Otra sobre el Rey (Demérito)

Carlos Hidalgo

Cuando yo nací, en noviembre de 1976, Juan Carlos de Borbón ya era rey de España. De hecho, visitó mi ciudad natal, Talavera de la Reina, cuando yo tenía cuatro días. La web de la Casa Real, que conserva y publica todos los discursos de la monarquía desde su restauración a la muerte de Franco, conserva los tres párrafos que dirigió a los asistentes tras recibir la Medalla de Oro de la ciudad:

“Muchas gracias por tan afectuosas palabras de saludo y bienvenida a la provincia de Toledo y a Talavera de la Reina. En Toledo nos sentimos en el centro y en el corazón de España, por la historia y por la geografía. Estas tierras, como vosotros toledanos, son bravas y fuertes, agradecidas a la atención y al trabajo, honradas y leales. Sigue leyendo

El relato monárquico y Fernando Ónega por ejemplo

Senyor G

Muy apreciable el artículo del director de La Vanguardia, del sábado 11/07/2020, “¿Reforma o ruptura?”. No voy a entrar en los puntos interesantes y destacables asumidos por Jordi Juan en cuanto director de un medio como ese y nuestro sistema democrático. Esta vez sólo me quedo en la introducción que hace de Fernando Ónega: “Quien mejor explica este tsunami que está afectando al corazón de las instituciones del Estado es otro gran maestro de periodistas, Fernando Ónega. En su artículo en la sección de Política revela el cambio que se ha producido en la imagen que los españoles tienen de don Juan Carlos desde su buen hacer en la transición hasta sus complejas relaciones personales y económicas de los últimos años”.

Ahora vamos a la columna de Fernando Ónega, en la que él habla de sí mismo como informador. Sí, es un gran conocedor de muchas cosas y yo mismo me leo sus columnas, pero hablando del rey y de política no estaría de más ir recordando de tanto en tanto, que él también estuvo en política escribiendo “discursos y soflamas” al primer presidente del gobierno de su majestad y de su agrado personal y ha recibido premios por su labor por su labor periodística al servicio de la monarquía (española). Por situar las cosa en su punto para todos. Sigue leyendo

Rey emérito, república y país (I)

Juanjo Cáceres

A la luz de las recientes noticias aparecidas sobre el Rey emérito, parece oportuno reabrir las reflexiones sobre la monarquía. Unas reflexiones que deben hacerse en clave de pasado, presente y futuro, porque las últimas revelaciones no son más que una losa más en la penosa trayectoria que ha tenido esta dinastía en nuestro país. Y es que no es en absoluto falso señalar que la historia de la dinastía borbónica recorre de forma traumática la historia de España.

Recordemos que la llegada al trono de los borbones tiene lugar a través de la persona de Felipe V en 1700, tras una disputa sucesoria surgida a la muerte de Carlos II, que iría unos años después seguida de una larga guerra civil entre partidarios del monarca y austracistas y que, como es bien sabido, también se desarrolló a escala europea. Los territorios de la antigua Corona de Aragón emergieron de ese conflicto con la pérdida de las instituciones propias, la desaparición de los rasgos confederales que habían caracterizado a la monarquía de los Austrias y el despliegue de un nuevo modelo administrativo de inspiración castellana y francesa, que dejaría paso a un país mucho más centralizado, donde solo los territorios vascos conservarían sus fueros. Sigue leyendo

A la deriva. Después de las elecciones en Euskadi y Galicia

Arthur Mulligan

En 2017 escribía en la sección de mármol de este blog el gran Guridi, fino conocedor de las entrañas del PSOE y cronista de su decadencia:

«Ayer pasó una cosa muy curiosa en un acto de Sánchez. En su intervención de 20 minutos, Sánchez se dirigió a la prensa para pedirles que se centren menos en los cruces de declaraciones de los candidatos y que se centrasen más en los proyectos. Cuando acabó el mitin, los periodistas acudieron a Sánchez para que les contase su proyecto. Pero Sánchez no quería contestar ninguna pregunta. Entonces, los periodistas le preguntaron que estaban haciendo precisamente lo que él les demandaba desde el estrado: “romper la barrera de la comunicación para hablar de proyectos”. Sánchez dijo “hacéis muy bien, venga gracias”. Este no es sino un ejemplo de lo que suele hacer Pedro Sánchez desde siempre: decir una cosa para hacer otra.»

Ahora mismo nuestro aciago Presidente recorre las cancillerías europeas en busca de comprensión y perdón por no haber trabajado un mínimo proyecto de posible salida a la crisis provocada por la COVID-19 y cuando todos los problemas se acumulan de manera dramática. Su socio de gobierno se parece a Juan Abadie, el personaje de Acción Mutante y hermano siamés de Alex, que muerto y embalsamado, continúa unido a su hermano inevitablemente en otro planeta, mientras Tezanos, otro personaje de ciencia ficción insiste en que está vivo. Sigue leyendo

Hiper p(m)aternidad

Meritxell Nebot

Uno de los placeres de esta vida terrenal es echar la tarde en una librería. Si puede ser de esas pequeñas, de barrio, mucho mejor. Pero debo reconocer que a veces incluso perderme en esas enormes que hay en el centro de la ciudad, puede resultar agradable. Sea cual sea el formato de la librería me encanta pasear por sus pasillos, ojear títulos de todo tipo, perderme en secciones que no sabía que me podrían interesar para terminar regresando de nuevo sobre la pista de lo que iba buscando en un inicio.

