Protestas, investidura y hemeroteca

Juanjo Cáceres

Muchos miles de personas tomaron el centro de Madrid durante el fin de semana en un acto de protesta contra el Ejecutivo. Según los promotores del acto, un millón y medio; según la Delegación del Gobierno, 166.000. Nos encontramos en junio de 2005, en una manifestación en la que familias, obispos y relevantes dirigentes del PP rechazan la aprobación de la ley homosexual. “Queremos que el matrimonio sea lo que ha sido siempre y lo que es en todo el mundo, en todo, salvo en dos países”, asegura el día anterior Mariano Rajoy, cuando aún faltan cinco años para que se convierta en presidente del gobierno.

Fueron tiempos convulsos. Días de protestas que vinieron precedidos un año antes por la inesperada victoria en las urnas de José Luis Rodríguez Zapatero, en unas elecciones celebradas tres días después de los atentados de los trenes de Atocha. Aquellos atentados propiciaron importantísimas movilizaciones en protesta por la autoría difundida por el gobierno en funciones de José María Aznar, así como las célebres palabras de Alfredo Pérez Rubalcaba en el día de reflexión: “Los españoles se merecen un gobierno que no les mienta”. No fueron esas unas movilizaciones inéditas, excepto por las terribles circunstancias en que se produjeron, sino que tuvieron como antesala el intenso ciclo de manifestaciones contra la invasión de Irak del año 2003. Sigue leyendo