Objetivo 16. Paz, justicia e instituciones sólidas

Marc Alloza

El 25 de septiembre de 2015, la Humanidad, por medio de Naciones Unidas, se fijó 17 objetivos o metas globales de desarrollo sostenible para 2030: 1. Fin de la pobreza, 2. Hambre cero, Salud y bienestar, 3. Educación de calidad, 4. Igualdad de género,…, 16. Paz, justicia e instituciones sólidas. Son algunos de estos objetivos sobre los que se han planteado una serie de metas consensuadas que involucran a gobiernos, sociedad civil, sector privado y personas individuales. Esta iniciativa trata de dar un paso adelante en la colaboración entre naciones en aras de un bien común.

Pero tal y como indica el informe  El Informe sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2020antes de la pandemia de la COVID19, los progresos continuaban siendo desiguales y no estábamos bien encauzados para cumplir con los Objetivos para el año 2030” y que el COVID19 no ha hecho más que agravar la situación. La guerra en Ucrania y la posibilidad de “metástasis” del conflicto a otras zonas a escala nuclear, pone de relieve lo lejos que estamos de satisfacer mínimamente uno de los puntos principales de la agenda 2030 como es el objetivo 16. Paz, justicia e instituciones sólidas.

Hasta hace apenas dos semanas, en la competición de cómo nos auto aniquiláremos había una férrea disputa entre pandemia mundial vs cambio climático. Si bien la pandemia ha sido la favorita en estos dos últimos años, parece que la capacidad que ha tenido la ciencia en crear varias vacunas en un tiempo récord, ha enfriado sus posibilidades. En cambio, lo que se ha seguido calentando ha sido el planeta a pesar del stop & go por el COVID19. Y lo ha hecho sin mucha oposición, como se comenta en el artículo de Los líderes mundiales han fracasado en su batalla contra el cambio climático, según un informe de la ONU. Por lo que esta opción gana enteros a corto-medio plazo. Pero a estas dos, ya de por si letales amenazas, se le ha sumado el fantasma nuclear. Una amenaza en blanco y negro que parecía olvidada pero que como otros problemas mundiales, nunca se le llegó a enterrar del todo. Ahora, adelantando por la derecha, se pone en cabeza como principal amenaza de la humanidad de tal modo que los Objetivos para el 2030 se pueden reducir a 1: Sobrevivir.

Pero no seamos cenizos y volvamos al objetivo 16. Para empezar la ONU debería ser una institución más sólida de lo que es actualmente. El 24 de octubre de 1945 se funda la Organización de las Naciones Unidas.

Tras la devastación de la Segunda Guerra Mundial, las Naciones Unidas empezaron su labor en 1945, con una prioridad: mantener la paz y la seguridad internacionales. Con este objetivo, la Organización intenta prevenir los conflictos y poner de acuerdo a las partes implicadas. Lograr la paz exige crear no sólo las condiciones propicias para que esta anide, sino para que se mantenga.

 El Consejo de Seguridad es el máximo responsable de la paz y la seguridad internacionales. La Asamblea General y el Secretario General, junto con otras oficinas y órganos de la ONU, también desarrollan un papel importante en esta tarea.

https://www.un.org/es/our-work/maintain-international-peace-and-security

Si bien se entiende que se hizo con buena voluntad, no se hizo con mucha fe. Para empezar el principal órgano encargado de preservar la Paz se creó para estuviera conformado por cinco países miembros permanentes con derecho de veto (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia y la República Popular China) y diez miembros no permanentes. Cuatro años más tarde, 3 de los 5 fundan la OTAN con otros países. Inicialmente era una asociación política pero años después se convierte en una alianza militar. En 1955 la Unión Soviética promueve el Pacto de Varsovia y China se añade como observadora hasta 1961.

Veto

Mucho ha llovido desde entonces y todos los miembros con derecho a veto, sin excepción, poseen armas nucleares. Todos han tenido tiempo de romper en algún momento su compromiso de ser los máximos responsables de preservar la Paz. Y todos también sin excepción, han empleado su derecho a vetar resoluciones de la asamblea para satisfacer sus intereses particulares. A pesar de ello, su derecho al bloqueo de resoluciones no se les ha retirado ni cuando se trata de resoluciones en las que directamente se les juzga, valora o penaliza. Ni siquiera están obligados a reconocer a la Corte Penal Internacional, por lo que pudiera ser. Se podría decir que sigue valiendo la máxima de 1945 de que sin derecho a veto de no habría Naciones Unidas pero estamos ya a 2022.

Cerrar temas

Naciones Unidas tiene 12 operaciones abiertas de mantenimiento de la Paz. En estas hay involucradas personal militar, policía de Naciones Unidas y civiles. Alguna de estas misiones tienen mas de medio siglo como por ejemplo la UNFICYP (Misión de Naciones Unidas para el Mantenimiento de la Paz en Chipre) que se constituyó en marzo de 1964. El Departamento de Asuntos Políticos y Consolidación de la Paz tiene 24 misiones en marcha de diplomacia preventiva, mediación y consolidación de la paz. Algunas de ellas también bastante prolongadas como la UNAMI en Iraq que lleva desde 2003.

A pesar de todos estos esfuerzos no se acaba por cerrar conflictos de forma eficaz, duradera y en un tiempo razonable. Y como consecuencia algunos indicadores van a peor.

https://www.acnur.org/es-es/datos-basicos.html

De acuerdo a la wikipedia, en 2022 habría 65 Guerras activas (Grandes guerras, guerras, conflictos y escaramuzas) por 66 en 2021 y 62 en 2020. Algunos de estos conflictos arrancan de 1946 y siguen activos sin solución de continuidad. Enquistados, normalizados no son ni noticia. Estos temas se deben ir cerrando. Urge sellar una resolución particular para cada uno de esto conflictos que busque ser definitiva. Dejar conflictos abiertos es un riesgo grave de que en cualquier momento se escalen. Sin paz es difícil un desarrollo normal y es una condición básica para que el resto de objetivos de la Agenda 2030 se puedan llevar a término con cierta garantía de éxito.

Los capítulos VI: Arreglo pacífico de controversias, y VII: Acciones en casos de amenaza a la paz de la Carta de Naciones Unidas definen las reglas acordadas por todos. Son un buen punto de partida si no fuera por los derechos a veto en el Consejo de Seguridad.

Mientras la voz de la Asamblea General Naciones Unidas se pueda silenciar por una de las 5 naciones con derecho a veto; Mientras la naciones no reconozcan el Tribunal Penal Internacional; Mientras las naciones y en especial los estados miembros permanentes del Consejo de Seguridad no cumplan razonablemente con los Derechos Humanos, será difícil progresar.

La pasada semana la Asamblea General volvió a ser silenciada una vez más. Esta vez por Rusia.

La Asamblea General exige a Rusia la retirada inmediata de sus fuerzas militares de Ucrania

Es lamentable, vergonzoso y anacrónico que un supuesto máximo responsable del mantenimiento de la paz en el mundo inicie una invasión de este tipo, que desoiga las peticiones de paz y diálogo de la gran mayoría de la comunidad internacional, que legisle de forma exprés para reprimir con mayor dureza la disidencia interna… Y que además amenace con el uso de armamento nuclear en 2022. Esperemos que se encauce, que no se vuelva a repetir y que vayan cerrando temas sin más vetos.

1 comentario en “Objetivo 16. Paz, justicia e instituciones sólidas

  1. No sé si leí el otro día que los permanentes del consejo general de la ONU se corresponden con los principales vendedores de armas. Y no me extrañaría que fueran los principales presupuestos militares.

Deja una respuesta