Ésta misma semana, mientras disfrutaba de uno de esos paseos literarios, me llamó la atención una sección justo al lado de donde yo estaba. Decenas de títulos de muy variopintos autores se mostraban expectantes a la caza del lector o lectora necesitado de consuelo y orientación: Cómo educar hijos tranquilos y alegres. Ser padres y no morir en el intento. Hijos lectores, cómo estimularlos para que lean a Fromm antes de los 6 años. Rabietas y otros despropósitos sorprendentes de la crianza, como acompañarlos con amor. Tu hijo, el crack mundial de la papiroflexia, guia para padres. Sigue leyendo

James Bond y la intervención del Estado

Carlos Hidalgo

No es ningún secreto a estas alturas que siento una culpable predilección por las novelas de James Bond. Las novelas escritas por el aristócrata, machista y borrachín Ian Fleming tienen algo que me engancha. Ya sea su atención por los detalles o su capacidad para describirte cómo es bajar del avión en Jamaica en los años 50. Muchas de las cosas que en su día describió, como un deportivo Aston Martin lleno de accesorios como un localizador, han pasado de fantasía de espías a ser tecnología habitual. Tanto que Aston Martin ha aprovechado para lanzar una edición especial de su modelo DB5 con los mismos accesorios que en la película de Goldfinger. Incluido un localizador de GPS. Lo que usamos para rastrear móviles perdidos rutinariamente.

Pero hay otras cosas, dentro de las sádicas fantasías de Fleming que también han terminado por hacerse realidad. Por ejemplo, en la novela “Moonraker”, un magnate llamado Hugo Drax, que compró el título de “Sir” a golpe de billetes, decide poner en marcha su propio programa de cohetes, pagado de su bolsillo, desarrollado por sus técnicos y bendecido por el Gobierno de Su Majestad tras una exitosa campaña de relaciones públicas. Curiosamente, hoy hay tres personas – de momento – con su propio programa de cohetes privado: Elon Musk, con Space X, Jeff Bezos, con Blue Origin y Richard Branson, con Virgin Galactic, el menos exitoso de los tres. Sigue leyendo

Recomendaciones insuficientes

drodrialbet

Durante las semanas que llevamos de esa ‘nueva normalidad’ decretada por el gobierno español, hemos visto cómo se insiste a la población en que para nada conviene relajarse, en que el virus sigue presente, que la distancia de seguridad se mantiene como un factor clave, que el uso complementario de la mascarilla es necesario, que se han de continuar con las medidas de higiene, que deben evitarse las aglomeraciones, etc. Todo un conjunto de recomendaciones que debían facilitar el tránsito hacia una situación con el menor número de rebrotes y el mayor control de los mismos.

Nada más lejos de la realidad. La desobediencia de una parte importante de la población ha sido palmaria, rayando en el exhibicionismo del incumplimiento. Paseos sin mascarilla, protecciones mal puestas, terrazas con distancias de seguridad inexistentes, fiestas con alcohol y sin ningún respeto a directriz alguna, en definitiva, una larga lista de barbaridades que han generado sorpresa en muchas personas, indignación en parte de las autoridades sanitarias y ciertas reprimendas por parte de las autoridades. Sigue leyendo

Desigualdades sociales en salud y COVID-19

Lluís Camprubí

Mucho se ha dicho que el SARS-CoV-2 y la COVID-19 no entienden de clases sociales y qué todos somos vulnerables. Siendo eso relativamente cierto, la evidencia nos demuestra que las desigualdades sociales en salud respecto a la COVID-19 existen, tanto en la susceptibilidad a ser infectado como a la severidad del pronóstico en caso de contagio.

Desigualdades sociales en salud que se expresan en los distintos ejes de desigualdad (clase social, genero, edad, territorio…) y que aparecen siempre que las podemos analizar, viendo además como los distintos ejes interseccionan y se amplifican, en lo que algunos epidemiólogos sociales han venido a llamar una “Sindemia” (de la sinergia entre la pandemia, los determinantes sociales y las condiciones previas de salud). Sigue leyendo

Tiempo para rectificar

Alfonso Salmerón

Hace apenas dos semanas que entramos en la nueva normalidad y ya se multiplican los focos activos. El Ministerio de Sanidad tiene localizados 67 nuevos brotes. El de Mariño y el del Segrià son los que más preocupan. Se han detectado más de mil casos nuevos desde el 1 de julio en Catalunya, casi la mitad en la provincia de Lleida, que ha requerido el confinamiento de más de 200.000 personas.

Es difícil no pensar que hay cosas que no se están haciendo del todo bien. El Govern de Catalunya exhibió muchas prisas por recuperar el mando de la crisis y pisó el acelerador rumbo a la verbena de Sant Joan. La Fase 3 duró apenas unas horas. El 19 de junio, en un abrir y cerrar de ojos ya estábamos en la nueva normalidad en Catalunya. Una decisión que pilló con el pie cambiado a propios y extraños. Sigue leyendo