Sensaciones catalanas

Juanjo Cáceres

Una vez consolidado el preacuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos para la formación del gobierno, con una amplia participación de las diferentes militancias que en el caso de Podemos ha alcanzado las 135.000 personas, las incógnitas sobre el proceso de consolidación del Gobierno, que pasa necesariamente por la investidura de Pedro Sánchez, se encuentran instaladas en la negociación entre ERC y PSOE.Dadas las últimas informaciones aparecidas en prensa, entre las que se encuentra el hecho de que ambas partes coinciden en que el conflicto territorial debe abordarse políticamente, ya que es esencialmente un conflicto de naturaleza política, y dado también el hecho de que la situación política española no deja margen a ninguna otra salida en positivo, me siento bastante optimista respecto a que las cosas acaben llegando a buen puerto.

A veces el escepticismo hacia los posibles resultados del acercamiento entre ERC y PSOE obedece a experiencias previas o incluso al propio escepticismo respecto al camino seguido por Sánchez a la hora de elegir socios de gobierno, pero es realmente la presión del espacio independentista hacia ERC la que hace más arduo el dar con un punto de encuentro asumible para todos. Un punto de encuentro que por un lado ha de funcionar políticamente y que por el otro ha de servir para salvar la imagen de las dos partes negociadoras ante sus parroquias, de modo que dicho acuerdo no posibilite que sus feligreses caigan en brazos de sus competidores (o sea, de los virtuosos del nacional españolismo o de los presuntos unilateralistas más acérrimos).

Esperemos que con las semanas que ya han transcurrido desde la sentencia y con el giro que la brújula política ha dado desde los altercados en Catalunya a la negociación por el Gobierno de España, ERC encuentre un camino más transitable que el que había hace unas semanas para alcanzar un acuerdo de investidura, más aun cuando no quedan tan lejos aquellos meses de la legislatura anterior en que ciertas cosas parecían más que posibles.

La diferencia en todo caso, entre los resultados de abril y los de noviembre, además de la sentencia, es que ERC acabó haciendo muchos brindis al sol desde el conocimiento de que estaba siendo difícil alcanzar un acuerdo de investidura, mientras que ahora es obvio que todo depende de ellos, porque las otras partes ya se han puesto de acuerdo. A pesar de todo, con un poco de paciencia y buen hacer, es probable que todo fructifique.

Con el paso de los días las expectativas puestas en que todo esto salga bien han ido creciendo. Los ejercicios de responsabilidad están siendo enormes en el caso de Unidas Podemos, que no solo se ha apartado del foco sino que también ha evitado un conflicto con su inminente socio de Gobierno absteniéndose en la votación del denominado «Decreto del 155 digital’ y consiguiendo con ello el seguir atenuando los efectos perversos de una ley que igualmente iba a salir adelante. Esos ejercicios de realismo, a los que no estamos acostumbrados pero que son claves para la viabilidad de un gobierno de coalición entre fuerzas desiguales que comparten objetivos superiores, y que algunos contarán como renuncias injustificable, también resultan claves en todo esto.

Es por eso y por más cosas, por lo que no son tan malas las sensaciones que llegan desde el centro, donde el éxito en la formación de un Gobierno de izquierdas es absolutamente crucial para salir de los atolladeros en que nos encontramos.

3 comentarios en “Sensaciones catalanas

  1. Imagínese ahora un título como « Sensaciones españolas » que incluyera las extremeñas , las hispano catalanas, las andaluzas, las manchegas , ..descritas por un humanoide , alguien único capaz de transmitir lo que recogen las terminales nerviosas de un imaginario ser que representa a España , pero no la actual , sino la eterna , cualquier cosa que signifique esa mutación esencialista ¿ no le parecería una bobada ?
    Este intento de pasar por encima de las contradicciones de los programas ( pueden leer los programas de las últimas elecciones ) , del fracaso electoral de las posiciones de ambos socios ( pérdida de 1, 5 MM de votos ) , y de la insólita admisión de un partido que mantiene a un fascista de libro en la presidencia del Govern y cuyo propósito es cancelar la Constitución en Cataluña, tiene posibilidades de fracasar. Y para que no falte de nada ahí está el acuerdo del Parlamento Vasco entre PNV y Bildu ( el que quería dividirnos en transeúntes y nacionales ) porque huele a debilidad y se acerca a por su parte en el botín de despojos que son capaces de dejar los segundones del PSOE en esa mesa.
    Un fracaso en la enésima intentona del farsante Pedro Sánchez por ser investido sería el mejor regalo de Navidad .

  2. Buenos días Juanjo Cáceres,caballeros callejeros y cabelleras al viento ,sin coletas y a lo loco.:
    Antes de nada,estoy hasta la coronilla de que culpabilicen al PSOE de todas las declaraciones políticas que hagan los demás partidos….ese «¡uy,Lo que han dicho los socios del PSOE!»…para denigra el debate democrático….de la misma manera que decirle a Cs eso de «¡uy,Lo que ha dicho Vox.»..me produce la misma dentera.
    De la misma manera me produce la misma sensación ver al PP defender a ,su escisión ,VOX del ataque de las llamadas por estos «feminazis».
    En fin…dicho esto…
    Para entender las negociaciones hay que tener en cuenta como definen las partes la palabra «diálogo.
    Para ERC y todos los demás independentistas la palabra «diálogo» es:
    Quiero Danone.
    Dame Danone.
    Toma Danone.
    ¡Qué rico que está!

    Para el gobierno de Peter Sanchez:
    Te cambio un Bony por un Bucanero.

    Y para los demás :
    O La Pantera Rosa o Tigreton…

    La palabra «diálogo» empalaga mucho…jeje.

Deja un comentario