Suerte en cualquier caso.

  2. Adelante, queda inaugurado el ragnarock comunista. Como en Madrid cuando gobernó Carmena, vaya.

  3. Dicho sea de paso, yo no se si, como dicen muchos,la legislatura va a ser corta, sin embargo, estoy seguro de que va a ser fina.

  4. Buenos días Julio Embid,caballeros callejeros y cabelleras al viento sin coletas y a lo loco:
    iiiiiAd Astra per Áspera!!!!!…..JAJAJA….que nervios.

  5. Dan miedo éstas derechas. Lo que me parece jocoso es que un rato hablan de la igualdad de TODOS los españoles y al otro rato saltan con vivas al rey.

    Lo vamos a flipar.

  6. Por fin tenemos gobierno. Y no creo que vaya a existir mucha inestabilidad fuera aparte de los previsibles fuegos de artificio que se considera pueden desarrollarse en sede parlamentaria en el futuro. Otra cosa es que la inestabilidad provenga de dentro del propio gobierno, que no lo creo, con motivo de diferencias entre sus integrantes en los planteamientos que se vayan desarrollando a lo largo de la legislatura. Es un gobierno de: por no querer, toma dos tazas. Forzar unas elecciones para evitar algo queque tienes que terminar aceptando en mucha peor circustancias que cuando renunciastes a ello enla primera oportunidad.
    Así es la vida.

  7. Comparto con Polonio la intervención del portavoz del PNV.
    Tienen más valor político su defensa del Jefe del Estado. Que el criterio y los Vivas al Rey de la Caverna del tinte de calamar.
    Que dura es la democracia…verdad?.

  8. Efectivamente, Aitor Esteban les ha dejado en él ridículo más absoluto. Pero seguro que ellos ni se inmutan.
    Por otra parte ¿alguien sabe por qué Podemos anuncia «sus» ministros antes de que el Presidente constituya el gobierno? Pedro Sánchez será el Presidente de «todos» los ministros del gobierno de coalición, independientemente del partido al que pertenezcan y es, por tanto, quién debe anunciar su composición..
    Eso, unido a la presencia de una pareja en un mismo gobierno lo hace todo un poco raro.
    En fin….

  9. En la primera edición de este artículo de Julio Embid faltaban, por error en la edición, los dos últimos párrafos. Ya está subsanado el error. Pedimos disculpas al autor.

Deja un comentario