Reflexiones (a sangre fría) sobre el plan de choque social

Pedro Luna Antúnez

  1. Internet y las redes sociales en particular son lugares proclives para opinar en caliente y de manera impulsiva (yo tampoco me libro de ello). He leído en los dos últimos días opiniones diametralmente opuestas y otras muy a favor de las medidas aprobadas por el gobierno. Si algo no ha cambiado la pandemia es nuestra defensa ciega y sin el menor atisbo de autocrítica cuando se trata de juzgar a los nuestros, de igual manera que en el otro lado de la balanza hay quienes atacarán por sistema al adversario político independientemente de lo que haga. Es el viejo virus del sectarismo del que no parece que tengamos vacuna. En cualquier caso, éstas son mis valoraciones a sangre fría:
  2. Es verdad que se aprueban medidas sociales como la moratoria de hipotecas y que no se corten suministros básicos de agua y energía para los colectivos más vulnerables afectados por la crisis derivada de la pandemia. Asimismo, se creará un fondo de 600 millones de euros para reforzar los servicios sociales en su atención a la población sin hogar así como a la atención a personas mayores y dependientes
  3. Yo puedo entender que se apruebe una línea de avales pública para garantizar la liquidez de las pequeñas y medianas empresas. Dejar en la estacada a PYMES y autónomos sería muy contraproducente para el tejido económico y el empleo. Pero en el decreto veo poca intervención estatal en el gran sector privado ¿Las multinacionales, las grandes empresas de sectores estratégicos y la Banca con beneficios de miles de millones cuándo arrimaran el hombro?
  4. Que el plan de choque no contemple una moratoria de los alquileres me parece muy preocupante. Las consecuencias para miles de familias vulnerables pueden ser terribles. Ésta es posiblemente una de las grandes lagunas del plan de choque. No en vano, la población más precaria laboralmente vive en su mayoría de alquiler por falta de recursos económicos para acceder a una vivienda de propiedad. Recordemos que en Francia se ha aprobado la suspensión del pago de los alquileres y en Italia se destinarán ayudas para afrontar tal gasto.
  5. Cierto es que el Estado está para proteger a los más necesitados en estas situaciones. Pero no sólo el Estado debería de asumir la carga económica sino que habría que intervenir el capital privado que en su día se benefició de las ayudas públicas empezando por la devolución del rescate bancario. ¿Es aceptable un mayor endeudamiento de las arcas públicas cuando la Banca aún debe 60.000 millones de euros a la caja común?
  6. Quizás toda la atención que estamos prestando a los ERTES en las grandes empresas nos está haciendo olvidar la verdadera sangría en forma de despidos que están sufriendo miles de trabajadores y trabajadoras de los sectores del comercio y la hostelería. Obviamente un ERTE no es una situación ideal. En mi caso, que estoy afectado por un ERTE, cobraré un 80% de mi nivel salarial tras haberse negociado un complemento pagado por la empresa. Como es evidente se trata de una extinción temporal de empleo con el reingreso a la vuelta de la esquina y con el mantenimiento de las mismas condiciones laborales anteriores al cese. Se podría debatir si en este contexto la administración pública debe de autorizar a empresas con ingentes beneficios la presentación de estos expedientes. Pero socialmente dista mucho esta situación con el gran desamparo en el que se encuentran la clase trabajadora más precaria e invisibilizada, especialmente jóvenes, mujeres e inmigrantes.

Sigue leyendo

Nueve años desde la revolución Siria

Marc Alloza

El 15 de marzo de 2011 dio comienzo la Revolución Siria en el marco de la primavera árabe empezada meses antes en Túnez (Revolución de los Jazmines). Previamente se había extendido con distinta suerte, a otros países como Libia, Egipto o Yemen.

9 años después 586.100 muertos, 5,6 millones de refugiados registrados, 6,2 millones de desplazados internos. El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos tiene perfectamente documentadas un total de 384.000 de las cuales 116.086 serían civiles.

Sigue leyendo

Toda España viendo los toros desde la barrera

Carlos Hidalgo

Si alguien me dice el 31 de diciembre de 2019 que toda España se iba a recluir en sus casas durante dos semanas, por lo menos, le busco atención psiquiátrica. Pero resulta que toda España va a necesitar atención psiquiátrica porque, efectivamente, nos estamos recluyendo en nuestras casas durante al menos dos semanas. Sigue leyendo

