Ellos o nosotros

Carlos Hidalgo

Hace no mucho hablaba con una persona del PP a la que aprecio mucho. Tenemos enormes diferencias; cuando yo le hablo de los derechos de los trabajadores, él piensa que estoy defendiendo las quejas de unos vagos. Cuando él me defiende la “eficiencia empresarial”, me describe prácticas que a mis ojos son pura y simple corrupción.   Sigue leyendo

Sin igualdad no hay libertad

Julio Embid

Cuando era un adolescente de catorce años, mi tío Nano me regaló unas navidades la novela de ciencia ficción “Clones” del autor Michael Marshall Smith. Trataba de que, en el futuro, los ricos tienen unas granjas de cuerpos sedados en coma, donde guardan clones de sí mismos para poder operarse trasplantando los órganos que necesitan y desechando los restos en una trituradora. El protagonista, que es un expolicía degradado que trabaja de celador, se enamora de una mujer clonada y los libera huyendo de la ciudad como pueden. Años después se estrenó una película de temática similar llamada “La Isla”, dirigida por Michael Bay, donde a un grupo de clones de multimillonarios se les esconde en una instalación bajo tierra ya que se les hace creer que fuera la Tierra ha sido convertida en un infierno nuclear radioactivo. Una vez por semana, los clones, que tienen la mentalidad de adolescentes, juegan una ficticia lotería donde el que gana supuestamente viaja a una isla libre de males. En realidad, cuando eso sucede es porque van a ser operados para extraer sus órganos para sus dueños o para sacarles el hijo que está gestando para la mujer de la que fue clonada. Al final, los protagonistas, Ewan McGregor y Scarlett Johansson se escapan y exponen a la opinión pública que está pasando en las granjas de clones para indignación general, salvo de los clientes. En cualquiera de los dos casos, los clones carecen de derechos y son tratados únicamente como “repuestos médicos” porque total, no han sido concebidos para otro motivo. Sigue leyendo

Demócratas de pacotilla

LBNL

Pedía Pablo Casado a Pedro Sánchez ayer a voz en grito en un mitín que aclarara si aceptará la sentencia del Supremo sobre el procés… ¿Cabe pregunta más idiota? El Gobierno aceptará la sentencia, sea cual sea, porque no le queda otra. Porque en democracia la ley es la base. Por lo mismo, si Torra y sus adláteres se sublevan, el Gobierno volverá a instar la suspensión de la autonomía catalana, a sabiendas de que tan excepcional medida sería un paso atrás en la senda de la normalización de Cataluña. Tan negativo como imprescindible si la Generalitat atenta contra la ley que la legitima. La misma ley que facultará al Gobierno, si llega a estimar en su momento que se dan las circunstancias oportunas, para indultar a los condenados del procés – si lo son – atendiendo a las limitaciones legales. Cabrá en su momento criticar tal medida, pero no acusar de traición a quien la defienda, como tampoco a quien siga empeñado en alentar el diálogo político dentro del marco legal, como hace la derecha cada vez que el PSOE insiste en atenerse a la Constitución y rechazar, por ejemplo, un artículo 155 preventivo o indefinido, opciones defendidas por la derecha hasta que el Tribunal Constitucional las ha declarado ilegales. Lamentablemente los demócratas de pacotilla no son un patriomonio exclusivo patrio como demuestran los ejemplos de Boris Johnson, suspendiendo ilegalmente el parlamento, Donald Trump, suspendiendo la ayuda a Ucrania para presionar a su Presidente a perseguir a Joe Biden, o Bibi Netanyahu, que ha secuestrado la democracia israelí durante meses para tratar de librarse de los procesamientos por corrupción que le esperan en los próximos días.

Sigue leyendo

El Bréxit y Thomas Cook

Carlos Hidalgo

El operador turístico Thomas Cook, de casi 200 años, ha quebrado. Tras esperar hasta el último momento un milagro, este lunes nadie quería asumir los 220 millones de libras para avalar las deudas y la compañía echó el cierre de la noche a la mañana, dejando a cientos de miles de británicos varados en el extranjero de cualquier manera. ¿Puede ser un anticipo del Bréxit?   Sigue leyendo

El 10-N iré a votar porque a mí me gusta votar más que a ti

Senyor_G

Esto de las modas es brutal, o son las tendencias, o son simplemente las habladurías políticas, pero sea lo que sea es así. Después de tantos años con opiniones, no sé si sólo las publicadas o simplemente las oídas por ahí, o la de todo el cuerpo electoral, o de una mayoría de los votantes que apostaban por referéndums para todo y por todos, o los que criticaban los “apaños” de las cúpulas partidarias a espaldas del pueblo, o los que pedían segunda vuelta para todo, digo después de tantos años con estas cosas, ahora los hay que se quejan de que vuelvan a votar. Sigue leyendo

El fantasma de las elecciones presentes

Juanjo Cáceres

«Lo veníamos diciendo, lo veníamos anunciando…», palabras que varios años atrás salían de la boca de un popular locutor deportivo para referirse a algo que acababa de producirse tras muchos avisos previos. Y es que la semana pasada Pedro Sánchez finalizó su proceso de enroque mediante la no convocatoria de una nueva investidura y, por lo tanto, la celebración de unas nuevas elecciones generales, que serán las cuartas en cuatro años, a contar desde las celebradas el no tan lejano 20 de diciembre de 2015. Sigue leyendo

Sánchez se sale otra vez con la suya

LNBL

Ensimismados como estamos en la repetición de las elecciones, por segunda vez en poco tiempo, no olvidemos las buenas noticias. En las últimas semanas fue despedido el odioso Consejero de Seguridad Nacional del Presidente Trump, John Bolton, y, más recientemente, el Primer Ministro israelí, Bibi Netanyahu, perdió las elecciones, también repetidas, en Israel, como anticipábamos aquí  la semana pasada que podía ocurrir.. Lo que contribuirá a que, seguramente, la tensión en el Golfo Pérsico no provoque un conflicto bélico de consecuencias incalculables pero que seguramente incidiría en nuestra economía – por una brutal subida del precio del petróleo – mucho más que la ralentización económica mundial que empezamos a sentir a cuenta de la incipiente guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Volviendo a España, dada la parálisis política que nos aqueja, volver a votar representa una oportunidad de clarificar la situación. Lo malo es que posiblemente volvamos a quedar en terreno de nadie. Aunque yo más bien presiento todo lo contrario. Me explico.

Sigue leyendo

La España moderna

Melinda

Un señor muy atractivo, español, aparentemente sofisticado y culto, miembro fundador del Partido Ciudadanos, ha hecho hace unos días unas declaraciones insólitas en una televisión que, en mi opinión, no han tenido la repercusión debida. Dijo Arcadi Espada, que el hecho de que, en España, estuviera aumentando de la manera que lo está haciendo la tenencia de animales domésticos era un síntoma revelador de que la gente tenía problemas psiquiátricos. En definitiva, los animales de compañía, alimentados, cuidados y protegidos por sus dueños, son un síntoma de locura, según el señor Espada. Sigue leyendo