Territorio desconocido

LBNL

No me refiero tanto a la situación epidemiológica sobre la que sobran análisis, sino a la situación constitucional en las que nos sitúa el Estado de alarma, de momento por 15 días, sin embargo prorrogables por el Congreso de los Diputados si es necesario. En tal caso el Congreso define el alcance y condiciones vigentes durante la prórroga, que no tiene una duración máxima fijada en la Constitución. Dado que es prácticamente que en 15 días hayamos conseguido domeñar la pandemia, cabe anticipar la prórroga. Tanto ERC como el PNV podrían supeditar su apoyo a una menor intervención de sus respectivas administraciones autonómicas pero es previsible que el apoyo de Ciudadanos, del PP y hasta de Vox, permitan al Gobierno mantener el nuevo esquema decisional definido el pasado sábado. De tal forma que, a salvo que el Tribunal Constitucional diga lo contrario, Pedro Sánchez concentrará en sus manos más poder que ningún Presidente del Gobierno antes durante un plazo de momento imprevisible, con todos los demás poderes del Estado, excepto el Rey, supeditados a sus instrucciones en aras de la salud pública. No se busque un ápice de crítica en mis palabras porque no la hay. Me limito a constatar un hecho sin precedentes y a apuntar que su destino político quedará indeleblemente fijado a cómo gestione esta crisis extraordinaria. Algo así como le sucedió al hoy denostado Juan Carlos I tras su reacción ante el 23-F.

Sigue leyendo

Apuntes en curso sobre covid-19

Lluis Camprubí

Vaya por delante el respeto, agradecimiento y reconocimiento hacia los gestores sanitarios, en salud pública, epidemiólogos y responsables políticos situados en los distintos frentes tomando las decisiones. Tomar decisiones (por acción o por omisión) nunca es fácil, y más en un contexto de información incompleta, cambiante, de situación novedosa y sin referentes a mano (aunque se pueda aprender de los países afectados con semanas de antelación), sin modelos,… en definitiva de incertidumbre en aguas sociales y epidemiológicas no cartografiadas. Sigue leyendo

Normalicemos las discrepancias

David Rodríguez 

Durante las primeras semanas de gobierno de coalición en España han comenzado a surgir las primeras discrepancias en algunos temas. Como suele ser habitual, la oposición aprovecha para exagerar estas diferencias y proclamar la ingobernabilidad del país, mientras que desde el ejecutivo se les resta importancia. Desde mi punto de vista, es lógico que en un gobierno plural se debatan ciertos asuntos desde las distintas posiciones, incluso es bueno para que la población conozca los términos de la discusión, siempre y cuando no prevalezca el postureo y se llegue finalmente a una solución de síntesis que permita avanzar en políticas progresistas. Sigue leyendo

La epidemia social del Coronavirus

Juanjo Cáceres

La prevención es sin duda el mejor mecanismo para asegurar un buen estado de salud en la población. Por eso se invierten infinitos esfuerzos en recomendar estilos de vida saludables, en desincentivar el consumo de tabaco y alcohol, en promover una alimentación sana y en estimular la actividad física. Pero ello cobra especial importancia en contextos epidemiológicos, en que el impacto de una enfermedad sobre la población depende estrictamente de la capacidad que tengamos de evitar que se transmita. Sigue leyendo

Plagas, pestes y apestados

Carlos Hidalgo

Un día más, un día en el que no estamos seguros aún de qué hace el coronavirus, excepto expandirse. Mientras cada gobierno lidia como puede con la pandemia, unos y otros nos dan consejos contradictorios acerca de cómo protegernos de ella. Con mascarilla, sin mascarilla, lavándonos las manos, evitando multitudes, haciendo vida normal, yendo al fútbol o suspendiendo las clases en los colegios. Celebrando las Fallas pero cancelando la Semana Santa. Sigue leyendo

Primarias demócratas (II)

LBNL

Esto de publicar tiene sus gajes: hace un par de semanas, en vísperas del pistoletazo de salida de Iowa, demostré de nuevo mi gran olfato apostando por Bloomberg y desdeñando completamente a Biden. Hoy en cambio parece claro que será Biden quien se imponga. Ya lidera sobre Sanders en delegados electos por 664 a 573. Ventaja que normalmente crecerá el martes cuando se ventilen otros 349 delegados en Michigan, Washington, Missouri, Mississippi, Idaho y Dakota del Norte. Sanders tiene alguna posibilidad en Michigan (125) pero Biden ganará seguro en las tres siguientes (193) por su fuerte tirón en la comunidad afroamericana. No contaba yo con la pifia de Bloomberg en el único debate en el que tuvo ocasión de participar antes del Supermartes. El fracaso de Buttigieg en Carolina del Sur y su retirada, junto a la de Klobuchar, la otra “moderada”, ambos endosando a Biden, acabaron de aupar al ex Vicepresidente de Obama, forzando la retirada de Bloomberg tras pegársela en todos los Estados que votaron el pasado martes. Sanders también lo hizo pero al menos ganó en California, la joya de la corona, aunque por menos diferencia de la prevista (34-27%). De todos es sabido que las elecciones se ganan en el centro y, en este caso, concretamente en Florida, Michigan, Pennsylvania y Wisconsin, donde Trump cimentó su triunfo. De tal forma que el fracaso del “radical” Sanders debería ser un buena noticia para vencer a Trump. Sin embargo, no está nada claro que Biden sea el “moderado” que más difícil se lo pueda poner.

Sigue leyendo